Cash--Carry-Food-Warehouse

Impulsados por las nuevas regulaciones del FDA, los transportistas examinan los procedimientos de seguridad para la distribución y el transporte de alimentos.

 

"Tenemos que mirar el sistema alimentario en su conjunto, ser claros sobre la responsabilidad de la seguridad de los alimentos considerando todos los participantes, y fortalecer la responsabilidad de prevención a lo largo de todo el sistema alimentario Ð nacional e internacional." Esta es la declaración de la Dra. Margaret A. Hamburg, comisionado de alimentos y medicamentos, ejecutado el día anterior a que el presidente Barack Obama firmara la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (FSMA- Food Safety Modernization Act) del FDA (Food and Drug Administration). La Dra. Hamburg se refería a la cadena completa de suministro de alimentos, incluidas las nuevas normas para el transporte de éste.

 

La ley FSMA tuvo un viaje difícil a través del Congreso de los EE.UU., pero ahora que ya ha pasado, establece un mandato para el FDA de exigir un servicio integral, comprensivo y basado en controles de prevención a través de toda la cadena alimentaria. Estos controles cubren seguridad en la producción y cosecha, en las instalaciones utilizadas para almacenar y procesar los alimentos, y en el sistema de transporte que se encarga de los productos a lo largo de la cadena de suministro.

 

Para los transportistas de alimentos, el cumplimiento con la FSMA significa más inspecciones, registros y pruebas. También se da al FDA mayor autoridad para actuar Ð incluyendo la emisión de retiros obligatorios si una empresa no responde a una solicitud de retiro voluntario.

 

Antes que la nueva ley diera autoridad al FDA para exigir el retiro, las compañías de alimentos por lo general retiraban mucho más productos que solo el que realmente se vio afectado, o incluso ante la sospecha, en un esfuerzo por garantizar la seguridad, señala Jon Eisen, Vicepresidente Senior de relaciones gubernamentales de International Food Distributors Association (IFDA), una organización comercial para distribuidores de servicios de alimentos atendiendo las operaciones dentro de los Estados Unidos, Canadá y otros países.

 

En recientes brotes de enfermedades producidas por alimentos contaminados, la determinación de la fuente de contaminación ha sido difícil, dice Eisen. En un caso, por ejemplo, los tomates fueron retirados del mercado, pero las autoridades determinaron más tarde que los tomates no habían causado el brote.

 

Safety-Grapes

 

Otros desafíos impiden determinar la causa de un brote de enfermedades transmitidas por alimentos. Por ejemplo, incluso si el FDA conoce el origen de los alimentos contaminados, el problema podría haber ocurrido en un campo que ya ha sido cosechado. Y un comunicado general de retiro podría causar a los consumidores evitar todos los productos de ese tipo Ð es decir, no comprar las espinacas de un determinado cultivo que se sospecha pueda ser la fuente de un brote.

 

En respuesta a un aviso de una propuesta reguladora de la Ley de Transporte Sanitario de Alimentos (SFTA - Sanitary Food Transportation Act), puntualiza que "los distribuidores de alimentos han sido primordialmente regulados por las actuales nomas de Buenas Prácticas de Manufactura (GMP- Good Manufacturing Practices) contenidas en el Título 21 del Código de Regulaciones Federales."

 

Durante una revisión de las normas GMP, se hizo una disposición específica para el almacenamiento y la distribución: "El Almacenamiento y Transporte de un producto terminado deberá ser en condiciones que protejan los alimentos contra las propiedades físicas, químicas y la contaminación microbiana, así como del deterioro de los alimentos y del contenedor", notas IFDA.

Sin embargo, el SFTA requiere que el Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS- Health and Human Services) "dicte normas que establezcan las prácticas sanitarias de transporte a seguir por los transportistas, vehículo motorizado o transporte ferroviario, receptores, y otros involucrados en el transporte de alimentos."

 

Ese lenguaje barre a grandes rasgos no sólo a los distribuidores de alimentos representados por el IFDA, sino también a cualquier transportador, consignatario, transportista, almacén, o a terceros proveedores de logística. Enclavado profundamente en la historia del SFTA es el hecho de que el Departamento de Transporte de EE.UU. (DOT- Department of Transportation) se le asignó originalmente la tarea de inspeccionar la seguridad de los alimentos durante el transporte. Debido a que la inspección de alimentos cayó fuera de la experiencia del Departamento de Transporte (DOT), es que la responsabilidad se trasladó finalmente al FDA, que tenía el problema contrario.

 

A pesar de que poseía el conocimiento y los mecanismos para inspeccionar la seguridad alimentaria en terreno y en las instalaciones, el FDA no tenía experiencia con el transporte. Como resultado de ello, poco ha ocurrido en el transporte de alimentos, además de la propia industria que proporciona un mejor control y visibilidad. Y ahora, el HHS, la agencia por sobre el FDA, está siendo dirigida para desarrollar prácticas de seguridad para el transporte y distribución de los alimentos

 

IFDA ha expresado acerca del rigor que la industria alimentaria ya está aplicando a estas funciones. "La evolución de la reglamentación adicional en esta área debe abstenerse de un lenguaje prescriptivo demasiado normativo, lo cual sería inadecuado, debido a un exceso de amplitud y a la inclusión", advirtió en los comentarios sobre el SFTA.

 

"Muchos de los procedimientos empleados por los distribuidores de servicios de alimentos están bajo mandato acorde a las especificaciones del cliente", dice el IFDA. "Por ejemplo, si uno o más clientes exigen que los productos congelados sean transportados a no más de -10°F, y los productos perecederos frescos sean transportados a no más de 38°F, los distribuidores del servicio de alimentos ajustarán sus prácticas para cumplir con estos requisitos."

Además describe cómo las mejores prácticas regulan la industria, IFDA dice, "los operadores de servicios de alimentos sofisticados presentarán a los distribuidores sistemas exhaustivos de almacenamiento del producto y especificaciones de entrega, así como pueden exigir sus propias auditorías o de terceros." En este punto, el esfuerzo no es para evitar la regla Ð  la FSMA Ley de Modernización de Seguridad Alimentaria ya es ley. La intención es de aunar esfuerzos de colaboración de los sectores público y privado para garantizar la seguridad, evitando requisitos demasiado restrictivos.

En cuanto al aumento de inspecciones del FDA, "La inspección sobre el estado y funcionamiento de los remolques de salida es parte de cualquier programa de sanidad maestro," señala el IFDA. "Las razones para esto son simples: el mantenimiento de la cadena de frío es un elemento esencial para garantizar no sólo el cumplimiento de las GMP Buenas Prácticas de Manufactura bajo 21° C.F.R. ¤ 110.93, sino también para la calidad del producto y la contención de los costos.

"El principio esencial es que un distribuidor de servicios de alimentos no aceptará un producto fuera de la especificación de entrada, y no se enviará el producto de salida si el transporte no está operando de acuerdo con las especificaciones del cliente", añade el grupo comercial

 

UNO HACIA ARRIBA OTRO HACIA ABAJO

La trazabilidad es el problema más difícil que pueda resultar producto del mandato de las normas del transporte sanitario. Doug Sibila, Corporate Executive Officer de Peoples Services Inc. y miembro del tercer grupo industrial asociado International Warehouse Logistics Association (IWLA) del Comité de Asuntos Gubernamentales, dice IWLA que ha estado a cargo en forma adelantada del tema de la trazabilidad y los requisitos de retiro

 

Sobre el tema del retiro, dice, el gobierno inicialmente quería que nadie que hubiera tocado un producto fuera responsable del retiro, si algo estaba mal. La tercera industria asociada ha sostenido que no posee los bienes bajo su cuidado. Sino, en condición de comodato (una de las partes da la propiedad a un tercero para su custodia) se da cuando la posesión o control, pero no la propiedad, del producto es transferido. La condición de comodato cesa cuando el objetivo acordado para el comodato se ha completado y los productos son devueltos al fiador o eliminados de acuerdo con las instrucciones del fiador.

 

Para un almacén de alimentos, el comodato existe para el almacenamiento de las mercancías, y, esencialmente, termina cuando el propietario de los bienes los dirige para entregarlos a un cliente. Hasta ahí nos queda claro y puede mantener a la tercera parte fuera de la obligación de retirar, con la excepción, de si actúa en la dirección de su cliente para recoger, almacenar o transportar los alimentos retirados.

