×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 104

Freight Management

Freight Management

Plantear las diferencias que pueden existir entre los conceptos de empresas de transportes y las de logísticas de transportes pareciera apuntar sólo a un cuestionamiento semántico. Sin embargo, las desigualdades fundamentales pasan por el modo de diseñar y ejecutar sus procesos, y en el cómo llevar a cabo las funciones al interior de la cadena logística de un determinado producto y empresa.


A primera vista, pareciera ser que una empresa de transporte se dedica exclusivamente al traslado de bienes o personas desde un lugar a otro; mientras que una de logística visualiza el proceso como un todo, diseñando y administrando el movimiento de los bienes de modo eficiente. Asimismo, se podría agregar que el transportista es el medio, el vehículo que transporta. La logística, por su parte, es la que diseña la ruta o secuencia de la entrega, basado en volumen, horario, distancias. El de logística optimiza estos elementos, el transportista entrega.
Por otra parte, pareciera ser la temporalidad otra de las bases de estas eventuales diferencias. Hoy, a diferencia de años atrás, las empresas buscan un proveedor que sepa responder a sus requerimientos, mejorar la eficiencia de sus procesos y transformarse así en un socio estratégico, apuntando al crecimiento y optimización de la compañía. Al ver esta situación, plantear el transporte de carga como el mero movimiento de mercadería parece ser una visión antigua del mercado.
¿Existen realmente estas diferencias? ¿Hay un cambio de paradigma en cuanto al transporte? ¿El mercado ha variado? Estas son algunas de las interrogantes que a través de este análisis se buscan resolver. Para esto acudimos a Miguel Nazar, Vicepresidente de Chiletransporte y al Director de Escuela de Ingeniería en Logística de la Universidad Nacional Andrés Bello, Juan Pedro Sepúlveda, quienes nos comentaron su postura con respecto a este panorama.  
UN MERCADO CADA VEZ MÁS EXIGENTE
Sin duda, crecientemente los mercados van planteando nuevas exigencias a sus proveedores como parte natural y común del juego comercial.
Según Sepúlveda el sector transporte no está exento de esta dinámica comercial. “Hoy no sólo se requiere transportar artículos, sino también hacerlo a un costo competitivo, entregando información valiosa y oportuna al cliente, ofreciendo nuevos servicios, etc.”, comentó.
Por su parte, el vicepresidente de ChileTransporte expresó que en una primera etapa las principales exigencias del mercado decían relación con la eficiencia en costos. Mientras que en una segunda etapa, los clientes, comienzan a considerar elementos de servicio en su toma de decisiones, incorporando atributos tales como disponibilidad, puntualidad en el servicio, cuidado de la carga, entre otros.
A su vez, Nazar añadió que en un futuro se comenzará, a su juicio, a incorporar nuevos elementos asociados a la responsabilidad social, tales como eficiencia energética y huella de carbono. Todas estas exigencias representan un desafío para las compañías de transporte.

ÉXITO EMPRESARIAL

Antiguamente se asociaba el éxito de una empresa de transporte al número de flota que disponía. No obstante, Miguel Nazar enfatizó que no basta con una gran flota, sino que es el desarrollo de competencias y fortalezas presentes en su estrategia de negocio lo que les permite crecer.

Sin embargo, el vicepresidente de ChileTransporte reconoció que el número de flota es “un atributo que algunos clientes valoran, porque implica mayor disponibilidad. Pero este atributo no asegura ni remotamente el éxito de una empresa en el largo plazo.

Por su parte, el  director de Escuela de la UNAB aseguró para el reconocimiento empresarial es necesario “ofrecer un valor agregado al servicio de transporte, principalmente en el área de tecnología y transmisión de información útil en tiempo real”.

Es ante este escenario que la capacidad de adaptación de las compañías, la visión de servicio que tenga y la conciencia de modernizarse ante las necesidades y solicitud del mercado diferencia a una compañía exitosa de aquellas que fracasaron ante las exigencias del sector.

“No sólo a nivel nacional, las empresas de transporte han debido ponerse en el lugar de sus clientes y ofrecer servicios más acordes con las necesidades de éste. La modernización pasa por un compromiso de más largo plazo con sus clientes, ofreciendo tecnologías e información que en gran parte de los casos es muy útil para la empresa (cliente)”, sostuvo Juan Pedro Sepúlveda.  

El desafío de esta modernización pasa según Nazar por “potenciar, fortalecer y profesionalizar sus capacidades de gestión. Todo lo que signifique avanzar algo más allá del servicio básico de ‘porteo’ de carga a buen precio tiene complejidades de tecnología de la información, de capital humano, de mantenimiento, etcétera que obliga a los proveedores tradicionales instalar competencias profesionales distintas y más complejas de las que han servido hasta ahora”.

DISTINTAS VISIONES DE SERVICIO

Al abordar las diferencias existentes entre Transporte y Logística de Transportes los profesionales asumieron posturas similares, apuntando ambos a la integración e incorporación de servicios adicionales o valor agregado al servicio de transporte como la clave central de las diferencias.

Por otra parte, ambos coincidieron en que el Transporte es parte de toda cadena logística, por lo cual siempre estarán relacionados.

“El transporte debe ser entendido como una etapa más dentro de las actividades logísticas. Por tanto, debe también contribuir a maximizar los beneficios de sus clientes, lo que implica una mirada más global del conjunto de las actividades de la cadena logística, saber cómo agregar valor a cada eslabón de la cadena y a los clientes finales”, detalló Sepúlveda.

Por su parte, el vicepresidente de Chiletransporte comentó que el concepto de Logística de Transporte obedece “a la mayor integración de servicios en las compañías que tradicionalmente ofrecen servicios de transporte de carga”.

Sin embargo advirtió que hay “poca claridad en la utilización de los términos y definiciones en los proveedores del sector industrial creo que ni en oferentes ni en clientes se distingue bien entre una empresa que se denomine de transporte de carga a otra que se denomine de logística de transporte”. Asimismo, para el académico hoy en día “hay una visión más de alianza que de prestador de servicios”.

Para Nazar un forma de comprender está dinámica del mercado es entender que “El transporte de carga es una parte de la cadena logística que, como su definición lo dice, tiene que ver con ‘colocar los productos adecuados en el lugar adecuado, en el momento preciso y en las condiciones requeridas’. Esto implica que la cadena logística tiene un ámbito de acción que incluye procesos de administración de órdenes de cargas, procesos de almacén y procesos de transporte. Dentro de este último, la provisión del servicio de transporte, entendida tradicionalmente como “flete”- que no es otra cosa que el porteo de una carga de un lugar a otro- es sólo una parte del proceso de transporte y probablemente la más cómoda y popular. Otras partes incluyen la programación de los despachos, el ruteo de camiones o el seguimiento y control del proceso de transporte, entre otros”.

Es así como el vicepresidente de la entidad gremial detalló el panorama, apuntando a que: “las oportunidades de integración, más el alcance de las compañías tradicionales de transporte son precisamente incorporar estos elementos a su oferta de servicio, es decir, proveer junto con el y/o descarga con personal propio en los almacenes de los clientes.

Ambos profesionales concluyeron en que el camino de desarrollo de una empresa de transporte tradicional es avanzar a incorporar estos procesos o servicios alrededor del camión, “incluso llegar al gerenciamiento de toda la cadena logística, incluyendo a los procesos de almacén y administración de órdenes para terminar convirtiéndose en un llamado Operador Logístico o 3PL”, agregó Nazar.

SERVICIOS QUE OPTIMIZAN LAS OPERACIONES
El movimiento de carga seguirá siendo muy relevante a nivel nacional.  Habrá espacio para todo tipo de empresas de transportes. Sin embargo, aquellas que quieran asegurar su viabilidad en el tiempo, deberán transformarse en un aliado de sus clientes, prestando servicios cada vez más personalizados y pensando en cómo ambas partes (empresa de transporte y cliente) pueden mejorar sus operaciones en conjunto con el objeto de maximizar sus beneficios, según comentó Sepúlveda.

“El principal desafío para las compañías de transporte en el futuro es el profesionalizar la gestión, ya que es la clave que les permitirá a las compañías avanzar en la provisión de mayores servicios y sobretodo hacerse cargo de las nuevas exigencias desde el mercado”, declaró Nazar.

Es así como, poco a poco, el concepto de transporte ha evolucionado a uno más amplio como el de la “Logística de Transporte”, concepto que involucra a la infraestructura, integrando los servicios que se prestan a través de ella, basado en la planificación.

Según el estudio “Impacto del Diseño y la Carga en la Eficiencia Energética de las Operaciones de Transporte de Carga”, desarrollado en conjunto por la UNAB y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética, la implementación de sistemas aerodinámicos en el transporte de mercancías permitiría reducir hasta en un 15,39% el consumo de combustible en el sector, lo que a su vez se traduciría en una reducción del 6,1% de los costos totales de operación en la industria por este concepto.

Por María Victoria Moya

De norte a sur, en las carreteras de nuestro país se advierte la presencia de grandes camiones cuyo objetivo es el traslado de mercancías desde y hasta diferentes centros de bodegaje, de almacenamiento, puntos de venta, puertos, terminales aéreos, etc., haciendo posible –con ello- la dinámica del abastecimiento y del comercio nacional (e internacional) en general.
Como parte esencial de la cadena logística, el transporte de carga terrestre –protagonizado por estas formidables maquinarias- es un servicio estratégico en constante desarrollo, principalmente en el ámbito de los costos asociados a él y al impacto que su necesaria ejecución tiene sobre el medio ambiente. Con ello, el cómo reducir el consumo de combustible en el transporte y en las cadenas de abastecimiento estratégicas de nuestro país y el cómo disminuir las emisiones de contaminantes y de gases de efecto invernadero por esta actividad son desafíos que ocupan gran parte de la agenda de los distintos actores del sector.
En esta línea, tanto aquellos que operan vehículos de gran envergadura como personeros del ámbito académico, logístico, gubernamental y de la industria del transporte en general, se han dado a la tarea de estudiar, probar y difundir diferentes mejoras que - en definitiva - permitan incrementar los niveles de eficiencia energética en el sector del transporte de carga, considerando que, según el último Balance Nacional de Energía, el 33% del consumo energético total de Chile corresponde al rubro del transporte, siendo apenas superado por la Minería y la Industria que en conjunto concentran el 36% del gasto energético.
En esta dinámica, durante el primer semestre de 2012, la Universidad Andrés Bello y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), firmaron un convenio para profundizar las investigaciones de vanguardia que en Chile se realizan en torno al transporte de mercancías, acuerdo que –entre otros aspectos- busca determinar el real impacto del diseño de las cabinas y la carga/peso en la eficiencia energética de las operaciones de este rubro.  
Entre los aspectos que abordará el proyecto - patrocinado por la empresa TNT-LIT Cargo y el Ministerio de Transportes a través del Programa de Desarrollo Logístico y el Centro de Control y Certificación Vehicular-3CV - se encuentra la realización de pruebas para evaluar la correlación que existe entre la carga que transportan los camiones y el consumo de combustible, “como parte de un programa integral que buscaba mejorar la información en el sector y que puede servir, a los decisores de la industria del transporte, para evaluar el impacto de componentes que, por su menor peso, ofrecen mayor eficiencia, así cómo para mejorar sus criterios para configurar flotas y definir tarifas”, explicó, durante la firma del acuerdo, Julio Villalobos, director del Centro Latinoamericano de Innovación en Logística de la UNAB y director de este estudio.
Además, el proyecto evaluará cómo afecta el diseño de la cabina al consumo de combustible, como un complemento del proyecto inicial (año 2011) que determinó el aporte real que representa la aerodinámica en el incremento de la eficiencia energética del transporte de carga. Teniendo en cuenta que “de los costos totales de operación en el transporte, entre un 30% a un 40% corresponden  al consumo de combustible, resulta fundamental contar información local confiable que permita evaluar las múltiples tecnologías, componentes y posibilidades de gestión para reducir los consumos en este ítem, esto resulta clave para los empresarios de este rubro”, explicó Villalobos.

LA AERODINÁMICA APLICADA AL TC
A nivel mundial, distintas entidades han coincidido en que la aerodinámica proporciona un gran potencial para reducir el consumo de combustible y consecuentemente las emisiones de CO2 en camiones y autobuses, ya que prácticamente el 40% del consumo total de energía necesaria para mantener un camión de 40 toneladas a una velocidad de 85 km/h en una carretera plana, se relaciona, precisamente,  a la resistencia aerodinámica.
Teniendo en cuenta esta realidad, el mencionado estudio midió la reducción en el consumo de combustible con la aplicación de kits aerodinámicos en camiones. “se probaron cuatro combinaciones, compuestas por distintos tipos de componentes, que incluyeron, entre otras cosas, spoiler sobre la cabina, carenados laterales, cubre-estanque y faldones, los cuales reducen la resistencia del aire y, por lo tanto el gasto de energía para que el vehículo avance, comprobando con ello que la aerodinámica posee un potencial relevante, muy significativo, para reducir costos y emisiones en operaciones carreteras”, explicó Villalobos.
Las pruebas, realizadas en la ruta 5, mostraron que el uso de estos elementos puede generar un ahorro de combustible de un 11,96% en el caso del kit básico, hasta un 15,39% en el caso del más completo. En este último caso, el menor consumo de energía se tradujo en un ahorro de $76,95 por litro de combustible, una cifra mucho mayor incluso a los $58,7 por litro que los empresarios del rubro discuten año a año, por la rebaja del impuesto específico al diesel.
En un plano general, en tanto, el ahorro se traduciría en una reducción del 6,1% de los costos totales de operación de la industria, lo cual podría elevar de forma significativa el margen del sector, que en la actualidad ronda entre el 4% y el 10%.
Ahora bien, pese a los datos obtenidos, cabe señalar que la mayoría de los camiones que circulan por las carreteras chilenas no incorporan el factor aerodinámico. En esta línea, según el estudio, “una observación realizada en la ruta 68 mostró que el 64,6% de los camiones no usa elementos de aerodinámica y un 20,8% la usa de manera incorrecta, logrando efectos incluso opuestos al deseado. Así, solo el 14,6% de ellos cuenta con dispositivos aerodinámicos en su carrocería. Considerando lo expuesto, el Director del CLI de la UNAB explicó que “existen muchos operadores que en Chile que, al no trabajar adecuadamente la aerodinámica, van quemando un 15% adicional de combustible,  cada minuto que circulan a 90Km/hr., se botan $76 por litro de combustible. Mientras que, trabajando adecuadamente la aerodinámica de un camión, se podría ahorrar hasta 829 litros de combustible al mes, lo que equivale a un ahorro de 9.944 litros al año, estamos hablando de $4.972.153 año aproximadamente. Tomando en cuenta que un KIT aerodinámico completo tiene un costo aproximado de $2.950.000, la inversión se recuperaría al cabo de sólo ocho meses”, concretó.
En torno al impacto medioambiental que implicaría la implementación de KITs aerodinámicos en los camiones, Villalobos explicó que “si incorporáramos a estos cálculos la reducción en las externalidades producto del uso de combustibles fósiles y sus emisiones, tenemos enormes ahorros sociales asociados y que se traducen, principalmente, reducción de enfermedades respiratorias en la población y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Nuestra visión estratégica, de largo plazo, nos muestra claramente la tendencia a que estos costos serán paulatinamente traspasados a las operaciones de transporte, por lo que este tipo de iniciativas contribuye decididamente al desarrollo de sustentabilidad en el transporte”, explicó.

DESAFÍOS POR ALCANZAR
Si los resultados obtenidos en el estudio apuntan a una positiva evaluación de la aerodinámica en el transporte de carga terrestre, ¿cómo se explica que a nivel nacional la implementación de mejoras aerodinámicas no sea mayor? La respuesta a esta interrogante se encuentra en diversas dimensiones, por un lado la falta de información confiable, las falencias en el trabajo técnico de muchos operadores en estos temas,  la poca difusión de parte de los fabricantes de las bondades de estas tecnologías, la falta de incentivos y difusión a su adopción y las restricciones asociadas a longitud y altura máxima establecidas en los distintos países para la circulación de los vehículos de carga, normativas que han limitado a los fabricantes a alcanzar el potencial real de optimización aerodinámica de los camiones. De esta forma son múltiples las dimensiones a abordar para desplegar el potencial de estas tecnologías y otras a evaluar prontamente.
Otro factor que respondería a la pregunta planteada tiene relación con la distorsión en la información respecto de las tecnologías y componentes comercializados. En esta línea, muchos productos aseguran ofrecer grandes beneficios en eficiencia, pero no cuentan con mediciones o certificaciones locales que los respalden, o presentan estándares evaluados en otras realidades y condiciones de operación.
Teniendo en cuenta lo expuesto, estudios como el desarrollado por la UNAB y la AChEE abren una posibilidad certera para el aprovechamiento de nuevas tecnologías en el rubro del transporte, así lo destacó Andrés Gomberoff, Vicerrector de Investigación y Doctorado de la Universidad Andrés Bello, señalando que “esta investigación permite hacer aportes de alto impacto a un sector estratégico y refuerza nuestro compromiso con el transporte y la logística en Chile”.
No obstante, queda mucho por hacer en torno a la implementación de la aerodinámica al transporte de mercancías en Chile, aseguró Villalobos, quién, en el marco del proyecto de la AChEE tiene la misión de desarrollar un protocolo para una norma chilena INN para el desarrollo de un protocolo de pruebas para evaluar componentes, tecnologías y herramientas de gestión que aseguren ahorros de combustible en el transporte. “El objetivo es generar información fiable para respaldar la toma de decisiones, tanto pública como privada y apurar la adopción de tecnologías que demuestren ser efectivas en reducir el consumo de combustible y los impactos ambientales que ello implica”, explicó el académico. En tanto, sólo resta estar atentos a los nuevos estudios en este campo.

 

Uno de los pilares del e commerce es la integración del sitio de ventas con la plataforma logística. Un reto pendiente para el mercado nacional y que se juega en la “última milla” del proceso, la entera satisfacción del comprador.

mesa redonda ed71 lgt 2

III Mesa Redonda: Con un grupo de los más importantes actores del mundo GPS, ChileTransporte y Revista Logistec realizaron la tercera Mesa Redonda, con el objetivo de analizar el escenario general del mercado y conocer el aporte de la tecnología en la mejora de la operación de transporte.

No es un secreto para nadie que entre el 30% y 40% de los costos totales del transporte terrestre corresponden al uso del combustible, por lo tanto bajo ningún punto de vista es un tema al que le podemos restar importancia, sino que todo lo contrario, es hora de hacer algo al respecto.

 Cash--Carry-Food-Warehouse

Impulsados por las nuevas regulaciones del FDA, los transportistas examinan los procedimientos de seguridad para la distribución y el transporte de alimentos.

La distribución de mercaderías siempre presenta nuevos desafíos, principalmente porque está sometida a vertiginosos cambios, que van de la mano con el crecimiento económico y estructural de las sociedades.

¿Cuál es el modo más eficiente para transportar un determinado tipo de carga? ¿Qué alternativas tengo disponible para este transporte? ¿Cuánto me costaría cambiarme de modo? ¿Cuándo cambiarme de modo? Estas son sólo algunas de las múltiples interrogantes del transporte de carga interurbana, que rondan frecuentemente tanto en el sector público, como en el sector privado.

Página 12 de 13

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Noticias populares