El Salmón se ha transformado en una de las cartas de presentación más prestigiosa de Chile al mundo, teniendo en cuenta que cerca del 98% de la producción es exportado y sólo el restante 2% se consume localmente. Las características del producto hacen interesante conocer más sobre su producción y su logística; la cual está marcada por distintos procesos y por la rapidez en su operación.

Si bien es una industria relativamente nueva- en comparación, por ejemplo, a la minería o la agricultura- las salmoneras han evidenciado un desarrollo explosivo que no ha estado exento de dificultades, pero también de muchos logros.


La modalidad de este negocio lo hace en ocasiones vulnerable a los embates de la naturaleza que en el último tiempo lo ha azotado con fuerza. Ejemplo, de lo anterior fue lo sucedido con las algas nocivas que golpeó a la industria durante el año 2016 que trajo consigo negativas consecuencias, dado que una gran cantidad de ejemplares en periodo de engorda en agua de mar no resistieron, generando un efecto considerable desde punto de visto económico para las empresas afectadas.


Según el informe de IndexSalmón, las exportaciones nacionales de salmón perdieron un 2,6% de participación en el mercado estadounidense con la crisis. A pesar de estas cifras, los envíos siguen liderando la participación en dicho mercado, con el 46,5% de market share, mientras Canadá posee un 26% y Noruega un 15,7. Dichos números muestran la importancia de esta industria chilena, convirtiéndose en uno de los sectores con una importante presencia en los mercados mundiales y un embajador nacional por excelencia. Ante esta realidad, y considerando la delicadeza del producto, la logística salmonera tiene características únicas, cuyo eje del proceso está en mantener la calidad y frescura del producto y responder a las diversas demandas de los exigentes mercados en los que participa.


 MG 8328Para conocer el rol de la logística en este mercado, Logistec se reunió con el Presidente de Salmón Chile, asociación que agrupa a las empresas productoras, exportadoras y proveedoras de Salmón, Felipe Sandoval. En la oportunidad, el ejecutivo reconoció que la logística es un pilar fundamental y que está presente en toda la cadena del Salmón, desde su cultivo hasta llegar al plato de un exigente consumidor en el mundo.


UNA INDUSTRIA CON SELLO EXPORTADOR


Las características del Salmón son indiscutibles. La versatilidad, el factor nutricional y la calidad de este producto, lo han posicionado como un producto estrella de las exportaciones chilenas, reconocido y apreciado en el mundo entero. Desde el 2012, la marca sectorial “Salmón de Chile”, impulsada por la entidad SalmonChile ha llevado una intensa campaña para promocionar este producto chileno en el mundo; acción que no cabe duda ha tenido efectos y que hoy posiciona al Salmón como una de las principales cartas de presentación del país.


Sin embargo, la importancia de esta industria no sólo está a nivel de exportación, sino también en el aporte que realiza a las economías locales. “El Salmón hoy genera cerca de 70 mil empleos en total, 35 mil de ellos directo”, comentó Sandoval. Pero las cifras que demuestran su poderío como industria no paran. El salmón, con sus diferentes tipos (Salmón del Atlántico, Salmón Coho y Trucha Salmonera) configuran el 6% de las exportaciones del país, el 84% de las exportaciones de productos del mar y constituyen el 36% de las exportaciones de alimentos.


“Somos la primera actividad de la zona sur-austral y la tercera industria exportadora del país, después de la minería y la fruta. Actualmente, el 98% de la producción se exporta y sólo el 2% es de consumo nacional, lo que confirma el caracteres exportador de esta industria”, recalcó el ejecutivo. La industria salmonera chilena produce el 36% del salmón que se consume en el mundo, lo que se traduce en 10 millones de porciones diarias. “Chile es el segundo exportador del mundo, luego de Noruega y llegamos a 75 mercados. Somos un embajador del país en el mundo”, enfatizó el presidente de SalmonChile.


No obstante, el 2016 fue un año de dulce y agras para el sector salmonero. En términos comerciales fue definido como un año positivo con cerca de 3.800 millones de dólares en exportación y alrededor de 700 mil toneladas de cosecha. Sin embargo, en lo operativo, la industria se vio fuertemente azotada por los efectos de las algas, la marea roja y movimientos sociales que obligaron ejecutar planes para contrarrestar los efectos y disminuir el impacto.


¡EN 48 HORAS EN TU PLATO!


Estados Unidos, Japón, Brasil y Rusia figuran, en ese orden de importancia, como los mercados con mayor relevancia, dentro los 75 países a los que las empresas chilenas exportan Salmón. Este abanico de mercados obliga a la industria salmonera a adquirir un nivel de expertise y calidad único, dado las exigencias de estos países. Por lo anterior, el sector se ha especializado y para eso el trabajo mancomunado con proveedores de servicios capacitados y con la conciencia del valor que tiene lo que hacen -dentro de una operación marcada por una decena de etapas desde la producción, cosecha y finalmente la exportación- es fundamental.


“La nuestra es una industria que tiene aproximadamente 35 años de funcionamiento. A pesar de no ser tan longeva como otras, tenemos un nivel de especialización alto y los proveedores de servicios van también en esa línea para responder a las necesidades de nuestra industria y de nuestros clientes”, dijo Felipe Sandoval. Lo estratégico y cuidadoso con cada uno de los procesos que componen esta operación hace necesario contar con proveedores altamente capacitados. Sin embargo, según Sandoval, el principal problema es que “muchos no tienen conciencia de la totalidad del proceso, deben entender que son parte importante de algo que finalmente se pone sobre la mesa y eso nos obliga a trabajar con los más altos estándares de calidad e inocuidad”, donde la cadena de frio cobra un rol preponderante.


oscar salazarA lo anterior, se suma el rol que hoy cumplen aspectos operativos como las etiquetas, especificaciones del productos y el tipo de productos que también son determinados por cada mercado; “todos requieren algo distinto y eso es muchas veces lo más complicado de resolver; pero es ahí donde la industria de proveedores es determinante para ayudar a agilizar cada uno de estos procesos”.


Otro aspecto determinante es mantener la calidad del producto, en especial, su frescura, lo que ha obligado a la industria a optimizar sus procesos al máximo. Llegando a la destacada cifra de “48 horas desde la producción del salmón a una mesa en Estados Unidos”. ¿Cómo cumplir con este compromiso de entrega? En esta línea, el transporte aéreo se ha transformado en el mejor aliado de la industria. Dependiendo el país de destino se escoge el medio de transporte adecuado. A Estados Unidos el transporte aéreo es fundamental para cumplir con la promesa de compra de las 48 horas en el lugar de destino.


“A EE.UU. se transporta por aire, ya que cumplimos con que en 48 horas, desde el agua, estará el salmón en la mesa de las principales ciudades de Estados Unidos y eso se ha transformado en uno de los pilares del valor del salmón chileno en ese país. En Japón el producto es muy demandado. Coho o salmón del pacífico, es un producto que se produce casi especialmente para el mercado asiático”, añadió el ejecutivo del sector.


Por otra parte, mercados como el brasilero es abastecido mediante el transporte terrestre. En esta línea, cabe destacar que el mercado brasilero se ha transformado en un pilar del crecimiento para la industria chilena del Salmón, transformándose en el segundo destino de importancia, por sobre Japón. A este respecto, Sandoval reconoce que “Brasil ha tenido un crecimiento muy interesante en el último tiempo, donde gran parte de los productos llegan vía terrestre. Una de las razones de este boom en el consumo del salmón es “el crecimiento de la clase media emergente y la importante colonia asiática presente en el gigante carioca”, comentó Sandoval.


EL ROL DE LOS PROVEEDORES LOGÍSTICOS


Lograr que las cosas lleguen al lugar de destino de la mejor forma y en el tiempo adecuado es una de las premisas de la operación logística. En esta industria eso cobra real valor, considerando que el Salmón es un producto perecible. La producción salmonera está compuesta por distintas etapa, que a grandes rasgos, Sandoval califica como: procesos en un Centro de agua dulce (donde están los peses más chicos), centro en el mar, planta de procesos y luego procesos de exportaciones.


No obstante, lo más importante es la cadena de abastecimiento que acompaña cada uno de estos procesos y que define en parte la dificultad de esta industria. En esta línea, Sandoval sostuvo que “este negocio requiere procesos muy exhaustivos, ya que tratamos con seres vivos. Por lo tanto existe un serio compromiso, desde la Logística de Abastecimiento, que incorpora la recepción de alimentos, medicamentos, equipamientos y materiales, hasta las operaciones de desecho, acopió, movimiento de peces de una etapa a otra; hasta llegar a la planta de producción donde serán procesados, almacenados (congelados) y despachados para su posterior exportación, ya sea por modalidad aérea o terrestre”.


En esta lógica, cabe destacar que gran parte de la logística presente en las distintas etapas es tercerizada y para eso se requiere una especialización adecuada. Sólo así es posible cumplir con los estándares de este tipo de operación, en especial, considerando las estrictas normas que se exigen a nivel sanitario, no sólo en Chile sino también en el extranjero. El bajo consumo de este producto en el mercado chileno se explica, en cierta forma, por el alto costo que tiene el salmón. Si bien, sean creado campañas comunicacionales enfocadas en resaltar los beneficios de este producto, una de las razones que explicarían su costo son los múltiples procesos que tiene, donde la mitad del costo corresponde al item de Alimentos.