 

Pero como los organismos gubernamentales buscan una mejor visibilidad y trazabilidad de los alimentos adulterados, las leyes actuales limitan hasta dónde puede exigir la trazabilidad. Y a eso se refiere uno hacia arriba y otro hacia abajo de la cadena de suministro, bajo la ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (FD & C- Food, Drug & Cosmetics Act).

 

La FDA lo explica así: "Las personas que están obligadas a presentar un registro de la instalación bajo la Ley FD & C es el propietario, operador o agente a cargo de una instalación nacional o extranjera dedicada a la fabricación, procesamiento, empaque, o alimentos para consumo dentro de los Estados Unidos.

 

Esto impone un requisito de notificación a las "partes responsables" bajo el Registro de Productos Agroalimentarios (Reportable Food Registry) en los casos en que exista "una probabilidad razonable de que el uso de, o la exposición a, de tal artículo de comida [adulterado] provocará graves consecuencias perjudiciales para la salud o la muerte de seres humanos o animales”.

 

Además de informar la situación en el FDA, la parte responsable también notifica a las fuentes inmediatas anteriores y/o receptores posteriores inmediatos del producto alimenticio. Cada nivel de "la parte responsable" que reciba dicha notificación, a su vez, debe informar y notificar en los mismos términos, llevando el proceso completamente hacia arriba y hacia abajo de la cadena de suministro.

 

En la actualidad, fuentes de la industria creen que el requerimiento uno hacia arriba, uno hacia abajo de la Ley FD & C también regula la SFTA Ley de Alimentos de Transporte Sanitario.

 

En el esquema actual de notificación, la parte responsable puede ser llamado para comunicar un problema que se sospecha a múltiples fuentes y/o varios destinatarios Ð especialmente en el caso de cargas de productos mezclados.

 

Cuán lejos podrían llegar las normas sanitarias de transporte es difícil de decir. Una instalación receptora que reciba un producto con moho o mal olor es probable que rechace la carga y notifique a su proveedor, y posiblemente al transportista, para iniciar un reclamo. ¿Constituye eso un alimento que debe ser reportado bajo las directrices de la FDA?

 

¿Si una carga llega que debe ser refrigerada a 38°C, pero el remolque no se siente frío cuando el trabajador portuario entra, es suficiente como para requerir la presentación de informes y notificaciones conforme a la aún por ser determinada norma sanitaria de transporte?
En ambos casos, el problema podría limitarse a solo una carga, y la situación pasa a estar controlada cuando el alimento sospechoso se elimina de la cadena alimentaria. Una notificación hacia arriba ayuda a identificar si el problema se extiende a la totalidad del lote de envíos múltiples o solamente a la carga de un solo remolque. Y, con el uso de la tecnología que se exige actualmente para vehículos comerciales, esa determinación se puede hacer rápidamente.

 

Los mismos registradores que están a bordo y que registran los ciclos de deberes de los vehículos pueden también añadir la recolección de datos de los sensores de control de temperatura de la carga. Cuando un problema visible se detecta en el área de recepción, esos registros pueden ser consultados para determinar si el total de la carga fue sometida a rangos de temperaturas peligrosas durante períodos de tiempo prolongados.

 

La situación cambia un poco si no hay ninguna señal visible para examinar la carga más de cerca. Si la operación de la unidad de refrigeración fue interrumpida, pero está actuando cuando la carga se entrega, aparentemente podría ser un problema. Esa información proviene de los registros de datos contenidos en el registrador a bordo, y sólo se puede llegar a ser visible cuando la compañía recupera los datos.

 

Si las reglas de transporte sanitario de alimentos son similares a las ya existentes para la seguridad alimentaria, la compañía transportadora se convierte en la "parte responsable" y debe notificar uno hacia arriba y otro hacia abajo dentro de la cadena de suministro del posible problema.

 

La industria alimentaria ha instado al FDA para no crear reglas excesivamente restrictivas o redundantes, ya que cumple con los requisitos estatutarios para desarrollar las normas de seguridad. El desarrollo paralelo de la seguridad del conductor y el cumplimiento, las mejores prácticas de la industria, y la necesidad económica de mejorar la productividad y reducir los residuos se han unido para ofrecer una solución casi completa para la seguridad alimentaria, justo cuando el organismo regulador responsable está en la búsqueda de respuestas.

 

Por Perry A. Trunick

Modificado por última vez en Martes, 13 Marzo 2012
  • 0 comentario
  • Visto 17461 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias