freight ed89_maritimo

El compromiso de perfeccionar la infraestructura nacional, a fin de desarrollar interconexiones de tránsitos bioceánicos y de estimular las inversiones públicas y privadas en este sector llevó al desarrollo del conocido: Corredor Bioceánico Central Agua Negra que se concretará con la habilitación del Túnel Paso Agua Negra y que interconectará por vía terrestre a Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil.

 

Dentro de la geopolítica internacional, el tema de la integración terrestre es de suma importancia para las naciones, de ahí que durante los últimos 5 años el Estado chileno haya dado un gran impulso a los denominados Corredores Bioceánicos en Sudamérica, que como su nombre lo indica es la unión entre el Atlántico y el Pacífico mediante una vía terrestre que busca configurase como un cruce confiable, eficiente y competitivo para el desarrollo de un sistema de transporte y logística integrado, que vincule de manera eficaz a las naciones que lo conformen.


En base el reforzamiento de los denominados Corredores Bioceánicos se subentiende que la integración es la “base de para un exitoso comercio regional en el contexto global de nuestros tiempos; asimismo, permite vislumbrar nuevos mercados, nuevas rutas y nuevos socios comerciales”, señaló al respecto Ricardo Partal, Presidente de la Organización Mundial de Ciudades y Plataformas Logísticas (OMCPL).


Según Partal, “no hace mucho tiempo que Sudamérica se dio cuenta que la “integración” era la base de los comercios en el exterior, al menos para el 90% de las empresas PyMes de la región, que pretendiendo progresar, pensaban que la exportación podría ser la solución. En ese tenor, tanto sectores públicos como privados empezaron a gestar acciones y alianzas para interactuar, comerciar y unirse en pos de un mayor desarrollo regional”. En esta dinámica el desarrollo de corredores bioceánicos es primordial.


Y es que las ventajas de una efectiva integración empresarial basada en el uso de los corredores bioceánicos son muchos, entre ellas: “El establecimiento de convenios de cooperación entre gobiernos, la acción de las cámaras empresariales, la realización de ferias y misiones comerciales, la fusión de instrumentos aptos para el comercio internacional (zonas francas, polos logísticos multimodales, parques industriales, polos de desarrollo, encadenamientos productivos y beneficios arancelarios), la integración empresarial o los servicios logísticos mutuos con destino a terceros países”, destacó el experto.

 

ARGENTINA, MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS


En términos de intercambio y rutas comerciales Chile tiene una relación muy dinámica y próspera con Argentina, mancuerna que se enmarca en el denominado eje Mercosur-Chile. Según Partal, “este eje ha sido definido, a través de la delimitación de un área de influencia que atraviesa América del Sur e incorpora la vinculación de los principales centros económicos y puertos de ese territorio entre Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil. Esta área de influencia es relativamente dinámica, vinculada también a la ubicación física de los proyectos que se incorporan a los distintos grupos en que se ha dividido el eje”.
Según el experto, el eje Mercosur-Chile representa un mercado de más de 137,3 millones de habitantes en un área de influencia extendida de 3,2 millones de km2, con un PIB de aproximadamente 852.404,2 millones de dólares.


En esta línea, el Gobierno chileno, ha reconocido la importancia del proceso de integración física como instrumento imprescindible para la integración política, cultural y económica. Así lo destacó el Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, durante la VII Reunión Binacional de Ministros de Chile y Argentina y Comisión Parlamentaria Conjunta, celebrada en mayo pasado, instancia en la cual afirmó que “Chile quiere ser un país puente y un país puerto y que los distintos productos de la Argentina puedan salir por el Pacífico y para ello tenemos que seguir en el trabajo de construcción de pasos fronterizos”.


En la instancia Binacional, el Secretario de Estado hizo mención a los protocolos de tres túneles fronterizos que esperan la aprobación del Congreso, destacando el paso a licitación del primero de ellos este 2015; nos referimos al Túnel de Agua Negra que conecta la Región de Coquimbo con la Provincia de San Juan, en Argentina.


Durante su alocución, Undurraga destacó que el Congreso chileno, despachará próximamente el protocolo referido a la obra. “30 días después de promulgado el protocolo se pueden publicar en ambos lados de la Cordillera las bases de licitación del Túnel de Agua Negra, que ya las tenemos acordadas en lo principal. De acuerdo al trámite parlamentario esperamos que quizás al mes de julio pudiéramos estar iniciando el proceso de licitación”. Respecto de la obra, el Secretario de Estado indicó que “Chile financia el 28% y Argentina el 72%, en proporción al territorio implicado en cada uno de los países. Ya hay acuerdo con el país vecino en torno al financiamiento y las bases generales de licitación, las cuales serán presentadas una vez que se apruebe y despache el proyecto en el Congreso Nacional”.

 

Con todo, Chile y Argentina tienen una serie de inversiones conjuntas en el campo de las obras públicas relativas a infraestructura de caminos y nuevos túneles que permitirán acrecentar el intercambio y el comercio binacional, tales como el túnel de Las Leñas y el de baja altura Ferrocarril Trasandino Central. No obstante, entre varias inversiones planificadas a ambos lados de la Cordillera, la obra más avanzada en términos de negociación bilaterales es el túnel fronterizo de Agua Negra, mediante el cual se habilitará el denominado Corredor Bioceánico Central Agua Negra.

AGUA NEGRA: CONEXIÓN BRASIL-CHILE


Ahora bien, las implicancias de esta nueva conexión internacional van más allá de la habilitación física de la vía (ruta 41) o de nuevas vías, tanto así, que Coquimbo ha iniciado el proceso de preparar a la región como eje del corredor, dadas las demandas sobre el territorio que tendrá esta habilitación física, económica, social y ambiental.


En lo específico, el paso se construirá a una altitud de 1.700 metros, tendrá dos túneles, de dos pistas cada uno, con una longitud de 14 kilómetros; de los cuales cuatro estarán en el lado chileno y 10 en el argentino.


Al interior, los túneles estarán separados entre sí por una franja de entre 30 y 60 metros y el proyecto considera varias conexiones internas de emergencia.


Proyectado para estar completamente operativo en 2025, el paso de Agua Negra atendería un flujo de 2.200 vehículos al día, tanto menores como de transporte de carga y pasajeros.


Si todo resulta como está programado, este túnel formará parte esencial del Corredor Bioceánico Central (CBC), también llamado del Mercosur, y a lo largo de 2.472 kilómetros -casi en línea recta- uniría Porto Alegre, en el Atlántico, con Coquimbo, en el Pacífico.


Según un estudio de la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte (UCN), esta conexión recibirá cargas de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay con la facilidad logística de acceso a 21 puertos, nueve aeropuertos y una red de carreteras aledañas para permitir otras conexiones.


Según el estudio, el CBC acortará en un promedio de tres días el viaje de la carga desde Porto Alegre hacia Shanghái, con un importante ahorro de costos para los exportadores y/o importadores. Algo similar ocurrirá con las cargas brasileñas que tienen como destino Los Ángeles o San Francisco, en Estados Unidos.


El documento de la UCN agrega que hoy el 32% del comercio de los países que serán beneficiados con el Corredor del Mercosur tiene como destino Asia; el 24%, Sudamérica, y el 12%, América del Norte. Europa tiene a su vez el 20% de la torta. Dice también que el CBC representaría el 15,4% del comercio exterior total de Argentina, Brasil y Chile, lo cual no deja de ser significativo para una región que tiene un Producto Interno Bruto (PIB) conjunto de US$ 852 mil millones y que Brasil es la octava economía mundial en tamaño.


A su vez, las principales oportunidades en el intercambio comercial intra corredor se relacionan con la industria manufacturera y los alimentos. Esto abre numerosas oportunidades para el desarrollo de servicios logísticos, enclaves portuarios, puertos secos y, por supuesto el turismo.


Ahora bien, la construcción del túnel Agua Negra demandaría una inversión de US$1.400 millones, cifra que debiera ser aportada con recursos propios de cada país, ya que no está contemplada la concesión a privados, salvo la construcción, cuyo llamado a licitación internacional debiera ocurrir en lo que va de 2015. Así, en el largo plazo, una vez que esté operativo el túnel Agua Negra, la Región de Coquimbo se convertirá en un polo portuario y logístico y de servicios para atender a gran parte del comercio que va y viene desde Sudamérica hacia los mercados de Asia-Pacífico.


Con este proyecto se abren importantes y múltiples posibilidades tanto a nivel país como a nivel regional. Estamos hablando de conectar a Chile con un mercado subregional de 21 millones de habitantes y la Región de Coquimbo quedará en primera fila frente al mercado asiático cada vez más potente.


El tamaño de la inversión y el desafío que representa este proyecto implica un trabajo serio, lejano a la improvisación. Un proyecto de estas características, con 8 a 10 años de desarrollo (tiempo que se estima tardará la construcción del túnel), entrega espacios necesarios para la conformación de una plataforma que responda satisfactoriamente a las necesidades y oportunidades que este proceso implica. En este sentido, el futuro del puerto de Coquimbo se ve promisorio, considerando que se proyecta la construcción de uno nuevo, fuera de la ciudad, emplazado en el sector norte, lo cual implicará la habilitación de una nueva infraestructura vial.


No obstante, la puesta en marcha del proyecto también representa desafíos territoriales estratégicos en el ámbito del transporte y conectividad. En esta línea, el desafío es el ordenamiento de flujos y jerarquización de vías, que permitan el tránsito de cargas sin conflictos, sobre todo considerando que la IV Región tiene un potencial turístico ampliamente rentable.

  • 0 comentario
  • Visto 20338 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias