El desarrollo de tecnologías de iluminación implica varios beneficios, entre ellos, mejor calidad de luz, ahorro por mayor durabilidad de los equipos, ahorro en consumo eléctrico, reducción de emisiones de CO2 por menor consumo y generación de argumentos medioambientales para posicionar a las compañías en la ruta de la sustentabilidad al reducir la huella ecológica de sus operaciones.

 

En 1987, la Comisión de Medio Ambiente de la ONU definió el concepto de desarrollo sustentable como "aquel que satisface las necesidades actuales sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades". Ya en ese entonces, se ponía de manifiesto el conflicto entre las diferentes actividades productivas y el cuidado del medio ambiente, problemática que desde entonces ha sido abordada en diferentes escenarios, entre ellos el de la seguridad.

 

Teniendo en cuenta la relación seguridad/medioambiente, el desafío para los profesionales relacionados a estas áreas ha consistido en desarrollar modelos de gestión específicos que incluyan, como requerimientos complementarios, el uso de tecnologías acordes con el cumplimiento de las normativas de seguridad, poniendo énfasis en la sustentabilidad.

 

Es en este escenario que aparece un actor de riesgo en seguridad no muy reconocido, pero importante a la hora de desempeñar cualquier actividad productiva y, aunque no es tan relevante en la opinión pública, si encuentra regulación en nuestra legislación (D.S. 594 (Sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas en los lugares de trabajo), D.S. 977 (Sobre condiciones básicas en la producción de alimentos), la norma eléctrica NCH Elec. 4/2003, entre otras), hablamos de la iluminación. En este contexto, Marcelo López Sobera, encargado de Proyectos de Eficiencia Energética de Energía LED Limitada “contar con una correcta iluminación de los espacios es de suma importancia para algunos lugares, donde una iluminación adecuada se transforma en un elemento a considerar al momento de diseñar los índices de seguridad”.

 

Con cada vez más requerimientos en torno a la sustentabilidad, la iluminación – en el sector empresarial - ha tenido avances significativos en tecnología con equipos más eficientes en la relación entre consumo eléctrico, desempeño lumínico, presencia de elementos tóxicos (mercurio) y vida útil, “impactando positivamente de modo transversal en las empresas; en las operaciones y en el desarrollo estratégico de éstas”, destacó Miguel Iglesias, Analista en Tecnologías de Iluminación, en su documento Eficiencia Energética en Iluminación: Hacia el cumplimiento de normas de seguridad de manera sustentable.

 

Según lo dicho por Iglesias, el desarrollo de tecnologías se traduce en una “mejor calidad de luz, ahorro por mayor durabilidad de los equipos, ahorro en consumo eléctrico, reducción de emisiones de CO2 por menor consumo y generación de argumentos medioambientales para posicionar a las compañías en la ruta de la sustentabilidad al reducir la huella ecológica de sus operaciones”.

 

Teniendo en cuenta lo expresado por el analista es importante establecer las características que deben poseer las nuevas tecnologías de iluminación para definirse como amigables con el medioambiente o 'sustentables', entre las cuales se encuentran:

 

Duración: La tecnología debe aportar una mayor expectativa de vida a la de las actuales (50 mil horas). Robustez: Deben ser capaces de responder de forma eficiente al ser sometidos a una alta tensión. Resistentes a vibraciones. Seguridad: La duración y la degradación progresiva de estas tecnologías es vital para entregar calidad y seguridad a los usuarios. Calidad de Luz: La luz entregada debe permitir una mejor reproducción cromática. Colores intensos y claramente diferenciados. La calidad de la luz afecta a la percepción que tenemos de cantidad de luz, de seguridad y de comodidad. Desarrollo Sostenible: Estas tecnologías deben reducir drásticamente el consumo eléctrico, de un 50 a un 80%, reducción en las emisiones de CO2, ausencia de contaminantes como el mercurio, habitual en las luminarias de alta presión y en las de bajo consumo. Sin emisión de infrarrojos y ultravioletas. Larga vida y mínima reposición y consumo de recursos. Ahorro: El ahorro económico es la más conocida ventaja de estas tecnologías. La suma total, al corto y largo plazo debe ser positiva para el usuario.

 

Ahora bien, ¿cómo se traducen estos beneficios al ámbito de la seguridad? O más importante aún, ¿cuáles son las normativas que estas tecnologías de iluminación deben cumplir para ser un aporte en este ámbito?

 

NORMATIVA LUMÍNICA

 

Teniendo en cuenta las interrogantes planteadas es importante señalar que aunque existan amplias opciones de tecnología, sabemos que en un país normado la implementación de éstas debe cumplir los estándares establecidos. Por ello, para hacer un buen uso y una buena inversión en torno a este tipo de avances tecnológicos, los usuarios deben entender los requerimientos de seguridad e higiene laboral vigentes en este ámbito. Respecto a las normas con directa incidencia en este ámbito, nos encontramos con los siguientes:

 

  1. D.S. 594 en su Título I, Párrafo IV, Artículo 34 expone: “Todo el establecimiento deberá tener una iluminación natural o artificial adecuada, que no deberá alterar los colores y que permita la apropiada manipulación y control de los alimentos”. Según el texto legal, se especifican diferentes medidas de LUX, para cada lugar o faena. En esta línea, cabe señalar que la medida LUX se refiere a la cantidad de luz que llega a una superficie. De esto podemos concluir que se solicita una mínima cantidad de luz dependiendo de la actividad que se realiza. (Ver cuadro 1)

  2. D.S. 977 en su Título I, Párrafo IV, Artículo 34 menciona al igual que el 594 requerimientos mínimos de luminosidad, pero específicos para la producción de alimentos: “Todo el establecimiento deberá tener una iluminación natural o artificial adecuada, que no deberá alterar los colores, y que permita la apropiada manipulación y control de los alimentos”. (Ver cuadro 2)

  3. La norma Nch 4/2003 de instalaciones eléctricas menciona requerimientos específicos de desempeño lumínico en su tabla N° 11.24 de iluminancias mínimas para locales comerciales e industriales. (Ver cuadro 3).

 

Ya expuesto lo que indican las normativas, podemos ver que son múltiples los requerimientos para el desempeño lumínico y que impactan a todos los sectores, siempre orientándose a un desempeño en iluminación que brinde las condiciones para el correcto desarrollo de la operación y que al mismo tiempo minimice el riesgo de accidentes para las seguridad de colaboradores y usuarios en el caso de actividades de servicio.

 

Ahora bien, en torno a la oferta de tecnologías de iluminación sustentables, el mercado chileno posee distintas alternativas, entre las cuales destacan los sistemas LED (Light Emitting Diode o diodo emisor de luz) y LVD o Lámparas de Inducción Electromagnética Externa. Para conocer más sobre estas tecnologías, nos contactamos con Energía LED Limitada y Enersol, empresas de amplia experiencia en el rubro, las cuales detallaron los beneficios de sus respectivos productos.

 

LED: EFICIENCIA Y MEDIOAMBIENTE.

 

Considerada la luz del futuro, la tecnología LED (Light Emitting Diode o diodo emisor de luz) es catalogada como la nueva generación en iluminación. Esta tecnología se nos ha hecho familiar a través de las pantallas o televisores LED; sin embargo, esta nueva herramienta se ha ido posicionando en todo los rubros relacionados con la iluminación, gracias a sus múltiples ventajas, entre las que destacan su larga duración, su eficiencia y ahorro, su seguridad y su calidad de luz.

 

Para el Ejecutivo de Energía LED, esta tecnología se puede entender como “la nueva generación de equipos de iluminación que reemplazará en el corto plazo a la iluminación tradicional”. A este respecto, López señaló que “actualmente tenemos equipos de iluminación LED que igualan a cualquier luminaria tradicional desde un 50% hasta un 80% de ahorro en consumo eléctrico, dependiendo de qué luminarias queremos reemplazar o igualar, por ejemplo, podemos reemplazar una luminaria pública de sodio de 250 watts tradicional, por una luminaria pública de LED que consuma 120 watts, también campanas industriales de 100 watts de consumo, para reemplazar una campana industrial de 250 watts de haluro o sodio”.

 

Conjuntamente López señaló que este tipo de iluminación permite crear espacios más verdes y en armonía con el medio ambiente, por lo tanto, “para las nuevas construcciones es imprescindible incorporar este tipo de iluminación desde sus inicios, ya que, debido al bajo consumo que tiene se hace 100% compatible con sistemas solares fotovoltaicos, lo que permite tener construcciones autónomas, ecológicas y eficientes”.

 

A juicio del ejecutivo, una de las características más destacable de esta tecnología es que su iluminación es en forma de cono de luz, lo que permite crear espacios arquitectónicos bastantes confortables y para todos los gustos. Además, se debe considerar que los LED pueden emitir en todos los colores de la rosa cromática lo que es un beneficio en el diseño para los arquitectos.

 

En torno a sus aplicaciones en seguridad, López expresó que “la iluminación LED tiene múltiples aplicaciones, por ejemplo, los focos proyectores de área que pueden ser usados para exteriores o focos autónomos, que pueden usarse en la minería, ya que son recargables y usan baterías con una larga duración de encendido. Por otra parte, para los hospitales tenemos soluciones solares fotovoltaicas para ser aplicadas en ciertas zonas dentro del recinto, en caso de cortes de luz. Además, existen focos antiexplosivos para zonas de riesgo, como almacenamiento de gas butano o bien fabricas químicas”, destacó el profesional.

 

Respecto de la dinámica precio-calidad, el ejecutivo de Energía LED expresó que “cuando optas por esta tecnología el ahorro energético que produce se traduce finalmente en ahorro en dinero, puesto que puedes recuperar la inversión en un plazo no mayor de 2 a 3 años y, luego de eso es sólo ahorro que puede ser reinvertido en lo que el usuario estime conveniente”.

 

TECNOLOGÍA DE LVD

 

Basada en conocidos principios, la tecnología de Lámpara de Inducción Electromagnética Externa (LVD), genera luz por la descarga de gas Argón mediante un simple magnetismo. Las bobinas ubicadas en los extremos de la lámpara que consisten en Anillos de Ferrita con una bobina de alambre, crean un campo electromagnético alrededor del tubo de vidrio que contiene al gas Argón, usando la alta frecuencia que es generada por el Ballast Electrónico.

 

Esta tecnología, es una de las llamadas ‘sustentables’, es decir, amigables con el medio ambiente, escalable y rentable al mediano y largo plazo. En torno a las bondades que promete la energía de inducción electromagnética, Klaus Karque, Gerente General de Enersol, empresa con más de 20 años de experiencia en el área de iluminación, señaló que “la eficiencia de esta tecnología es muy alta y de larga vida útil, hablamos de 100 mil horas”.

 

Para el ejecutivo, entre las ventajas de incorporar estos sistemas de iluminación se encuentra el ahorro “que en muchos casos alcanza sobre el 50%, comparándola con tecnologías convencionales como alógenos o fluorescentes”.

 

En torno a la seguridad ambiental, Karque destacó que “al trabajar en alta frecuencia este tipo de iluminación permite que la luz, a la vista del ojo humano, deje de parpadear, es decir, es una luz pareja. Con ello, los ambientes de trabajo son muchísimo más confortables y desde luego seguros. Además está todo lo relacionado con definición de formas y colores, esencial para la industria de alimentos, lo que permite un muy buen índice de reproducción cromático, definiendo los colores en sus tonalidades originales”.

 

En torno a la confortabilidad de estos sistemas, el Gerente destacó que esta tecnología permite un encendido y reencendido instantáneo. “Si comparamos nuestra tecnología con las llamadas lámparas de descarga, muy usadas en el alumbrado público, podemos darnos cuenta que esa luz, al apagarse requiere más tiempo para alcanzar su potencial de iluminación, hay que esperar de dos a tres minutos a que se caliente para que recién se ilumine y cuando ocurre un corte de luz, hay que esperar mucho más. En cambio, nuestra tecnología de inducción magnética funciona en forma instantánea”.

 

En torno a los requerimientos de la normativa actual, Karque recalcó que “todas las tecnologías de iluminación se manejan en rangos de tonalidades de luz y la nuestra parte de los 2700 kelbes luz tendiente al amarillo (ampolletas de ahorro) hasta llegar a los 6500 que es una luz azulada. Lo que se recomienda (normativa) y con lo que trabajamos como recomendación al cliente son los 5000 grados kelbes que además es el estándar de esta tecnología y con la cual se obtienen los mejores resultados en torno a la reproducción cromática, de forma, etc.”. A este respecto, agregó Karque, “en general, lo que nosotros recomendamos a nuestros clientes es ceñirse a los estándares de la Asociación Chilena de Seguridad que son bastante claros”.

 

La degradación luminosa es otra característica que hace de esta tecnología un aporte a los espacios de trabajo, ya que “cuando visitamos instalaciones industriales nos encontramos con galpones que están bastante apagados, tenues y eso ocurre porque cuando se calculan las iluminaciones de estos, las tecnologías usadas tienen una degradación lumínica tremendamente acentuada. Esto ocurre porque los usuarios se enfocan en el dispositivo que está nuevo pero a los 6 meses eso cambia radicalmente y la iluminación baja a menos del 50% de lo que tenía. Ese tipo de fenómenos están muy bien logrados con tecnologías como la nuestra, ya que la degradación lumínica es muy baja, recién a las 80 mil horas ésta se empieza a degradar un 15%, por lo tanto, en términos prácticos, lo que el usuario ve es un ahorro porque no debe estar pensando en cambiar o reevaluar su sistema de iluminación”.

 

Ahora bien, en lo específico, las principales ventajas de la tecnología de LVD lámpara de Inducción Electromagnética externa se pueden resumir en:

 

1. Ahorro de energía desde un 40 % a un 80 % (dependiendo de la tecnología preexistente), manteniendo o mejorando la iluminación primitiva. 2. Vida útil por sobre las 100 mil horas (más de 20 años usándola 13 horas diarias los 365 días del año). 3. A diferencia de las tecnologías tradicionales (haluro y sodio) tiene muy baja degradación lumínica. 4. Excelente índice de reproducción cromático (CRI>80), lo cual incrementa la seguridad debido a la mejor percepción de los colores. 5. No existe efecto estroboscópico para el ojo humano. Esto produce un descanso visual muy considerable, constituyéndose en una luz ideal para trabajar. 6. Bajo deslumbramiento al mirarla directamente. 7. Tiene una temperatura de color que puede configurarse específicamente entre 2.700 Kelvin a 6.500 Kelvin (luz cálida a luz muy fría). 8. Mayor porcentaje de luz visible, la proporción del espectro visible es de 3,5 a 8 veces más que las fuentes de luz tradicionales. 9. Genera baja temperatura, reduce costos de aire acondicionado (iluminación interior) y aumenta la vida útil de las carcasas.

 

Expuestos los avances de las tecnologías de iluminación, es importante recalcar que, si bien se pueden lograr ambientes de trabajo seguros con los sistemas tradicionales, hoy en día la tendencia apunta al cumplimiento de normas de seguridad de manera sustentable. También es claro que las empresas que adoptan estos sistemas no sólo ganan en eficiencia y ahorro sino también en imagen, ya que impactan positivamente en su público. Y es que la sustentabilidad, a estas alturas, es más que una moda; es un requisito importante a la hora de proyectar nuestros negocios y hacerlos más competitivos.

Modificado por última vez en Martes, 20 Diciembre 2011
  • 0 comentario
  • Visto 17078 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias