Lamentablemente las bandas delictuales van evolucionando a la par de las medidas tecnológicas y preventivas para evitar robos de camiones y mercadería; hechos que se han transformado en un real dolor de cabeza para la industria. Ante este panorama, las empresas han asumido el rol que les corresponde y han diseñado estrategias para evitar ser blanco de estos actos.


Era una jornada normal y Juan Cerda, manejaba su vehículo de carga. En un momento, el conductor se vio en la obligación de detener su camión en una parada de emergencia. En ese instante y de forma intempestiva, un auto de color negro con cuatro pasajeros a bordo paró a su lado. Algo no está bien para Cerda. Los hombres se bajaron del vehículo e intimidaron al conductor con un objeto afilado, para luego llevarse el camión y también al chofer, quien –a pesar del temor- logró escapar cuando pasaban junto a una patrulla de carabineros.


La policía logró detener a los delincuentes y recuperar el vehículo de carga. Dentro del auto de los antisociales se encontraron herramientas y un bloqueador de sistema GPS, el cual utilizaron para burlar el sistema de rastreo del vehículo de Juan Cerda. Dos de los sujetos fueron condenados a 10 años 1 día de presidio, otro en calidad de cómplice a 5 años y un día y el último condenado a dos años de cárcel. Este caso, abre una luz de esperanza para el gremio del transporte, quien ha manifestado su constante preocupación por delincuencia que enfrenta día a día a lo largo del país.


En la ocasión y tras conocer el caso, el gerente general de ChileTransporte, valoró la condena. “Este tipo de condenas efectivas y ojalá ejemplificadoras debe ir en aumento en función de comunicar que estos delitos que afectan no sólo a las empresas de transporte, sino a toda la economía del país”. Hechos como este son los que han puesto el tema de la delincuencia contra los transportistas como una problemática relevante que, lamentablemente, ya es habitual. Indefensión y peligro son algunos de los calificativos que se escuchan en la industria del transporte de carga ante el momento que vive, tanto en las carreteras como en el reparto y distribución en las ciudades.


Para conocer el sentir del mercado, dos importantes actores del transporte de carga y la distribución a nivel nacional ahondaron sobre el actual escenario de la industria, las principales dificultades que tienen en su operación, las medidas que han asumido y en general su experiencia ante la delincuencia.


¿BAJA LA DELINCUENCIA?


Según cifras que maneja la Confederación Nacional de Dueños de Camiones (CDNC) durante este año los robos a camiones ha disminuido, en comparación al año anterior, alcanzando actualmente los 1,3 eventos diarios, lo cual deja graves daños a las pequeñas y medianas empresas de transporte. Más dramáticas son las cifras aportadas por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), que avalúa las pérdidas anuales en US$240 millones, basándose en cifras entregadas por las compañías de seguro que incluyen solo a las grandes firmas que tienen aseguradas las cargas, es decir, la información relacionada a los pequeños o medianos empresarios aún permanece en la nebulosa.



Frente a estos datos, no cabe duda del impacto que tienen en la industria los robos y asaltos contra el transporte de carga por carretera y cómo eso impacta no sólo por un tema de costos sino también por la sentimiento de inseguridad de los conductores, un aspecto más humano, pero tan o más importante que el económico. Delincuentes con amplios prontuarios y conocedores del sector; premunidos de armamento de alto calibre y tecnologías de vanguardia es el perfil de los antisociales. Verdaderas organizaciones delictuales cuyos blancos preferidos son los camiones que transitan en el denominado “Triángulo Rojo”, cuyos vértices son los puertos de San Antonio y Valparaíso, y Santiago. Esta gran área, catalogada como una de las zonas más peligrosas, la componen las carreteras 78 y 68, así como el anillo de Américo Vespucio en la Región Metropolitana.

 

En la triangulación descrita, se ubican las tres rutas de alto tráfico de camiones: Ruta 68, Autopista del Sol y Ruta 5. Las tres son vías de tránsito para mercaderías que llegan a los puertos de Valparaíso y San Antonio y por ellas transita el grueso de las mercaderías que llegan al retail y cadenas de distribución. En tanto, Américo Vespucio es la autopista por la que transitan los camiones que transportan mercancías desde los puertos a las bodegas y de estas a las tiendas. En específico, los cruces de Américo Vespucio con General Velásquez y de Américo Vespucio con la Ruta 68, son zonas rojas donde se concentran los robos de camiones.

 

COMBATE GRUPAL

 

Cuando las familias sufren un asalto en sus casas quedan con un sentimiento de desprotección, muchas veces se asumen medidas de seguridad comunitarias (alarmas vecinales, botones de pánicos, etc.) y se invierte en seguridad (cercos, alarmas); todas acciones que buscan entregar nuevamente tranquilidad y seguridad. Si llevamos esta realidad al transporte, vemos como en los últimos años la delincuencia se ha transformado en un tema de preocupación constante en la industria. Preparación de protocolos, medidas preventivas, incorporación de tecnología han sido algunos de los aspecto que resaltan por parte de la industria esta constante lucha contra la delincuencia.

 

“Para nuestra compañía, la delincuencia es un riesgo que está presente en el día a día, por lo cual se han dispuesto medidas para resguardar la vida y salud de nuestros conductores”, reconoció el Gerente General del holding de Empresas Perrot, Mauricio Perrot. Ante este escenario, el Gerente de Seguridad de TNT, Erick Muñoz, lamentó que las medidas aún se realicen de modo individual sin existir una mentalidad gremial arraigada en la industria para hacer frente a este flagelo. “Existe una oportunidad a través de compartir la información de poder mejorar la situación de la industria”, afirmó Muñoz.

 

CARRETERA Y CIUDAD


El transporte tiene distintos ejes, tales como la distribución, sector que ha crecido enormemente en los últimos años y el transporte troncal a lo largo de Chile. Cada una de estas áreas tiene sus propias realidades y sus dificultades. Ambos ejecutivos coincidieron en que la situación que se vive en el transporte de carga urbana es más peligrosa por –a juicio del ejecutivo de Empresas Perrot- “las dimensiones del camión de carga, ya que las calles no están aptas para el tránsito de estos vehículos. En general, no existe un control de parte de las autoridades”.


Por su parte, Muñoz reconoció que como empresa actualmente tienen menos eventos, pero “desgraciadamente eso no significa que la delincuencia haya disminuido, sino que hemos tomados medidas para revertir los hechos”. Las palabras del ejecutivo abren nuevamente el debate, ya que si los números de eventos no han disminuido significativamente, pero las grandes empresas evidencian una disminución de los robos. ¿Quiénes son las víctimas hoy en día?


La respuesta al parecer está en las Pequeñas y Medianas Empresas de Transporte y Distribución y quienes no han asumidos las medidas preventivas con firmeza. “Las medidas asumidas por nosotros nos han dado buenos resultados. Sin embargo, vemos como a nuestros vecinos más pequeños la delincuencia los golpea”, afirmó el Gerente de Seguridad de TNT.


CAMIÓN DETENIDO, CAMIÓN VULNERABLE


Un vehículo es vulnerable cuando está a baja velocidad o cuando está detenido. Bajo esta premisa, los ejecutivos analizaron algunas medidas que se asumen, del punto de vista operacional para evitar actos delictuales. “Si se llega a un peaje, si el chofer se baja a comer o si el chofer por cualquier motivo se detiene se transforma en vulnerable. Cuando va a una velocidad constante sobre los 50 kilómetros de velocidad en carretera con un vehículo de gran tonelaje (sobre 20 toneladas en promedio) no es vulnerable, ya que le sirve de barrera. Nosotros ocupamos Cero detención y para eso utilizamos dos conductores en rutas largas”, comentó Muñoz.


Por su parte, el gerente de Empresas Perrot enfatizó en que cada día encontramos más vehículos en la carretera, lo que lo genera también un grado de peligrosidad. Además, aseguró que esa situación se ve agravada con el hecho de que en las carreteras no hay lugares de descanso habilitados y seguros para los conductores, quienes se ven obligados a detenerse a pesar de no contar con los resguardos. Es por eso que la seguridad va apuntada a evitar que los camiones paren o resguardarlos en las zonas donde andan a baja velocidad. Entre estas medidas se incluyen, por ejemplo, el diseño de caravanas a las salidas de los recintos, la utilización de inspectores de rutas o escoltas en las zonas denominadas peligrosas.


“Nosotros, como medida preventiva, hemos incluido el diseño de caravana a la salida de nuestro recinto. Un camión va al lado de otro, a lo menos tres camiones juntos, para poder apoyar la seguridad y el servicio de escolta. No obstante, los que menos quieren entender esta situación, muchas veces son los propios camioneros, quienes a veces se confían en sus años de experiencia en las carreteras. Esta medida nos ha dado excelentes resultados”, reconoció Erick Muñoz.


DELINCUENTES MÁS AGRESIVOS


El gerente de seguridad de TNT lamentó el que hace unos meses tuvieron al primer conductor herido a bala, lo que es reflejo de lo agresivo que se ha vuelto el robo de estos vehículos de carga. Hoy no sólo se encuentra al delincuente oportunista que sale a robar artículos que generalmente son fácil y rápido de reducir, sino que nos enfrentamos a verdaderas bandas criminales organizadas, quienes saben perfectamente lo que buscan.


“A medida que se sube los niveles de seguridad va aumentando también los niveles de agresividad de los delincuentes. ¿Qué hacer ante eso? Es la gran pregunta. En nuestro caso utilizamos supervisión en Ruta, tenemos GPS en toda la flota, botones de pánico y además, hacemos supervisión de ruta en aquellos retiros que tenga un grado de valor”, advirtió el ejecutivo de TNT. Las medidas tienen hoy que estar por sobre los delincuentes y para eso hay que comprender que existen dos pilares en los que se sustentas las medidas de seguridad: Las personas y la tecnología.


Las personas. Aquí podemos asumir medidas como procedimientos, alertas y entrenamiento a los conductores, enfocado en qué puede hacer, cuáles son sus obligaciones, qué hacer ante un evento. En palabras simples, hacerles entender que el conductor no es un superhéroe.


Tecnología. Año a año asoman nuevas tecnología para la industria, tales como, GPS, GPS del señuelo, candados, cierre de puerta electrónico o cámaras. Hay miles de elementos que si no se llevan a procedimientos no funcionarán. La tecnología debe ir acompañada siempre de otros factores (procedimientos y las personas).


En aras de potenciar estos pilares, Perrot implementó en sus camiones un sistema de GPS y una torre de control equipada que monitorea los camiones 24/7. Además, se realizan charlas semanales sobre prevención en ruta. “Se habla con los conductores que, ante cualquier evento, está su vida y sus familias primero”. Lamentablemente, la industria y el país sienten que en la medida en que se levante el estándar de seguridad, los delincuentes luego también lo harán. La delincuencia es un ciclo que se va repitiendo y que nos obliga a estar siempre atentos y preparados para responder de buena manera.

Modificado por última vez en Jueves, 26 Julio 2018
  • 0 comentario
  • Visto 3003 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias