En octubre pasado Logistec asistió al XVII Congreso Internacional Fitac, celebrado en la ciudad de Bogotá, ocasión en que se dieron cita importantes representantes del mundo aduanero y logístico de Latinoamérica. En la cita internacional se evaluó de forma certera –entre otros aspectos- el valor de los organismos aduaneros de la Región,

destacando la visión del representante chileno Fabián Villarroel, Jefe del Departamento de Asuntos Internacionales del Servicio Nacional de Aduanas de Chile, y que a continuación presentamos a la consideración de nuestros lectores.


“El paso por aduanas es un acto obligado para todos aquellos agentes que buscan participar en el comercio exterior. No obstante, el despacho y todos los actos aduaneros pueden ser procesos desalentadores para quienes incursionan en nuevos mercados. Por lo tanto, resulta fundamental que las aduanas actúen como facilitadores del proceso comercial brindando seguridad y garantizando la entrega oportuna de las mercancías y la reducción de costos del comercio internacional. Ello conlleva la optimización de la logística internacional y la ventaja competitiva de las empresas y naciones en la cadena de valor global” (Shujie & Zhao, 2009)


La consideración expuesta refleja de forma clara y radical el enorme impacto que la actividad aduanera tiene para el crecimiento económico y el desarrollo de una nación, realidad que hizo parte de la discusión durante el XVII Congreso Fitac 2015, realizado en Colombia durante el octubre pasado, en el cual se desarrolló la ponencia ‘Las aduanas como factor esencial de la facilitación del comercio’, donde participó Fabián Villarroel Ríos, Jefe del Departamento de Asuntos Internacionales del Servicio Nacional de Aduanas de Chile como uno de los principales exponentes.


En torno a esta sesión, cabe destacar lo dicho respecto a la actual coyuntura que vive la actividad aduanera en el país, supervigilada por el Servicio Nacional de Aduanas, entidad pública encargada de asegurar una efectiva fiscalización de las operaciones y operadores de comercio exterior y la recaudación de impuestos derivados de esta actividad, entre otras funciones.


Para cumplir con estas tareas, el Servicio cuenta con 1.682 funcionarios, que se distribuyen entre la Dirección Nacional, con sede en Valparaíso, diez Direcciones Regionales, seis Administraciones de Aduanas y 42 Pasos Fronterizos. Además, la institución tiene presencia en 92 de los 181 puntos habilitados, incluyendo puertos, aeropuertos y avanzadas.


CHILE UN PAÍS ABIERTO AL MUNDO


En referencia al escenario actual del comercio exterior chileno, Fabián Villarroel expuso que “Chile es un país que se ha destaco en el proceso de promoción de las exportaciones, las que han crecido en un 600% en los 20 últimos años. Este fenómeno viene acompañado de una circunstancia, que ya es una característica no sólo de Chile sino de muchos otros países: La disminución de las barreras arancelarias”. Atendiendo a esta realidad, el experto explicó que el arancel promedio aplicado a las importaciones en 2014 fue del 9%. Mientras que en Chile, el arancel promedio efectivo que pagaron las importaciones el año pasado fue de 0,93%”.


En esta línea, el experto sostuvo que “los aranceles aduaneros han venido cayendo en el mundo, no sólo en Chile y no solo como resultado de la apertura unilateral que los países han decidido explorar, sino como resultado de un sin número de acuerdos comerciales firmados entre naciones. De hecho, podría decirse que la firma de tratados comerciales se ha convertido en una verdadera carrera entre los países”.


Y es que el mundo comercia más cosas y cosas más complejas. De hecho, en los últimos 20 años el comercio de bienes se ha cuadruplicado, según la Organización Mundial del Comercio, “llegando en 2013 a los 19 billones de dólares, lo que representa un crecimiento constante a pesar de la crisis”, expuso Villarroel.


A lo anterior se suma la participación de más y nuevos actores, como las empresas de courrier que generan actividades de exportación e importación a través de distintos medios de transporte. A este respecto, Villarroel enfatizó en que “hoy los mercados son cada vez más exigentes y por eso muchos de los productos (propios o externos) que llegan a la frontera no sólo compiten en materia de pago de aranceles, sino también en quien llega más rápido y cumple de mejor manera las exigencia de calidad. Además las cadenas de valor y la integración vertical tiene un impacto profundo en una aceleración y profundización del comercio internacional”.


ROL ACTUAL Y FUTURO DE ADUANAS


Considerando lo anterior, cabe preguntarse el rol actual y futuro que las aduanas tienen en el desarrollo del comercio exterior, más allá de los análisis académicos largamente expuesto.


Enfrentado a esta interrogante, Villarroel señaló que desde hace un tiempo se ha planteado o –cuestionado- el rol que esta entidad tiene y la necesidad de mantener vivo al organismo aduanero.


En este sentido, Villarroel expresó que las aduanas tradicionalmente han cumplido dos roles: recaudación fiscal y la protección de la industria nacional; “ambas han caído y se ha debilitado en el tiempo a raíz de la apertura hacia los mercados extranjeros. Considerando que no se recauda mucho y la protección nacional prácticamente no existe, vale la pena preguntarse, si ¿la Aduana tiene otros roles? y ¿cuál es el valor que este organismo entrega al país?”


Según lo expuesto por Villarroel “vale la pena realizar estas preguntas, analizar ¿cuál es el valor público de esta institución tan antigua?, ¿cuál es su aporte al país, a la sociedad y a los ciudadanos? Claramente estas son preguntas profundas y hay que trabajar en establecer una visión objetiva, ampliarla y llevarla al futuro”.


En una reflexión respecto del actual rol de la entidad, el profesional expresó que “cuando uno trabaja en el servicio público pareciera que las cosas existieran per se y desde siempre. Pareciera que no tuviésemos la necesidad de preguntarnos acerca de nuestra propia existencia y de nuestro valor y lo cierto es que este ejercicio es muy importante considerando que muchas veces las Aduanas estamos exigiendo al Estado más recursos, más personal, más tecnología y tras todas estas solicitudes deben respaldarse en algo. Debemos preguntarnos ¿cuál es el valor que voy a retribuir al país en recompensa frente a esta inversión? Cada cierto tiempo hay que hacer esta pregunta para trabajar con una visión más amplia y más a largo plazo”.


En este contexto, hay que considerar que la dinámica del comercio exterior no sólo habla de barreras arancelarias, sino de una enorme cantidad y variedad de bienes jurídicos que son objeto del comercio internacional. Además, el proceso integra un sin número de organismos (SAG, Policías Internacionales, Operadores logísticos, etc.) que tienen sus propios lenguajes, mecanismos y procedimientos; “los cuales deben ser recogidos por Aduanas”, sostuvo Villarroel.


Al mismo tiempo, en la práctica las actividades de comercio exterior integran una serie de situaciones, tales como procedimientos de seguridad alimenticia, procedimientos logísticos, el cuidado al patrimonio cultural y arqueológico, el cuidado al medio ambiente o la protección al consumidor, “por no mencionar aquellos aspectos que tienen relación con el comercio Internacional ilícito que también se ha globalizado”, sostuvo el profesional.


A este respecto, Villarroel explicó que “cuando hablamos de globalización, pensamos en e-commerce y todo parece bonito. Pero el comercio ilícito también se globalizó. Hoy tenemos grandes operaciones internacionales de lavado de dinero, tráfico de drogas o tráfico de personas y por lo tanto las aduanas tienen un rol a la protección hacia la sociedad, un rol que es desconocido, pero relevante de cómo la aduana es capaz de proteger a los ciudadanos y a la sociedad de otros tipos de riesgos que no son necesariamente la evasión fiscal”.


Situado en este contexto, el profesional del Servicio Nacional de Aduanas expresó que todos estos roles desplegados deben ser conocidos y palpados por la sociedad. No obstante, también señaló que es preciso que las Aduanas evolucionen hacia un rol estratégico en la competitividad del país. “Ahí hay que poner las fichas. Las aduanas no sólo están para controlar o recaudar, sino también para elaborar una batería de instrumentos que les permita a los países desarrollarse económicamente, llegar con nuestros productos a los mercados o destinos más exigentes y eso no sólo dice relación con los instrumentos de facilitación. Ahí hay un valor que nos inserta a las aduanas en un enfoque distinto y me parece que nos volvemos más estratégicos cuando dejamos de recaudar solamente”.


“El desafío es ser creativos en el desarrollo de estos instrumentos para sobrevivir dignamente, para que cuando el Estado invierta en nosotros se dé cuenta que aportamos un gran valor a la sociedad y al país”.


ADUANA PARA LA COMPETITIVIDAD


Concretar servicios aduaneros de clase mundial implica tener una mirada abierta respecto de las tareas pendientes para la competitividad de las mismas. En esta línea, Alfonso Rojas González de Castilla, presidente de ASAPRA ha expresó en el foro Fitac que “si bien el comercio internacional es parte del camino hacia el crecimiento económico de un país, hay que considerar que existen países menos favorecidos, que necesitan un mayor apoyo para alcanzar los beneficios de la liberalización económica”.


En esta línea, el principal desafío de los gobiernos y el sector privado es el hacer que el Comercio Internacional sea una fuerza positiva para la población mundial. “No podemos perder de vista que cualquier elemento que eleve el costo de un producto o un servicio, afecta la capacidad del país para competir”, sostuvo Rojas. No obstante, el experto sostuvo que los indicadores de desempeño logístico del Banco Mundial, señalan que más del 60% de los retrasos en fronteras o puertos no se deben a las aduanas, sino a otras instancias o agencias fronterizas o reguladoras del comercio exterior.


En lo relacionado a los elementos descritos por el presidente de ASAPRA, destacan los ligados a la operación logística: Altos volúmenes de comercio en lugares con infraestructura deficiente; retrasos en el despacho; inseguridad en los países; sobrerregulación; altos costos de operación, transporte, almacenes, etc.


De esta forma, el representante puntualizó que “la colaboración entre el Sector Público y el Sector Privado en materia aduanera, tiene que traducirse en un engranaje que: facilite el intercambio comercial, aumente la seguridad, incremente la productividad, favorezca la competitividad y por ende genere prosperidad para nuestros pueblos”.

Modificado por última vez en Lunes, 21 Noviembre 2016
  • comentario
  • Visto 16816 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Noticias populares