¿Qué es la Tendencia Cloud? ¿Cómo aprovechar esta tendencia tecnológica para la logística? ¿Qué tan costoso es adherirse a la tendencia Cloud? Estas son sólo algunas de las interrogantes que los tomadores de decisiones se hacen frente a la ofensiva que las tecnologías ‘en la nube’ han puesto en marcha en el mercado latinoamericano y chileno.

 

Pues bien, cuando se trata de promover esta tendencia como una alternativa confiable, competitiva y eficiente para la cadena de suministro, lo primero es adentrarnos en los actuales modelos de implementación TIC que existen en las compañías y en sus respectivas áreas logísticas; tomando como referente la implementación de una de las herramientas tecnológicas más populares del sector logístico: el WMS (Warehouse Management System).


Lo primero a determinar es que un WMS es, por excelencia, la herramienta estrella de la cadena de suministro, dado que se trata de un software especializado en la gestión operativa de un Centro de Distribución, engranaje fundamental de la Cadena de Abastecimiento. Entre sus múltiples funcionalidades, este software permite automatizar los procesos de un CD, tales como: la recepción de mercadería, la toma de pedidos y la preparación y despacho de los mismos. La implementación de esta herramienta, también implica un gran impacto operativo, brindando amplios beneficios, entre los que se cuentan: mejoras en el inventario, control de las operaciones, aumento de la productividad de los operarios en el almacén, mejora la trazabilidad de tal manera que uno puede saber que se está haciendo en cada momento.


Considerando lo anterior, cabe decir que en la actualidad existen dos modelos de implementación de esta y otras herramientas para la Supply Chain: el modelo Tradicional y el modelo Cloud. El primero de ellos implica la administración propia (del cliente) de la herramienta con la consecuente inversión del mismo en el hardware y capacidad operativa para su funcionamiento.


Básicamente, si una compañía adopta el modelo tradicional deberá invertir no sólo en la aplicación (Software), sino también en los servidores y la infraestructura técnica que soportará el aplicativo. Además, deberá invertir en RR.HH. especializado; capaz de mantener dicha infraestructura, atendiendo los requerimientos de actualización del software, la integración del mismo con otros aplicativos, la recuperación de desastres, entre otras muchas ‘situaciones’.


La correspondiente inversión y planificación de los recursos que deberán utilizarse a futuro para mantener operativo el software es otro de los factores característicos del modelo Tradicional; situación que –en muchas ocasiones- implica la sobre-inversión. Un ejemplo de ello es la adquisición de servidores con mayor capacidad de la requerida, de manera de anticiparse a crecimientos futuros.


El Modelo Cloud, en tanto, trata de la prestación de servicios de negocios y tecnología que permite al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y, gracias a él, responder a las necesidades de su negocio de forma flexible y adaptativa en caso de demandas no previsibles o de peak’s de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado. Si llevamos esta lógica a la implementación de la solución WMS, tenemos que tanto la puesta en marcha del aplicativo, la administración de los servidores, la actualización del software, la recuperación de desastres y todas los eventos relativos a la implementación y funcionamiento del mismo es responsabilidad del proveedor.


DE LA TENDENCIA CLOUD


Considerada como una de las tendencias con mayor atención en el sector empresarial, la adopción de las tecnologías Cloud se abren camino en el mundo logístico, lenta pero sistemáticamente, principalmente debido a que los tomadores de decisiones resienten dejar en manos de ‘terceros’ un aspecto tan determinante de su operación como lo es la implementación y soporte de su WMS.


Con ello en mente es importante rescatar algunos conceptos que pueden ayudarnos a entender mejor de qué se trata esta tendencia y cuáles son sus características.


Básicamente, el Cloud Computing es el procesamiento masivo de datos, almacenamiento de información y servicios web que corren a través de servidores conectados a internet y por los cuales se tiene acceso a la información con sólo una conexión a la red. Como se ha establecido en las líneas precedentes, a través de este tipo de servicios se pueden comprar e instalar soluciones de software internamente y rentarlas a un proveedor externo que las almacena en sus propios servidores.


En la actualidad, el modelo Cloud se mueve en tres dinámicas: Infrastructure-as-a-Service (IaaS)


Platform-as-a-Service (PaaS) y Software-as-a-Service (SaaS), cada una de ellas con características técnicas y de costos específicas.


La primera dinámica implica que el cliente posee el software (WMS) mientras se renta al proveedor la infraestructura o el poder virtual para ejecutarlo de acuerdo a sus necesidades.


La segunda, implica que el proveedor renta una plataforma. Los servicios provistos incluyen todas las fases del ciclo de vida de desarrollo y puede usar programas de aplicación de interfaces, protales de Websites o software de Gateway.
La tercera dinámica implica la renta del software al usuario, generalmente provisto a través de un portal web o un front end. El usuario final es libre de utilizar este servicio donde quiera, mientras que el proveedor cobra una tarifa por uso.


VENTAJAS EN LA IMPLEMENTACIÓN DEL WMS


¿Cómo aprovechar esta tendencia tecnológica en la logística y específicamente en la implementación de un WMS? Considerando la interrogante propuesta, se puede decir que el modelo Cloud tiene 4 aspectos determinantes: un esquema de Servicio, escalable, basado en recursos compartidos y de cobro por uso.


Para las empresas que desean soportar cadenas de suministro rápidamente, migrar a la nube optimiza los tiempos de implementación y asegura que las capacidades logísticas están disponibles en semanas en lugar de meses. Esto es posible porque toda la infraestructura requerida es en la nube. La tecnología de la nube elimina la necesidad de hardware, software y especialistas y viene lista para integrarse con varios sistemas.


Así, en lugar de continuar con sistemas tradicionales en las instalaciones y apoyándose en el hardware que debe mantener permanentemente por profesionales costosos y especializados, los sistemas basados en la nube ofrecen el mismo nivel de funcionalidad y experiencia combinados en una suscripción.


Considerando el factor de las Actualización del software, el esquema de Software como un Servicio (SaaS) implica que el cliente no requiere invertir en gastos de actualización del software o de la infraestructura TI. Las soluciones basadas en la nube se actualizan de manera similar a las aplicaciones en los teléfonos móviles, es decir, los clientes siempre tienen la última base de código para trabajar.


En esta línea, los WMS basados en la Nube se actualizan –en la mayoría de los casos- trimestralmente, por lo cual el usuario podrá trabajar en versiones recientes. No obstante, también existen casos en que las actualizaciones se generen ‘a demanda del usuario’, haciendo del WMS basado en la nube un activo aún mayor para la ejecución exitosa de los negocios que uno basado en servidores en las instalaciones. El poder elegir cuándo se actualiza su WMS hace que los sistemas basados en la nube sean estables y muy adecuados para las cargas de trabajo que son críticos para los negocios. Las empresas pueden actualizar su sistema en su propio tiempo - cuando tenga sentido para su negocio.


Otro aspecto determinante a la hora de migrar al Modelo Cloud tiene relación con el Control de las operaciones. Según esto, el control de negocio que disfrutan las empresas con un sistema basado en la nube es diferente en todo sentido a lo que una solución tradicional puede ofrecer. Por ejemplo, la capacidad del servidor se puede aumentar durante la temporada alta para reaccionar a los cambios de volumen en base a la actividad del mercado.


Además, con el uso de la Nube, las empresas sólo pagan sobre una base de uso; eliminado así los gastos de capital de la implementación de hardware in-house, el software y especialistas. Esto incluye los costos relacionados con el mantenimiento del sistema, copias de seguridad y la planificación de la resiliencia. Con la tecnología vinculada a la realidad empresarial, las empresas gozan de mucho más que el control de la cadena de suministro, también poseen el control total de la empresa.


Siempre en torno a los costos asociados a este Modelo, cabe señalar que una de las principales ventajas de migrar a la nube es que las soluciones Cloud de multi-arrendatarios tienen un retorno de la inversión casi inmediato y un costo total de propiedad más bajo. La tecnología en la nube elimina la necesidad de hardware, software y especialistas y viene listo para integrarse con varios sistemas.


Por ejemplo, a lo largo de un período de cinco años, los clientes que han estado en un WMS tradicional han pagado probablemente por varias personalizaciones y modificaciones. Esos cambios atan a los clientes a estos sistemas anticuados y cuando es el momento de actualizar a una nueva versión, es -en realidad- una reinstalación total y configuración.


En torno a la Infraestructura basada en la nube, es importante señalar que la oferta actual permite a los clientes no incurrir en gastos de actualizaciones del hardware o el pago de cuotas de mantenimiento requeridas. No hay costos de infraestructura de TI sin hardware, sin administradores de sistema ni de bases de datos. Su infraestructura, incluyendo servidores está todo en la nube y se mantienen por el proveedor. Básicamente, el cliente solo paga con su suscripción. Esto significa que mediante el uso de la nube, se puede convertir un gasto enorme en un costo operativo estable, predecible y asequible.

 

UNA DECISIÓN INFORMADA

 

Antes de tomar la decisión de migrar a los servicios Cloud es importante que los clientes se asesoren y asocien a proveedores reconocidos en el mercado, de modo de neutralizar problemáticas y sacar el máximo provecho a las soluciones en la Nube.


De hecho, el mercado actual en torno a las aplicaciones WMS posee una amplia gama de desarrolladores y proveedores de este tipo de soluciones de gran prestigio.


Dicho lo anterior, es necesario que los clientes den pasos seguros al evaluar el uso de la Nube, primero: evaluando y comprendiendo los aspectos específicos de este tipo de Modelo. Luego, es importante que las empresas conversen con sus socios de la cadena de suministro, respondiendo a interrogantes como ¿existen servicios en la nube que necesita mi organización? Si es así, ¿cuál sería el valor agregado que nos entregarán estos servicios?


Una vez resueltas las interrogantes expuestas es importante que el cliente desarrolle un plan de trabajo o mapa de ruta general que le ayude a comparar los beneficios relacionados a cada uno de los modelos a considerar con sus oportunidades (ahorro, costos, ingresos o mejoras competitivas, etc.).


Teniendo en cuenta éstos pasos básicos, aquellos que decidan migrar hacia la Nube podrán generar proyectos con soluciones que le permitan obtener ventajas competitivas, en costo y operación, para su cadena de suministro.

Modificado por última vez en Viernes, 25 Noviembre 2016
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias