Crecer en armonía con el medio ambiente es la clave de la sustentabilidad empresarial. En esta lógica, las operaciones logísticas tienen mucho que decir, ya que los procesos que la componen interactúan con la sociedad y el ambiente, por lo tanto la sustentabilidad de éstos es fundamental. En esta línea, la operación portuaria no está exenta y hoy los ojos de los expertos están puestos en desarrollar una política de Puertos Sustentables.


Ya no es un misterio ni una tendencia, sino una realidad. La sustentabilidad se ha posicionado en el mundo como una estrategia concreta con beneficios cuantificables y también en la imagen empresarial de las compañías.


Cabe recordar que la sustentabilidad asomó, en primera instancia, como una intención que muchos relacionaban con ecología, lo que no es certero, ya que la sustentabilidad tiene diversas aristas que la componen: medio ambiente, sociedad y rentabilidad, entre otras.


Podemos recordar que en el mundo empresarial, Sustentable significa, hoy en día, literalmente que se pueda sostener. Por lo tanto, sólo aquellos negocios que puedan respetar el entorno, generar beneficios a la sociedad y con ello obtener un retorno de su inversión, podrán lograr esa meta… sólo ellos podrán llamarse sustentables.


Un sector más implacable asegura que las empresas que no adopten una estrategia amigable con el ambiente están destinadas al fracaso. Esta premisa cobró fuerzas en los últimos años donde muchos mercados valoraron a las compañías que asumían esta tendencia, lo que se fue transformando en un sello comercial que arrojó beneficios transaccionales para muchos, asumiendo esta práctica como un requisito para ingresar determinados mercados.


Sin embargo, la clave de todo está en que las empresas deben ser eficientes económicamente y, al mismo tiempo, ambientalmente responsables. El Instituto Internacional para el Desarrollo Sustentable fue más allá en la definición y sentenció que el desarrollo sustentable para una empresa significa: “adoptar estrategias de negocio que cumplan con las necesidades de la organización y sus accionistas, al tiempo que protegen, mantienen y mejoran los recursos naturales y humanos que se necesitarán en el futuro”.


Por su parte, la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre Comercio y Desarrollo (UNTAC) propuso una definición de negocio sustentable como: “aquel que deja el ambiente, al final de cada periodo contable, igual o mejor que al principio del mismo”.


Que importantes son estas definiciones al momento de diseñar una política de sustentabilidad al interior de las empresas. Considerar las distintas variables y modos de aplicar, lo que para algunos lamentablemente sigue siendo solo teoría, es fundamental para el éxito y reconocimiento de una empresa o sector industrial de cara a la sociedad, quienes han entendido que la sustentabilidad empresarial se traduce en un reto a la innovación, a la creatividad y a la experimentación de nuevas formas de producir y hacer negocios.


Es así como poco a poco, lo sustentable fue cobrando fuerza, gracias a que sus alcances se han ido estableciendo, ampliándose así sus factores a diversos sectores del quehacer, donde la Logística no ha estado exenta.


PUERTOS SUSTENTABLES


Como parte de la Logística, la operación marítima y portuaria se ha convertido –gracias a la economía y al aumento del intercambio comercial- en un actor clave. Por su parte, las características económicas y geográficas chilenas hacen que los Puertos, tanto públicos como privados, sean fundamentales para el crecimiento económico del país, por lo cual las distintas entidades han trabajado constantemente en diseñar proyectos cuyos objetivos es transformar a estos lugares de operaciones en Puertos Verdes.


Entre los objetivos se encuentran: minimizar el impacto ambiental directamente atribuible a las operaciones portuarias; prevenir la contaminación y mejorar la salud (sociedad y ambiente); modernización tecnológica; asegurarse que las cuestiones ambientales, sociales y económicas sean un punto importante a considerar en el momento de toma de decisiones de planeación, desarrollo y operación; ahorro energético; manejo de residuos, entre otros.


Asumir el compromiso con estas acciones es sólo el puntapié inicial para que las empresas comiencen en el largo y constante camino hacia la sustentabilidad. Frente a este escenario, es importante conocer qué se hace, hoy en día, en Chile en esta materia. ¿Cómo están los puertos chilenos en materia de sustentabilidad? ¿Existe la consciencia, a nivel país, sobre este factor?


Para conocer las experiencias nacionales, importantes actores del sector comentaron sus políticas de sustentabilidad y realizaron un análisis a nivel de industria. Es así como ejecutivos, Puerto de Iquique, Portuaria TSV y Puerto San Vicente entregan su visión.


El gerente general de Puerto Iquique, Manuel Cañas Estévez, definió ‘puerto sustentable’ como “aquel que es capaz de generar valor y distribuirlo equilibradamente, no sólo entre sus clientes y accionistas, sino que muy especialmente entre sus trabajadores y las comunidades vecinas”.


Una opinión similar planteó el gerente general de San Vicente Terminal Internacional (SVTI), Eduardo González, para quien la sustentabilidad en esta industria permite “generar valor y logra distribuirlo equilibradamente, entre sus clientes, accionistas, trabajadores y comunidades vecinas”.


Asimismo, Rodrigo Monsalve, Gerente General de Portuaria TSV, sostuvo que “trabajar de manera sostenible es trabajar con una mirada de largo plazo. Entre los beneficios de adoptar esta mirada están el lograr una mayor estabilidad económica y mejoras continuas, cumpliendo las regulaciones ambientales y sociales”.


MÁS QUE UN TEMA AMBIENTAL


Como hemos planteado, la sustentabilidad ya no es un elemento relacionado sólo a lo ambiental, sino que se ha transformado en un factor que cruza la operación completa y también el actuar de las compañías con su entorno y con sus colaboradores.


Para el gerente general de Puerto San Vicente la sosteniblidad es un concepto que “debe ir en el ADN de la industria”, puesto que –a su juicio- genera un circulo virtuoso de beneficios, ya que “en la medida que la operación del puerto se desarrolla bajo estándares de sostenibilidad, la comunidad, la ciudad donde se encuentra y los clientes son los beneficiados”.


En esta línea, Manuel Cañas Estévez, reconoció que la operación de su recinto portuario, desde 2000, ha estado ligada con la sustentabilidad, lo cual “no sólo se ha traducido en materias medioambientales, sino también en estrategias de negocios, relacionamiento con la comunidad, el aporte que como empresa realizamos al desarrollo regional y local”.


También Talcahuano ha incorporado prácticas sustentables, las que han sido aplicadas desde “nuestra estrategia de negocios, así como en la relación ciudad-puerto y en los vínculos laborales. Muestra de ello es la certificación de la Norma ISO 14.000 desde 2003 y la medición de la huella de carbono que realizamos desde 2015”.


El compromiso con la Sustentabilidad también está presente en Portuaria TVS, compañía comprometida con el desarrollo sostenible, tanto es así que “este año presentaremos nuestro primer reporte de sostenibilidad, donde se incluirán temas como la relación con la comunidad, las acciones medioambientales, la coordinación de los eslabones de la cadena logística, entre otros temas. La sostenibilidad la definimos como un valor presente en nuestra estrategia que permea todo nuestro accionar en tres dimensiones: Económica, Social y Medio Ambiental”.


En estos ejemplos, podemos ver que la sustentabilidad es, hoy por hoy, un concepto integrado a las empresas y a sus estrategias.


Rodrigo Monsalve profundizó sobre esta realidad nacional y aseguró que el escenario que se aprecia es “alentador”, puesto que “la mayor parte de los sistemas portuarios han comprendido con el tema. Eso es una muy buena noticia, porque el desarrollo sustentable de un puerto, es una ventaja competitiva cada vez más valorada por el mercado y permite su proyección, ofreciendo además credibilidad para clientes, sean éstos operadores logísticos, exportadores, importadores o la propia comunidad”.


EN LA PRÁCTICA


La importancia de una política de sustentabilidad está en la práctica y en cómo se integra a la operación del día a día. En esta línea, el gerente general de Puerto Iquique contó que como medidas “implementamos una fuerte política de seguridad en búsqueda de la accidentabilidad cero, intensos planes de capacitación para trabajadores involucrando a sus grupos familiares, a lo que se suma la puesta en marcha de más infraestructura y servicios que beneficiarán a toda la cadena logística del terminal, como, una plaza de negocios con una ventanilla única para trámites que permite acortar los tiempos y donde se incorporaron a los servicios públicos”.


Según Eduardo González, actualmente, se desarrollan acciones importantes en este tema, como las contempladas en el APL, con plazos determinados para su ejecución. Entre ellas, se encontraría la elaboración de un programa de vigilancia de calidad del medio marino y planes de emergencia anti-derrames, implementación de buenas prácticas de dragado, mejor gestión de los residuos sólidos, minimizar contaminación generada por material particulado y gases de combustión desde y hacia el terminal portuario, reducir el consumo de energía y la tasa de accidentes laborales, promover acciones de RSE y capacitaciones a los trabajadores.


También en el tema medioambiental y con el objetivo de involucrar a la comunidad, Talcahuano tiene una alianza con la Escuela México, a través de la que “buscamos crear conciencia en los alumnos del establecimiento. El acuerdo incluye la entrega de implementos de construcción y jardín (semillas, tierra de hoja, fertilizantes, herramientas, entre otros), para instalar un invernadero para que los alumnos vivan de cerca el auto cultivo en horticultura.  Además, se realizarán talleres de temáticas medioambientales”.


Con todo, queda claro que la sustentabilidad debe ser mirada desde tres aspectos: social, económico y medioambiental. En ese contexto, Cañas aseguró que tanto su terminal como el resto de los puertos del país, cumplen un rol gravitante como plataforma de crecimiento regional, dado que impactarían directamente en la generación de empleo y oportunidades de negocios para el resto de la cadena productiva, entre ellos, transportistas, empresas prestadoras de servicios, hotelería y más.


Asimismo, el ejecutivo de Talcahuano se refirió al estado actual de la sustentabilidad en los puertos chileno y aseguró que ha habido avances en este tema, y uno de ellos es la  firma del Acuerdo de Producción Limpia (APL) que “implica la realización de un trabajo que permite avanzar juntos por un desarrollo más sustentable, en un espacio que también contribuye al intercambio de buenas prácticas y experiencias para alentar una mejora continua”.


Como vemos la industria portuaria está haciendo cosas y lo importante es que el resto de los integrantes de esta cadena también repliquen esas prácticas, lo que sin lugar a dudas, requiere replantearse temas e ir unido también a inversiones y a incorporación tecnológica.


REALIDAD MUNDIAL


Más 400 años haciendo historia lleva Holanda en el mundo marítimo. En 1616, le navío Eendracht (Concordia), comandado por el capitán de alta mar Williem Schouten avistó una remota y pequeña península en el extremo meridional del continente americano, la cual desde ese momento fue conocida como Kaap Hoorn o Cabo de Hornos, en honor a la localidad holandesa. Además de implicar un hito cartográfico, el viaje de estos intrépidos marinos holandeses abrió una ruta de navegación desde el océano Atlántico al Pacífico que desafiaba el monopolio de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Se inaugura así una nueva ruta comercial entre el continente europeo, América y el Lejano Oriente.


Hoy como ayer, las empresas holandesas siguen estableciendo estándares de clase mundial en el sector de infraestructura y logística portuaria. La historia avala el que Holanda haya sido designada como el país con mejor infraestructura portuaria del mundo, según el informe de Competitividad Global 2015-2016, elaborado por el Foro Económico Mundial.


Entre las cifras que reflejan el posicionamiento holandés y, en especial, las del puerto de Rotterdam están: Considerado el Primer Puerto de Europa con más de 466 millones de toneladas de carga procesada el 2015 y más de 12 mil hectáreas área del Puerto y más de 30 mil buques de navegación marítima visitan Rotterdam cada año.


Este terminal es considerado el Primer Complejo industrial Petroquímico de Europa. Asimismo, mueve más de 4 millones de toneladas de frutas y vegetales importados cada año y más de 7 millones de contenedores (2015) en los 27 terminales.


La importancia de este Puerto no sólo radica en los cifras de movimiento que registra, sino también en el rol que cumple como fuente de empleo, puesto que origina más de 90 mil puestos de trabajo relacionados al puerto en la Región de Rotterdam-Rijnmond.


Con un ingreso anal cercano a los 600 millones de Euros, la Autoridad del puerto es una empresa pública autónoma con dos propietarios: el Municipio de Rotterdam (70%) y el Estado holandés (30%), cuya misión es “la creación de valor económico y social mediante el trabajo conjunto con cliente y stakeholders para lograr un crecimiento sustentable en un puerto de clase mundial”.


Parte de esta política establece la mejora continua del puerto para convertirlo en el más seguro, eficiente y sustentable puerto del mundo. Creando valor para sus clientes, desarrollando cadenas logísticas, redes y clusters, tanto en Europa como en mercados emergentes en todo el orbe; todos estos parámetros están en lo que han denominado Visión Puerto 20130 o Brújula del Puerto.


Auditado por el Sistema de Análisis Ambiental de Puertos (PERS), el Puerto de Rotterdam está en proceso de convertirse en el puerto más sustentable del mundo. ¿Por qué? Entre los factores que destacan están:


• Utilización de energía eólica. Actualmente, las turbinas eólicas instaladas en el puerto producen 200 MV y se espera lleguen a los 300 MV en 2020.


• GNL para buques y camiones. El gas natural licuado (GNL) es un combustible que, entre otras ventajas, posee bajas emisiones de material particulado, azufre, óxido de nitrógeno y CO2.

• Maasvlake 2. El ambicioso proyecto lidera en el ámbito de la sustentabilidad. Esta nueva área industrial y portuaria utiliza diversas e innovadoras tecnologías que se suman a proyectos como el terminal Euromax y el innovador sistema de comunicaciones Portbase. Las empresas que se instalan en Maasvlakte 2 deben tomar en cuenta: protección de la calidad del aire, reducción de contaminación acústica, transporte más ‘limpio’ hacia el hinterland, utilización y reutilización eficiente de energía y procesamiento sustentable de desechos y productos semi-manufacturados, entre otros. Los terminales de contenedores en Maasvlakte 2 son los más modernos y avanzados del mundo en la actualidad. Funcionan en base a electricidad, desde los vehículos de conducción automatizada hasta las grúas robotizadas y pueden manejar 2,35 millones de contenedores al año. Además, en esta área se ha establecido una reserva natural de 21 hectáreas, parte del proyecto “Puerto Verde”, donde se reutilizan viejos pilares de concreto y otras construcciones costeras en desuso para albergar y desarrollar la vida natural.

  • 0 comentario
  • Visto 2900 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias