Imprimir esta página

Los cuidados que hoy en día se deben tener tanto en la actualización como también, implementación de nuevas herramientas de productividad. Son de especial tratamiento, así como lo es la evaluación de sus resultados. Notar tal valor dentro del contexto de transformación y modernización en la actualidad, pone en relieve la necesidad de una nueva mirada en lo concerniente a cambios y proyección.

Aunque se diga lo contrario, los asuntos propios de la modernización de las cosas como es la tecnología y sus servicios más evidentes, pone a prueba una de las observaciones más interesantes en el campo de la investigación científica, laboral y mercantil. Hablamos de esta revolución como una nueva forma de entender si más es menos, o simplemente menos es más, tanto en calidad, cantidad o eficacia. A decir verdad, puede que la reflexión en sí misma no tenga muchos efectos, pero la aplicación de la idea es mucho más ventajosa si se toma el camino correcto.

Funcional es un decir práctico si se quiere evaluar las mejorías. Didáctico, si al mismo tiempo se evalúa la comodidad para dar uso más eficiente. Los cierto es que la crítica puede que tenga razón cuando habla de que esta ola de tecnología quizás incomode de algún modo algunos aspectos propios de adaptación, si es que los usuarios no están en sintonía con la “situación”. Con ello, anticipa que el tiempo para mejorar la calidad de los servicios comprometidos no es menor. Digamos que atribuir esta observación, esté o no en lo correcto, tiene matices aceptables.

OPTIMIZACIÓN

Al plantearse un proyecto, dentro de las expectativas propias económicas, decimos con relativa frialdad que las cosas deben resultar dentro de un rango óptimo. Pero cuando nos adentramos en un área que no se maneja del todo con suficiente habilidad, consideramos otros factores que pueden ser de útil referencia. Tales como, el tiempo de ejecución en gestión versus resultados. La optimización dentro de un contexto de modernización, es totalmente distinto, es decir, si bien los costos visibles hablan por sí solo de su participación, solo el uso eficiente de ello es el real resultado (sin importar el nivel de tecnología comprometido), algo simple y revelador.

VANGUARDIA

Un bien que se asocie objetivamente a la marca y al mismo tiempo, pauta de la modernización, tiene mucho que ver con el uso objetivo que se le dará. Atribuir a la calidad de los insumos el éxito de una inversión, puede que se transforme en un dolor de cabeza de largo alcance. La propiedad de hilar fino en esta área, dice de cómo entendemos nuestra organización, destreza interna y capacidad de respuesta con el exterior. Asumir la realidad con buena interpretación, abre más beneficios que ajustes. La diferencia, un costo alentador.

REAL, NO VIRTUAL

Participar de proyectos de modernización asume cuidados que por lo pronto, no deben ser pasados por alto. Decidimos contemplar cómo el alcance de lo virtual puede ayudar de muchas maneras nuestras organizaciones, pero asociarlos correctamente con la realidad organizacional y además una marca bien plasmada en la gestión, hace de una bien entendida empresa, un impacto favorecedor. No solamente hablamos de aspecto económico que entendible es lo principal, pero mejor aún, de una participación externa más activa a través de las buenas referencias conseguidas. La marca se entiende más cercana, lo mismo pasa con la calidad.

INDEPENDIENTE DEL COSTO

La era de los cambios hace de este asunto un bien mayor si se entiende de mejor manera el nuevo planteamiento del término “empresa”. Corresponde entonces destacar que para involucrarse eficientemente en este tipo de casos, hace crear bases mucho más sólidas y mejorables en el tiempo. No es menor decir que desde el punto de vista de cambio generacional empresarial, los atributos de la modernización son claves a la hora de asimilar las competencias económicas del futuro. Entonces, la decisión debe ser tomada de formas mucho más activa y menos restrictivas, donde el síntoma tecnológico es el principal medidor.

COMPETENCIA OBJETIVA

En cuanto a la oportunidad que se presenta en general en las sociedades más curiosas, dice del gran auge que se instala en las economías de cada país. ¿Cómo manejar este asunto? las políticas sociales y comerciales juegan un rol relevante en el camino, ya que ello replantea que la “activación social” modernizadora debe actuar dentro de un contexto legal y reconocible. En vista y considerando que esto no se trata de un control absoluto de asociatividad a través de las demandas por mayores y mejores servicios, hace de este revolucionario entendido, un bien o activo que al poco tiempo signifique más y mejor sintonía.

Los resultados positivos se hacen evidentes a la hora de medir un bien que, si se entiende dentro de un contexto modernizador tanto de políticas públicas, comerciales y de productividad. Crean consciencia sostenible y mejorable en el tiempo. La cantidad de información es un activo que crece exponencialmente, así entonces debe ser el comportamiento de la solución, pues, el sentido común ya abre más puertas a un entendido de hacer las cosas prácticamente más simples en cuanto a adaptabilidad y finalmente, asociatividad de una precisa modernización.

Lo cierto es que en el camino, más son las inquietudes respecto a este tipo de actualizaciones que por lo demás, tiene un fuerte sentido renovador. Significa esto que, para saber un poco más de cómo una industria tan expuesta a tecnologías de última generación como lo es la logística y almacenamiento, pueda asimilar esta realidad con buena orientación y al mismo tiempo, con visión de futuro dentro de una realidad cada vez más productiva. En cuanto a rrhh y su capacitación, queda la tarea de entenderse en una correcta asimilación.

Por otro lado, sin duda que nuevas empresas, emprendimientos y otras inversiones extranjeras que vean el potencial de esta enorme maquina productora. Tendrán disposición de grandes inversiones en un plazo casi inmediato, ya que el consumidor notará el efecto del beneficio con altos estándares de calidad en sus manos (Celulares, tablets, etc). La demanda repentinamente se volverá un aspecto común en la nueva forma de consumo, pero mayor aún, sin considerar distancia o tiempo de intervalos mayores.

La oportunidad de entenderse en un nuevo mundo de la producción y trabajo, expone la necesidad de mayores inversiones, sino, nuevos modelos de negocio que en un plano correctamente consensuado, sintoniza de forma eficaz el avance y significado de la actualización en cuanto al consumo, masivo y específico. Digamos que la virtud que tiene toda esta enorme maquinación, es la forma de relacionarse metódica, sistemática y funcionalmente con lo que no mucho tiempo antes parecía un asunto difícil de asimilar.

Concluyente, es decir que sin duda el efecto social que hay detrás comprometido, es una suerte de creación de nueva cultura del trabajo, consumo y matriz económica. No se exagera en esta definición, ya que la correcta orientación que se asigna a la propuesta comercial, habla de un entendimiento mucho mayor y modernizador. Por cierto que como en todas las cosas y especialmente en los que tienen relación con la confianza pública, ello toma en cuenta que cada organización, reconocida y evaluada en un contexto de los mercados emergentes, manifiesta su preocupación como también, seriedad y profesionalismo de propuestas dentro de un mercado con mayores expectativas.

Por Mauricio R. Gallardo, Strategy Planner / BYU/WebDSign, @mgcconsultingcl

Modificado por última vez en Miércoles, 03 Abril 2019
  • 0 comentario
  • Visto 5289 veces
Inicia sesión para enviar comentarios