“El valor del kilo de filete de salmón es alto porque hay un estándar a nivel internacional y que cumplirlo tiene un costo, el cual finalmente se refleja en el kilo de filete de salmón en el mercado”, expresó Sandoval., quien agregó que “competimos por costos. Eso es lo que debe bajar para hacer más competitivo el mercado y eso se explica, en cierta forma, porque Chile no es un país salmonero aún, a pesar de estar fuertemente presente en tres regiones del país”.


Una de las mayores dificultades del punto de vista operación –y que entrega incertidumbre a la industria- es el medio en el que opera: un medio compartido como es el Mar. “Este es un negocio en el que al tomar la decisión de invertir (peces) el resultado de eso lo ves dos años después; tiempo en el cual puede suceder cualquier cosa, debido a la red de procesos que tiene. Estas características hacen que el negocio sea riesgoso”.


Las distintas etapas que componen esta industria hacen que la logística de abastecimiento y de salida sea fundamental y que se requiera además de un nivel de calidad y expertise operacional únicas, cuyo sello está en la inocuidad y el cuidado del producto. En esta línea, un llamado a innovar en la operación logística del Salmón, como una forma de optimizar los procesos y reducir costos, realizó Óscar Salazar, Gerente de Pricing de la División Aérea de Andes Logistics, agencia de transporte internacional de carga que realiza más del 60% de la exportación (marítima) y tercero en movimiento aéreo del salmón congelado.


“Somos parte de esta cadena y de eso tenemos conciencia. La logística lo que hace enlazar la producción con el mercado y por eso nuestra tarea como actores es hacer las cosas de la mejor forma para que le haga sentido a la industria”. El sector ha pasado por momentos complejos por lo cual temas como ‘costos’ es de real importancia para el rubro. Es ahí, donde la tarea de los actores logísticos es demostrar que cada proceso tiene su ventaja y beneficio en función de la calidad del producto.


Una diferencia a destacar de la operación de la industria salmonera -que es la principal en Chile en términos de perecedero- es que produce en un periodo completo (enero a diciembre) con volúmenes estables, a diferencia de la fruta o la semilla que tiene ciertos periodos.


Gracias a su participación en esta industria, Oscar Salazar, realizó un análisis sobre lo que –a su juicio- necesita la industria, oportunidad en que destacó que la clave de todo está en la inversión en mejorar los procesos. “Al ver como se mueve la carga desde el sur al aeropuerto y desde ahí a los mercados extranjeros podemos asegurar que en algunos aspectos nos quedamos en el pasado”, afirmó el ejecutivo.


A reglón seguido, reconoció que sí bien se han realizado inversiones en otros aspectos como el bodegaje o la mantención de la cadena de frio, por ejemplo; todas acciones que tienen como finalidad que la cadena logística del Salmón vaya mejorando; “hemos detectado que la carga que sale del sur, una vez finalizada la faena en las plantas, asume un proceso que no le aporta –a mi juicio- al producto. La carga de camiones, por ejemplo, proceso que muchos actores hacen de forma manual”, advirtió.


En esta línea, el gerente de Pricing de la División Aérea de Andes Logistics añadió que “las cargas se mueven de forma incorrecta, lo que muchas veces genera deterioro en las cajas o en el envoltorio. El producto se traslada a Santiago, donde nuevamente es cargado de forma manual. En definitiva, falta innovación en este tema, porque se producen mermas, daños, robos, perdidas de cadena de frio; todos gastos que se suman finalmente al costo del producto por no tener una logística ad hoc para el mundo del Salmón”.


Considerando lo anterior, Andes Logistics incorporó a su operación un innovador sistema de pallets ultra livianos que disminuyen considerablemente la manipulación y merma de los salmones en su traslado, reduciendo la cantidad de horas que tarda actualmente la carga y descarga. Dicho proceso, hasta ahora, tarda entre cuatro y seis horas, sin embargo, al eliminar las cajas en que se trasporta el salmón y reemplazarlas por estos pallets, se podría reducir y asegurar a su vez que la carga llegue en iguales condiciones de las que salió de la planta salmonera, evitando –según Salazar- reclamos por pérdida y contaminación del producto, que sumarían aproximadamente US$3 millones anuales.


“Con esto logramos que la carga no se deteriore, el producto sufre menos daños, ya que no se mueve manualmente por unidad sino como carga. Este es un costo que le hace sentido a la industria con la reducción de tiempo de los procesos”. A juicio del ejecutivo, la industria salmonera ha tenido foco en otras áreas relacionada a la producción, dejando de lado la logística, pero hoy es el momento de mirar los procesos”, más aún cuando la industria se consolida como uno de los sectores más importantes de Chile.

Modificado por última vez en Martes, 16 Mayo 2017
  • 0 comentario
  • Visto 4056 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias