En Enero pasado, la Presidenta Michelle Bachelet recibió el informe “Logística y Puertos: Una plataforma estratégica de desarrollo para Chile”, documento que compila las conclusiones y propuestas de 150 profesionales del área para el desarrollo de la actividad portuaria nacional. A continuación, presentamos un extracto de dicho documento, referido a los 8 desafíos estratégicos del sector.

El sector portuario y su logística constituyen la principal plataforma para el intercambio comercial con el resto del mundo, abarcando el 96% del comercio exterior chileno; lo que confiere al sector un papel estratégico y preponderante en el desarrollo económico del país.
Considerando este escenario, el pasado miércoles 13 de enero, la Comisión Estrategia 2030 de Puertos y su Logística hizo entrega a la Presidenta Michelle Bachelet del documento titulado “Logística y Puertos: Una plataforma estratégica de desarrollo para Chile”, informe final que presenta las conclusiones y propuestas producto del trabajo de más de 150 profesionales del ámbito público, privado y académico, quienes contribuyeron a identificar los principales desafíos que enfrenta el sector logístico y portuario a nivel nacional, a fin de asegurar su desarrollo y mantener la posición de liderazgo que ocupa Chile en la región latinoamericana, aproximándose cada vez más a los estándares de excelencia internacionales.

Bachelet Informe_web
La Comisión, convocada por el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID), se constituyó en noviembre de 2014 y fue integrada por representantes de 17 gremios empresariales y 13 ministerios y servicios públicos; con el propósito de establecer directrices certeras para el diseño de futuras políticas públicas dirigidas al incremento de la productividad y competitividad del sector logístico y portuario.

Así, la entidad destacó 8 desafíos estratégicos, proponiendo 5 lineamientos de acción y 27 medidas orientadas a fortalecer la institucionalidad, generar políticas que apliquen a puertos estatales y privados por igual, considerar los distintos tipos de carga al momento de establecer normativas (contenedores y graneles; comercio exterior y cabotaje), avanzar hacia una visión integral del sistema logístico y portuario y desarrollar una política que se haga cargo de la relación entre los puertos y las ciudades que los albergan.
Ahora bien, y con miras a dar a conocer las conclusiones del documento expuesto por el CNID, Revista Logistec presenta a continuación un compendio del mismo, destacando los 8 desafíos a concretar de cara a 2030.
1.AUMENTAR LAS CAPACIDADES PORTUARIAS
En las últimas dos décadas se registró un gran aumento de la infraestructura portuaria en Chile. Creció la capacidad de carga a una tasa del 5% anual, y entre 1994-2014 se registraron importantes inversiones en puertos públicos administrados por las Empresas Portuarias estatales, y en algunos casos de puertos privados de uso público.
De esta forma, según establece el documento, para los próximos 15 años se identifican tres importantes desafíos: En primer término, responder al progresivo aumento en el tamaño de los buques portacontenedores por lo que deberán incrementarse de modo importante las capacidades de varios terminales portuarios, adaptando los servicios públicos y privados asociados. Además, casi todos los puertos tendrían que aumentar sustancialmente su capacidad logística reforzando la infraestructura marítima y portuaria, la logística de acceso vial o ferroviario, así como también ampliando las zonas colindantes de actividad logística.
En segundo lugar, Chile transita hacia una era de escasez de bahías aptas para puertos, lo que plantea la necesidad de avanzar hacia una nueva política de uso del borde costero que asegure su gestión ordenada, incluidas las instalaciones portuarias y zonas logísticas aledañas.
En tercer lugar, como el número de puertos prácticamente se ha duplicado en los últimos 20 años, (de 33 en 1994 a 63 en 2014), se requiere avanzar desde una política pública centrada casi exclusivamente en puertos estatales a otra que considere el conjunto de los puertos. En particular, será necesario transitar paulatinamente hacia una convergencia o equilibrio regulatorio entre concesionarios privados regidos por la Ley N° 19.542 y el DFL N° 340, con el criterio que se debe asegurar un acceso público y equitativo a la infraestructura de servicios, con tarifas no discriminatorias.
2.MITIGAR Y SUPERAR LAS TENSIONES CRECIENTES ENTRE PUERTOS Y CIUDADES
En la actualidad, existen 25 puertos (10 públicos y 15 privados) situados en ciudades con más de 40 mil habitantes, los cuales presentan su preocupación por aspectos como el medioambiente, la salud pública; la congestión; el resguardo del patrimonio histórico, el entorno urbano, los espacios disponibles para uso ciudadano y la promoción de actividades recreativas en el borde costero.
Todas estas demandas son de suma importancia y, por cierto, difíciles de resolver ya que ocurren en un escenario de escasez de espacio urbano, de precios crecientes del suelo así como de tensiones en torno a usos alternativos del borde costero, lo que dificulta solucionar la aspiración natural de la población de mejorar su calidad de vida.
Así, según el documento, “el reto consiste en superar los déficits institucionales y de instrumentos que entraban el diálogo y los acuerdos del sector público, las empresas y la ciudadanía. El diálogo es fundamental tanto para resolver emergencias y conflictos coyunturales, como para consultar sobre cambios regulatorios y normativos, alcanzar acuerdos entre los participantes de las comunidades logístico-portuarias, mejorar la coordinación de los consejos puerto-ciudad y lograr una mayor participación ciudadana en los planes maestros”. Todo ello facilitaría a las partes el acuerdo de fórmulas que compatibilicen el desarrollo logístico y portuario con los requerimientos de la ciudad que los cobija.
3.BASAR LA COMPETITIVIDAD EN RECURSOS HUMANOS DE CALIDAD MUNDIAL
Una plataforma logística y portuaria competitiva y dotada de las tecnologías más avanzadas necesita de recursos humanos de calidad mundial, plenamente integrados al proceso de desarrollo de cada puerto. Esto es indispensable para la operación de equipos tecnológicamente complejos, realizar labores intensivas en el uso de tecnologías de la información y comunicación, trabajar en equipos profesionales de alta productividad, así como prevenir accidentes laborales y reaccionar eficazmente ante catástrofes naturales.
Lo cierto es que existe una brecha entre la situación presente y la posición deseada para 2030 en esta materia, ya que en la mayoría de los casos, los trabajadores han adquirido sus competencias en el puesto de trabajo durante el ejercicio de sus funciones, con una capacitación insuficiente en relación a las nuevas tecnologías y métodos de trabajo. De hecho, los gremios empresariales del sector logístico afirman que hay déficit en la oferta de trabajadores especializados en la operación de equipos y vehículos de alto rendimiento.
¿Cómo abordar esta problemática? Según cita el documento, “si se quiere transformar esta situación, se requiere un compromiso estratégico entre empresas y trabajadores, con apoyo del gobierno. Estos actores deben coordinarse para fortalecer o generar mecanismos que complementen y sistematicen la capacitación realizada por las empresas. Ello debe hacerse mediante la incorporación de un sistema de cualificaciones, perfiles de formación así como un mayor uso de la certificación como mecanismo de desarrollo laboral y de conocimiento del desempeño laboral”.
4.DISEÑAR UN MARCO DE RELACIONES LABORALES MODERNAS
La competitividad de la cadena logístico-portuaria depende en forma crítica de la existencia de un ambiente de colaboración entre empresas y trabajadores, así como de mecanismos de negociación colectiva adecuados, que resuelvan institucionalmente los conflictos intrínsecos a toda relación laboral.
Para superar la conflictividad laboral que caracteriza al sector, en los puertos y la logística chilena hay importantes asignaturas pendientes, tales como: la reducción de las tasas de accidentes laborales hasta llegar a los estándares de países desarrollados de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la obtención de un marco legal de relaciones laborales menos disperso que afecte la eficiencia de los puertos y sus cadenas logísticas.
5.IMPULSAR EL DESARROLLO DE LA INFRAESTRUCTURA DE TRANSPORTE
Es indispensable incentivar nuevas inversiones en infraestructura de transporte en Chile, dado el papel fundamental que desempeñan en el desarrollo de la cadena logística y portuaria.
Si bien la experiencia histórica chilena es positiva al respecto, entre 2006 y 2015 la inversión anual en concesiones ha disminuido a menos de la mitad del período anterior, lo que se traduce en problemas crecientes de congestión en carreteras, puertos y vías de acceso a las ciudades. Además, se ha manifestado un estancamiento de la inversión en redes de ferrocarriles.
El resultado es que Chile acumula un déficit creciente en infraestructura de transportes. En este contexto, la Cámara Chilena de la Construcción estima que en el período 2014 a 2023 se requieren más de US$ 36.000 millones en infraestructura crítica para el desarrollo logístico y portuario.
Al desagregar las cifras se observa que en materia de vialidad interurbana se necesitan US$ 25.800 millones, para puertos estatales US$ 5.300 millones y en ferrocarriles US$ 5.000 millones (incluido el transporte de pasajeros).
Ante esta situación, es indispensable contar con un plan nacional logístico que aborde los sistemas de transporte de carga desde una perspectiva integral, donde se incluyan inversiones y modificaciones normativas y regulatorias para asegurar una competencia justa entre medios de transporte, reducir sus costos, minimizar sus emisiones y disminuir su tasa de accidentabilidad. Este esfuerzo debe apuntar a una relación que refleje la competitividad de cada modo y una mayor integración entre estos.
6.REDUCIR LAS BRECHAS DE COMPETITIVIDAD EN LA CADENA LOGÍSTICO-PORTUARIA
La competitividad del país crecerá en la medida que se desarrollen procesos logístico-portuarios y marítimos más inteligentes, transparentes y menos expuestos a fallas de mercado y de coordinación.
En este plano, por ejemplo, en toda la cadena logístico-portuaria se observan riesgos de concentración y abuso de posición dominante que deben evitarse. La llegada de naves mayores representa retos para asegurar una adecuada competencia en los mercados. En consecuencia, es importante resguardar que la expansión y gestión de las cadenas logísticas sea acompañada por políticas públicas basadas en la eficiencia, adecuaciones regulatorias que aseguren mercados transparentes y marcos normativos que promuevan una competencia sana. Esto beneficiará al usuario final, en particular, a las pymes.
7. SUPERAR LA DISPERSIÓN Y LOS DÉFICITS INSTITUCIONALES.

El sistema logístico-portuario depende de múltiples instituciones públicas especializadas en funciones específicas, que no logran una coordinación eficiente, lo que se agrava por el déficit de un enfoque integral y coherente de estrategias, políticas públicas, regulaciones y reglamentaciones de servicios.
Para asegurar una segunda ola de modernizaciones e innovaciones en este sector, es fundamental reforzar la institucionalidad gubernamental. Esto debe ponerse en vigor con visión de futuro, pero también de forma realista y pragmática. La modernización de las redes logísticas y portuarias en Chile requiere de una institucionalidad robusta, que favorezca la coordinación de los servicios públicos y de los distintos eslabones de la cadena logístico-portuaria, para asegurar la fluidez del comercio exterior y la logística, enfrentar cuellos de botella y conflictos, así como acometer desafíos estratégicos de envergadura.
Entonces, resultaría urgente constituir una Autoridad Nacional Logístico-Portuaria, estudiando la posibilidad de que adopte la forma de una nueva Subsecretaría del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones. También es indispensable generar una Agenda Nacional de Facilitación del Comercio Exterior, que fortalezca la coordinación de los servicios relacionados y acelere la realización del programa que impulsa el Sistema Integrado de Comercio Exterior (SICEX), que consiste en la digitalización y puesta en línea en una sola ventanilla única de todos los trámites públicos que los exportadores e importadores deben realizar.
8.ACELERAR LA INCORPORACIÓN DE LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA
El progreso tecnológico de las últimas décadas junto con los cambios en la industria del transporte y la logística generaron una proliferación de cadenas globales de suministro y de valor.
Una nueva ola de cambios tecnológicos está transformando la industria logístico-portuaria; un cambio que responde a la necesidad de elevar la eficiencia en las rutas, asegurar menores tiempos de permanencia de las naves en puertos, reducir costos unitarios y aumentar rendimientos.
Ahora bien, en línea con las tendencias mundiales, las naves que recalan en los puertos chilenos están aumentando de tamaño, lo que repercute en las frecuencias y volumen de las operaciones e incentivaría la concentración del comercio de contenedores en pocos puertos, así como la concentración del mercado naviero.
La presión competitiva sobre los terminales portuarios aumentará producto de la concentración del mercado de las navieras y la llegada de buques de mayor eslora. Se requerirán frentes de atraque más largos y con aguas más profundas, mayores áreas de respaldo para operaciones portuarias, equipamiento de más capacidad, y elevar la conectividad y automatización de los terminales de contenedores.
Las tendencias descritas requieren que varios puertos de Chile mejoren significativamente la infraestructura y conectividad con los agentes de la cadena logística y los usuarios, para alcanzar estándares de países desarrollados de la OCDE.

 

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 02 Marzo 2016
  • 0 comentario
  • Visto 12790 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias