La dependencia de los combustibles fósiles en la industria automotora es una especie de karma que expertos a nivel mundial desean revertir. Por cierto, a nivel intralingüístico el escenario es el mismo, dado el alto uso de equipos a combustión y las limitantes que aún poseen los equipos eléctricos en términos de eficiencia, capacidad y continuidad operativa. No obstante, el escenario descrito estaría cambiando, con la entrada a escena de un nuevo protagonista: el Litio, el denominado Oro Blanco que ha venido a reordenar los roles en el mercado internacional de las Grúas.

 

Un aspecto que ha determinado la historia evolutiva de la humanidad es el desarrollo tecnológico, apoyado en el uso de energía y el desarrollo de combustibles que han dado vida a esta evolución. En una fugaz retrospectiva, tenemos que las primeras grandes tecnologías desarrolladas por el hombre para la producción y el intercambio comercial se sustentaban gracias a la energía eólica, grandes barcos de vela, surcando los mares o molinos de viento, poniendo en movimiento diversas estructuras.

A fines del siglo XVIII y mediados del siglo XIX, la aparición de maquinarias más sofisticadas dieron paso a la I Revolución Industrial que tuvo al vapor y luego al carbón como protagonistas. El telar, la imprenta, los molinos y el ferrocarril son íconos de esta era y que abrirían paso a la Industria y la producción en línea, sello distintivo de la II Revolución Industrial; etapa que marcaría la primera parte del siglo XIX.

Con el desarrollo del motor a combustión interna -a mediados del siglo XIX y la producción comercial del petróleo en el mismo periodo, las mejoras e innovaciones en la Industria y las tecnologías de transporte fueron en alza. A finales de ese siglo, ya se materializaban múltiples variedades de motores usados en todo tipo de aplicaciones, dando inicio a unas de las industrias más relevantes del siglo XX: la automotriz, cuyos avances cambiarían para siempre el modo de vida de las personas, no sólo en el plano doméstico, sino también industrial con el desarrollo de equipamiento rodado para el movimiento de carga.

El desarrollo de la automoción y los combustibles fósiles fue gatillante del progreso actual, no obstante, acarrearon diversas problemáticas de orden político y social que –con el tiempo- han adquirido mayor relevancia a nivel mundial. En torno a los combustibles fósiles, su extracción, comercialización y refinamiento se han tejido conflictos de orden bélico y medioambiental que han movilizado a la comunidad internacional en la búsqueda de combustibles alternativos, también denominados “combustibles del futuro”.

Los altos precios de los combustibles fósiles, sumado a los niveles elevados de contaminantes que se generan, sin olvidar su naturaleza no renovable, han sido los factores que han fomentado la búsqueda y desarrollo de nuevos combustibles, los cuales deben cumplir con una serie de requisitos básicos como su provisión sostenida en tiempo, sus relativos bajos precios para su obtención y la eficiencia energética que puedan proveer.

Por cierto, al desarrollo de los denominados combustibles del futuro, paralelamente se suman innovaciones a nivel tecnológico en el sector automotor, cuyos avances más certeros se concentran en el desarrollo de vehículos industriales alimentados en base a energía electroquímica.
Así, con la creación de la batería de plomo-ácido, por ejemplo, se consiguió que los vehículos eléctricos alcanzaran mayor capacidad y autonomía de trabajo, al tiempo que se reducían los tiempos de carga.

Esta innovación, sin lugar a dudas, posibilitó la popularización del vehículo eléctrico en el plano industrial en los últimos 20 años. No obstante, aspectos como la volatilidad del precio del plomo en el mercado internacional y la vida útil de estos dispositivos ha llevado a los investigadores a la búsqueda de nuevas alternativas para el desarrollo de nuevos y sustentables sistemas de almacenamiento de la energía limpia, o “ultrabaterías” que reduzcan los problemas de fluctuación y rendimiento de este tipo de vehículos.

Es en esta búsqueda que el Litio, popularmente conocido como ‘Oro Blanco’, vino a revolucionar el escenario electroquímico para el sector automotriz, a partir del desarrollo de las baterías de iones de litio (LIBs), cuyos componentes, más ligeros y estables, permiten una mejor resistencia a la descarga y mayor capacidad energética, con una vida útil superior a los actuales dispositivos de plomo- ácido; pudiendo superar los 5 mil ciclos de recarga.

LA EVOLUCIÓN DE LAS GRÚAS

Consistentemente, el mercado de Grúas Eléctricas a nivel internacional también se ha visto revolucionado con el desarrollo de las baterías de Iones de Litio, considerando las ventajas en términos de eficiencia y capacidad de movimiento de carga que los equipos de levante que incorporan esta tecnología poseen y que superan en ampliamente los cánones actuales.

Considerando factores como los rápidos tiempos de recarga, el bajo nivel de mantención y el aseguramiento de continuidad operativa que se atribuyen a los denominados “Equipos Ion-Litio”, la industria logística a nivel global ha vuelto su mirada hacia la adquisición de este tipo de maquinarias, que –además- incorporan atributos ergonómicos que brindan a los operarios un mayor confort y seguridad al momento de la conducción. Lo propio ha ocurrido en Chile, donde la implementación de este tipo de equipamiento va en alza, según comentan los voceros de Jungheinrich, Arrimaq y Linde, compañías líderes en el mercado de grúas a nivel nacional y que actualmente comercializan este tipo de tecnologías en el país.

En esta dinámica, Daniel Yamada, Product Support de Linde High Lift Chile, aseguró estar convencido de que en el país seguirá la tendencia mundial en la adopción de equipos eléctricos y particularmente con la tecnología de ion-litio, argumentando que se espera que “en los próximos 5 años, el 50% de los equipos eléctricos vendidos será con esta tecnología”, razón por la cual se han decidido tempranamente a la comercialización de este tipo de equipamientos en el país, con el ánimo de “ser pioneros y líderes en este segmento”.

A este respecto, Yamada comentó que “los primeros equipos de litio se incorporaron a nuestro portafolio de ofertas en Chile durante el segundo semestre del 2016. Siendo, la primera operación en comenzar a trabajar con esta tecnología la de Viña Undurraga en Marzo 2017”. En esta línea, el vocero de Linde High Lift Chile destacó que el proyecto de la vitivinícola “fue la primera operación de equipos desarrollados especialmente para trabajar con baterías de litio en el país”.

Consecuentemente, la compañía alemana Jungheinrich ha hecho lo propio a nivel nacional, a partir de la comercialización de su línea LI-ION y el desarrollo de importantes proyectos de implementación para el sector minero y logístico nacional durante 2018. Sólo en estos proyectos la compañía alemana ha posicionado en el mercado nacional más de 50 equipos con tecnología ion-Litio, entre los que destacan: Grúas contrabalanceadas de alto tonelaje y grúas transpaletas, reach y contrabalanceadas estándar.

Cabe destacar que, a nivel internacional Jungheinrich es considerado el fabricante más grande de tecnología de carga y baterías de iones de litio para Grúas, sitial de vanguardia que ha obtenido a partir del desarrollo de una política que tiene a la promoción de la eficiencia energética como uno de los temas clave en su oferta para el sector intralogístico. De hecho, recientemente la compañía germana se adjudicó el más grande proyecto de implementación en esta categoría: La orden de 1000 grúas de litio para Amazon.

En esta línea, Albert Miethe, Product Manager de Jungheinrich Chile comentó que “con visión de futuro, en Jungheinrich comenzamos hace casi una década con el proyecto de utilizar baterías de litio en nuestra flota. Siendo uno de nuestros principales motores la innovación en pos de entregarle un valor agregado a las operaciones de nuestros partners, apuntando a la eficiencia energética, continuidad operativa y por sobre todo la seguridad”.

Por su parte, Felipe Espinoza, Product Support de Arrimaq, compañía que se sumó a esta tecnología desde mediados de 2017, sostuvo que “desde abril de este año, BT comenzó la producción propia de baterías con tecnología Litio, lo que nos da la ventaja de tener la batería Litio más barata del mercado y con una característica modular, es decir reparable. Esto no lo ofrece ningún otro proveedor”.

Espinoza ahondó en la penetración que esta tecnología ha tenido en el mercado chileno, argumentando sus beneficios en términos de sustentabilidad y costo. “Esta tecnología no contamina y su duración es muy alta, en comparación con la vida útil de las batería de plomo, logrando –en algunos casos- incluso un alcance de 15 mil ciclos de carga”. A partir de ello, Espinoza afirmó estar convencido de que en Chile “hay un mercado al cual podemos acercarnos para que conozca esta tecnología”. No por nada, recientemente la empresa logró cerrar un importante negocio de venta por 50 equipos con tecnología litio. “Hay que atreverse y ya son muchos los interesados y eso nos permite proyectar un buen futuro para esta tecnología” sostuvo el ejecutivo de Arrimaq.

ION-LITIO. IMPLEMENTANDO EL FUTURO

Como uno de los líderes en la materia Jungheinrich, lleva una década investigando y desarrollando esta tecnología en toda su flota, la cual ha importado con gran éxito a sus diferentes filiales a nivel mundial, entre ellas Chile. En este plano, una de las peculiaridades de su oferta radica en el hecho de que cuenta con su propia fábrica y laboratorio para el desarrollo de esta tecnología, “específicamente para que exista sinergia entre nuestros productos y las baterías, lo que nos asegura la máxima seguridad y eficiencia en su utilización”, explicó Albert Miethe.

Ahora bien, respecto a la oferta actual de estos equipamientos en el país, Miethe indicó que “hoy en día podemos ofrecer prácticamente cualquier equipo de nuestro portafolio de productos con tecnología de ion-litio. Desde pequeñas transpaletas, pasando por grúas contrabalanceadas o reach hasta grúas trilaterales”.

Por su parte, el Product Support de Arrimaq destacó que la oferta de Arrimaq, con su marca BT, “se consolida principalmente en que nuestros equipamientos son altamente reparables por su carácter modular, único en el mercado. Al estar compuesta de pequeños módulos en serie, en caso de falla sólo es necesario reparar el módulo afectado y no se requiere el cambio de toda la batería. Esta es una gran ventaja para nuestros clientes, que antes no se atrevían a implementar esta tecnología por el temor a eventuales fallas del equipo y hoy valoran la posibilidad de reparar los equipos de forma eficiente”, recalcó Espinoza.

Siempre en torno a la oferta, Daniel Yamada destacó que la tecnología de ion-litio está disponible para toda su gama de equipos eléctricos”, destacando en su portafolio, la grúa horquilla eléctrica con capacidades de hasta 2 toneladas, “un modelo líder a nivel mundial, un equipo muy versátil presente en variedad de operaciones”.

Respecto al recibimiento que esta tecnología ha tenido a nivel de clientes, el ejecutivo de Linde High Lift Chile indicó que ésta ha sido “muy positiva”. “Por un lado, aquellos que ya adoptador la tecnología han podido comprobar sus beneficios y están satisfechos con su elección. Adicionalmente, existe un fuerte interés en la gran mayoría de los clientes por evaluar esta tecnología para sus nuevos proyectos”, sostuvo.

El vocero de Arrimaq coincidió en el interés progresivo que ha tenido el mercado logístico en cuanto a las capacidades que esta tecnología puede aportar a la operación, pero advirtió además que aún existe un sector que tiene “miedo” por el desconocimiento que tienen de esta tecnología.

“En la medida en que se vayan conociendo las ventajas, el mercado se mostrará cada vez más interesado de sumarse a ella”, comentó, destacando aquellos aspectos de esta tecnología que la hacen una gran aliada para la industria logística nacional.

“Cuando los temas de sustentabilidad y medio ambiente son tan apreciados, esta batería se posiciona como una real alternativa, ya que no tiene emisiones de carbono ni de otro gas y además son libres de mantención. La vida útil es mayor y esa es una ventaja indiscutible. Muchos están esperando ver cómo funciona en otros lugares, pero hay que atreverse. El futuro va hacia allá y de eso no hay dudas”, sostuvo Espinoza.

Igual visión planteó el ejecutivo de Jungheinrich, considerando como un factor proclive al cambio la presencia de “innovadores”; ejecutivos que son capaces de visualizar las ventajas que tecnologías de tendencia mundial pueden aportar a las operaciones de sus respectivas empresas. “Nos hemos dado cuenta que en toda empresa existen innovadores que buscan soluciones que les entreguen mayor eficiencia, productividad y seguridad. Estos son los primeros que adquieren este tipo de equipos y después de una etapa de análisis y pruebas, el resto de las áreas de la empresa son capaces de comprobar las ventajas de esta tecnología y terminan cambiando toda la flota a equipos de litio”, indicó Miethe.

Consultado respecto a las ventajas de esta tecnología, Yamada especificó que: “en primer lugar, hablamos de equipos eléctricos amigables con el medio ambiente y con un mayor confort para el operador, debido a menores niveles de ruidos y vibraciones. Además, la tecnología de ion-litio otorga beneficios adicionales, tales como: la posibilidad de realizar cargas rápidas de oportunidad, sin perjudicar la vida útil de la batería y entregando continuidad operacional. Así, no hay necesidad de realizar cambios de batería, ni un espacio dedicado para el mantenimiento de las mismas”.

A partir de la experiencia descrita por los ejecutivos y la tendencia mundial hacia la conversión de los equipos de bodega ion-Litio es válido concluir que esta tecnología llegó para quedarse y, por qué no, para instalarse como la nueva energía que moverá la operación logística nacional en el mediano plazo.

Modificado por última vez en Lunes, 30 Julio 2018
  • comentario
  • Visto 330 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 11 años de existencia.Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria logística , ExpoLogistec , todo un éxito que esperamos replicar el 2012 con más metros cuadrados de exposición.

Noticias populares

Tendencias