A más de 70 años de su creación, la tecnología de Identificación por Radio Frecuencia (RFID) ha logrado sortear la vorágine tecnológica a partir de la evolución y reinvención, factores que han determinado que –al día de hoy- ésta se mantenga totalmente vigente en diferentes industrias e incluso se perfile con un rol determinante en el proceso de digitalización que atraviesa el sector retail a nivel global; cuya premisa actual es adquirir el estatus omnicanal para lo cual debe contar con una optimizada y bien aceitada cadena de suministro.

 

A partir de las nuevas y crecientes exigencias del mercado y los consumidores, la tecnología RFID se posiciona como una de las herramientas de mayor potencial en los procesos asociados a la visibilidad de cadena de suministro, y no sólo eso, también se perfila como una tecnología que fomenta la interactividad con el consumidor, ofreciendo al cliente una mejor experiencia de compra en los puntos de venta.

Como es sabido, la identificación por radio frecuencia o RFID es una tecnología que permite identificar y monitorear objetos de manera automática. Aunque existen diversas versiones, la configuración más común implica el envío de señales de radio entre un lector o escáner óptico y una etiqueta o tag. El lector transmite una señal de radio y al contacto con la etiqueta recibe la información contenida en ella. Simultáneamente, los datos recogidos desde las etiquetas pueden ser transmitidos a los sistemas informáticos de los CD donde pueden ser procesados y gestionados.

Ahora bien, en lo específico la tecnología de RFID empezó a ganar la atención de la industria del retail a fines de 1999 ya que prometía una avalancha de oportunidades para la mejora operacional de la cadena de suministro, considerando que las etiquetas RFID adheridas a las cajas o pallets de productos, permitían monitorear en tiempo real y de manera automática su ubicación a lo largo de la cadena de abastecimiento con gran precisión y rapidez. No obstante, su uso no se tornó masivo debido al alto costo de su implementación (etiquetas de alto valor y costosa infraestructura para escaneo) versus el uso de etiquetas de código de barras, más limitadas pero más baratas.

Por cierto, los desarrolladores del rubro RFID identificaron la problemática y se dieron a la tarea de ‘abaratar’ la producción de estos insumos, logrando reducir de manera dramática su precio, con lo cual se estrechó mucho más la frontera para su implementación en el sector minorista.

No obstante, quizás el verdadero impulso que hoy tiene a la tecnología RFID en la mira de los retailers a nivel mundial es la relación costo –oportunidad que ésta entrega, considerando que los hábitos de consumo han cambiado drásticamente tras el advenimiento del comercio electrónico, generando nuevos y más complejos desafíos para el sector retail. Ya no sólo se trata de ser rápidos y eficientes a nivel operativo; hoy también es importante adquirir en el proceso data relevante en torno a los procesos de compra/venta; data que ayude en la toma de decisiones para ser más eficientes en materia de abastecimiento, gestión de inventario, tránsito y despacho de las mercaderías, entre otros aspectos. Al mismo tiempo, se torna imprescindible brindar a los consumidores, más empoderados y conectados, experiencias de compra más completas y atractivas en las tiendas, en pos de aumentar las ventas y ampliar los niveles de fidelización de los clientes.

DE LOS BENEFICIOS PARA LA CADENA

Con todo, lo cierto es que la tecnología RFID ha experimentado un crecimiento sin precedentes en la adopción de usuarios, capacidades, desarrollo y en impacto general en la industria minorista. Según se establece en el reciente estudio “Accenture Strategy 2018 RFID”, que integra la opinión de 110 executivos del sector retail a nivel mundial, un impresionante 69% de los retailers ha reportado un nivel de adopción de RFID significativo. Gran parte de este crecimiento se atribuye a los factores expuestos: La exigencia en la ejecución omnicanal y la presión para siempre mejorar la experiencia del consumidor; y la disminución del costo por unidad de RFID, que había sido un obstáculo para algunos retailers históricamente.

Es así que en la actualidad, diversos actores del comercio minorista ven como esta tecnología está beneficiando considerablemente a sus estados de resultados. De hecho, en 2017, un estudio de retail mostró que el 73% de los minoristas estaba implementando la tecnología RFID en sus tiendas y franquicias, casi duplicándose el número desde 2014. En esta línea, el último reporte Global Smart Labels Market, desarrollado por Allied Market Research, indicó que en 2017 el mercado mundial de etiquetas inteligentes fue avaluado en $5.428 millones de dólares, y se espera que al 2023 alcance un avalúo superior a los 13 mil millones de dólares.

Siempre en torno a la penetración de esta tecnología en el sector retail, el estudio “El futuro de la operación omnicanal, publicado por Zebra Technologies, en junio de este año, identifica como una de las tendencias de la digitalización en el sector retail: La adopción de sistemas de administración de inventarios con tecnología RFI, factor que se incrementaría desde el 33% (2018) al 91% para el año 2028. Los números hablan por sí solos.

En un desglose mundial, es importante señalar que el retail Latinoamericano y europeo son los más rezagada en la adopción e implementación de esta tecnología, versus sus pares a nivel mundial, aunque la tendencia indica que esta realidad está cambiando. En esta línea, según el estudio desarrollado por Accenture, es en Norteamérica donde el RFID ha dejado su mayor huella y continúa creciendo, tanto así que un 92% de los retailers de dicha región está progresando hacia la completa adopción de este sistema.

En el retail asiático, en tanto, la creciente presión de estar al servicio de los consumidores, quienes desean comprar en cualquier lugar y en cualquier momento, han llevado a que aproximadamente el 70% los retailers encuestados esté adoptando RFID para asegurar tanto la precisión de su inventario como su visibilidad. Ahora bien, ¿en qué se basa esta proyección de crecimiento en la implementación de tecnología RFID en la operativa del comercio minorista? Básicamente, cuando el retail no disponía de la tecnología RFID, enfrentaba diversos problemas, entre ellos:

Contracción en el inventario, teniendo menos artículos en bodega que en la lista de inventario, debido a un error administrativo o al daño, pérdida o robo de los productos entre el punto de fabricación y el punto de venta. Información de stock inexacta, debido a fallos en la transcripción, equivocaciones en el picking, errores durante el transporte del producto o confusiones administrativas.

Artículos extraviados, causados por errores en la operativa, falta de codificación o en el marcado de las operaciones.

Pero, desde la incorporación de la tecnología RFID los actores del retail tienen la capacidad de rastrear sus productos en toda la tienda o el Centro de Distribución. Además los clientes salen beneficiados ya que pueden encontrar el producto que desean ya sea en tienda física u online. Otros beneficios incluyen ser capaces de comprender qué productos se venden y qué productos se quedan en los estantes, realizar inventarios de forma rápida y sin fallos; y reducir los tiempos de inventario hasta en un 80%.

Para las tiendas el beneficio también es enorme al poder comprobar las recepciones sin necesidad de abrir las cajas desde las que fueron enviadas. De esta manera, todos aquellos procesos que no se realizaban por ser demasiados tediosos se pueden incorporar con la tecnología RFID, que permite una total comprobación de la mercancía recibida, así como una completa gestión de tránsito.

Así, el crecimiento exponencial de esta tecnología en el sector retail se explica en los diversos beneficios que esta herramienta brinda, entre los que se cuentan:

Control de Activos. El control de activos es una de las principales formas en que las empresas usan RFID. Se puede usar para evitar robos y rastrear activos que con frecuencia se mueven y a menudo se extravían. Además, permite controlar el inventario de tiendas, de esta forma conocer casi en tiempo real el estado de productos en exhibición, en la bodega de la tienda y en el Centro de Distribución


Gestión de la Cadena de Suministro. Las aplicaciones de la cadena de suministro de RFID pueden usar el etiquetado a nivel de artículo para ayudar a mejorar la visibilidad del producto. Estas aplicaciones pueden permitir a los retailers saber exactamente dónde están los productos, otorgando un mayor control sobre el proceso de la cadena de suministro. También se pueden usar lectores instalados en la entrada y salida de sus tiendas o bodegas para leer las etiquetas de los artículos enviados y los vehículos de entrega. Esto puede ayudar a que muchos procesos de almacenamiento sean mucho más rápidos y fáciles de realizar.

Gestión de Stocks. RFID permite a los retailers disponer de información en tiempo real al alcance de la mano. Puede hacerlo mediante el escaneo automático de los artículos en el almacén y registrando aquellos que pasan por el proceso de pago. Esto no solo permite a los usuarios tener un mejor control de las existencias y ofrecer un mejor servicio al cliente, sino que también reduce los costos de mano de obra ya que no es necesario que los empleados verifiquen los elementos físicamente.

Beneficios Financieros. Según el estudio de Accenture, los retailer que estaban experimentando con RFID antes de la medición reportaron un ROI de un 6,8 % en promedio, mientras que los que habían adoptado RFID completamente alcanzaron un ROI de 9,8% mostrando una fuerte correlación entre la madurez de la adopción de este sistema y el retorno sobre la inversión. En palabras simples; el beneficio financiero de esta implementación tiende a incrementarse, mientras más madura o extensa en el tiempo sea su puesta en marcha, de ahí que sea tendencia para la industria del retail pasar de una mera experimentación a la completa implementación de esta tecnología.

ESTRECHANDO LAZOS CON EL CONSUMIDOR

Según el estudio “La Experiencia lo es todo, el consumidor en la era de la transformación digital”, recientemente publicado por Frost & Sullivan Latinoamérica, el cambio en el relacionamiento con los clientes sumado a la creciente velocidad del desarrollo tecnológico, es tal vez el principal desafío que los retailers enfrentan en la actualidad, por lo que el empoderamiento de los clientes es un desafío pero a su vez una oportunidad extraordinaria. En este punto, la incorporación de nuevas aplicaciones a la tecnología RFID, orientadas maximizar la experiencia de compra del consumidor sea otro aspecto a considerar al momento de implementar esta tecnología.

A este respecto, entre las potencialidades de la tecnología RFID y la experiencia del consumidor destacan:

La Publicidad Interactiva. Los retailers pueden usar RFID para publicidad tanto externa como internamente (en la tienda). Las etiquetas se pueden colocar en publicidad externa o en materiales POS de la tienda a los que las personas interesadas pueden acceder deslizando sus teléfonos móviles sobre ellos. De esta forma se fortalecen las estrategias de Pricing y Marketing para aumentar las ventas.

Pagos automáticos. Una de las aplicaciones más interesantes de la tecnología RFID se da en el proceso de pago automatizado. Al etiquetar los productos con etiquetas NFC o UHF, los clientes pueden registrar su compra deslizando el elemento con una aplicación en su teléfono móvil. En lugar de tener que pagar en la caja, pueden pagar automáticamente en su teléfono a través de su billetera de pago (por ejemplo, Google Wallet o Apple Pay). O sea, pagos sin efectivo y más expeditos.

Otra alternativa en torno al pago se da mediante el uso de lectores de túnel o bien lectores simples. Con este método, cuando el comprador llega al momento del pago, todos los artículos en el carro se escanean instantáneamente cuando éste pasa por el túnel de pago. Para pagar, simplemente tienen que deslizar su tarjeta o teléfono móvil en el lector de pago.

Probadores inteligentes. Este sistema detecta las prendas con las que el cliente entra en el probador, e interactúa con él mediante una pantalla que despliega valiosa información (Talla, colores, prendas que combinen, fotografías de modelos vistiendo las prendas o solicitar ayuda a dependientes de la tienda, por ejemplo.)

Este sistema no solo mejora ostensiblemente la experiencia de compra y el conocimiento del cliente, sino que incrementa las ventas y proporciona información valiosa a la empresa. Por cierto, la experiencia de compra de un consumidor se incrementa con cada visita a la tienda, ya que sus datos quedan registrados y también sus preferencias y compras previas.

CASOS DE ÉXITO

Diversos son los casos de éxito en la implementación de tecnología RFID en el sector retail a nivel mundial. En este punto, cabe destacar lo hecho por el retail de moda Diesel en Italia, que implementó tecnología RFID en procesos que aseguren una mejor experiencia de compra a partir de la instalación de probadores inteligentes y mesas inteligentes en su tienda insignia ubicada en la Piazza San Babila de Milán.

Gracias a los lectores y antenas que se han integrado en estos probadores inteligentes, cuando el cliente entra, la tecnología RFID activa el sistema para ofrecer una experiencia de compra personalizada. Una mesa interactiva identifica la ropa o el accesorio puesto sobre su superficie y proporciona información útil para la experiencia de compra: descripción del artículo, talla y color y posibles combinaciones con otras prendas y accesorios.

El grupo Inditex también ha sabido aprovechar las innovaciones mediante el desarrollo de las etiquetas RFID. Esta implementación le ha permitido a su tienda ícono Zara una lectura ágil, estandarizada y precisa de todos los pedidos recibidos, consiguiendo mayor eficiencia en la gestión de inventarios.
La solución implementada por Zara informa inmediatamente de las prendas que se necesitan reponer, permitiendo una mejor atención al cliente. El sistema es muy ágil porque se elimina la información del chip inmediatamente al des-alarmar la prenda en el momento de compra. Y por supuesto, incrementa el control de la seguridad en las tiendas.

Siempre en torno a este caso, el sistema de RFID codifica cada prenda en los centros logísticos, lo que permite que cuando los envíos llegan a las tiendas, se identifique de forma inmediata tallas y modelos. Esto ha sido muy útil para poder reponer las prendas en cada punto de venta. De la misma manera, se presta un mejor servicio al cliente, al identificar de inmediato la disponibilidad de tallas específicas que los clientes solicitan por medio de PDAs, que localizan las prendas buscadas, ya sea en la propia tienda, en otras cercanas o en la tienda online, gracias a un proceso tecnológicamente muy avanzado.

Como se aprecia, a partir de estos casos de éxito, a medida que la adopción de RFID progresa, una mejora en la precisión del inventario y un retorno sobre la inversión positivo abren paso a usos más avanzados con miras a la satisfacción del cliente. Así, una completa adopción permite a los retailers brindar a sus clientes un completo portafolio de ofertas de experiencias omnicanal.

  • comentario
  • Visto 124 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Noticias populares

Tendencias