A una década de la última dificultad financiera que enfrentó la economía mundial, el mundo parece abrir sus ojos nuevamente ante las voces que advierten del riesgo de una inminente crisis mundial. La intensidad y el momento dependerían de factores como la tasa de interés, la inflación y el crédito ¿Qué hay tras este anuncio? y ¿Cómo Chile se posiciona en este escenario?

 

El año 2020 se ha transformado en una fecha de vaticinios, proyecciones y cambios. Muchas organizaciones públicas y privadas han planteado sus metas con fecha 2020, transformándose así en lema y una fecha tope de muchas instituciones.

Sin embargo, Nouriel Roubini, economista estadounidense, reconocido por anticipar la crisis financiera de 2008, fue enfático en señalar, en una columna de opinión, que el 2020 se desencadenaría una crisis financiera que dará paso a una recesión de la economía, abriendo así un debate sobre los reales signos financieros que viven los mercados actualmente y harían presagiar una eventual catástrofe financiera.

“La próxima crisis y recesión podría ser aún más severa y prolongada que la anterior”, aseguró el profesor de la Universidad de Nueva York, dado que “a diferencia de 2008, cuando los gobiernos tenían las herramientas necesarias para evitar una caída libre, los responsables de las políticas que deben enfrentar la próxima recesión tendrán sus manos atadas, mientras que los niveles generales de deuda son más altos que durante la crisis anterior".

La tesis del economista, conocido como el “Dr. Boom”, fue respaldada rápidamente por JPMorgan, que en una nota a sus clientes indicó: “Pese a que el 2020 parece más probable que el 2019 para el comienzo de la próxima recesión, es probable que estemos a la defensiva más temprano”. Con el reconocimiento de esta entidad financiera mundial, el panorama parece tomar nuevos ribetes.

Pero ¿en qué factores se basan los temores? y ¿cuáles son las posibilidades de que finalmente se genere una crisis financiera? A 10 años de la última crisis financiera que se desató de manera directa debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006 y que provocó aproximadamente en octubre de 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime, voces económicas estadounidenses generaron la alarma, la cual rápidamente se expandió internacionalmente y, por supuesto, en Chile también tuvo eco.

Cabe recordar que las repercusiones de la crisis hipotecaria de 2008 comenzaron a manifestarse de manera extremadamente grave desde inicios de 2008, contagiándose primero al sistema financiero estadounidense, y después al internacional, teniendo como consecuencia una crisis de liquidez, y causando, indirectamente, otros fenómenos económicos, como diferentes derrumbes bursátiles (como la crisis bursátil de enero de 2008 y la crisis bursátil mundial de octubre de 2008) y, en conjunto, una crisis económica a escala internacional.

FACTORES A TENER EN CUENTA

Si bien faltan cerca de 15 meses para el 2020, en los cuales todo puede pasar en materia económica mundial, más aun considerando el estado en el que se encuentran importantes países emergentes como Argentina y Turquía y en la tensa relación comercial entre los titanes del comercio mundial como Estados Unidos y China, el llamado a tomar acciones preventivas, tendientes a detener una eventual crisis es ahora.

Medidas a corto plazo, medidas oportunas y medidas efectivas parecen ser la clave para frenar la alarma que se generó mundialmente. Claro está que ningún mercado quiere que se genere una nueva crisis económica mundial, con los efectos que esto generaría en las economías locales de importantes actores, entre ellos Chile.

Pero ¿cuáles son los principales factores que generaron la alarma? De acuerdo a Manuel Rivera, economista y académico de Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Central, los ojos de todos están puestos en “la curva del bono y en el actuar de la Reserva Federal estadounidense””.

La política monetaria norteamericana está en la mira. El movimiento en la curva del bono del Tesoro, estrechamente relacionado con la creación de crédito y el ajuste monetario de la Reserva o aporte fiscal; factores que para algunos dan signos de una economía sobrecalentada.

La combinación de estos factores, sumado a la tensa relación comercial internacional que vive el Gobierno de Donald Trump con China, México y Canadá serían los factores que harían estallar un descalabro mundial.

“Se cree que cuando se produce una determinada forma de la curva del bono del Tesoro estadounidense habrá un problema financiero; por lo menos así se plantea desde la teoría. Además, es más importante ver qué pasará con la Reserva Federal, la cual ha venido dando término a su política de expansión monetaria y ahora se concentrar en la Inflación”, aseguró Rivera.

A juicio del académico, la conjugación de estos factores es lo que “genera inquietud”, por lo que “no es insensato pensar que puede generar en los próximos años una situación como la sucedida en 2008. Hoy observamos una secuencia histórica estimada probable, por lo tanto tiene –a mi juicio- una importancia relativa los temores que se han planteado”.

EL PASADO TE ENSEÑA

Los efectos que dejó la pasada crisis, conocida como subprime, han dado para el análisis de muchos. Medidas más o medidas menos, todos los analistas económicos en el importante rol que tuvieron las naciones emergentes para revertir la situación que se vivía tras la debacle.

Sin embargo, Manuel Rivera reconoce que la teoría económica dominante tiene dos deudas: “una es que no se vio venir la crisis de 2008 y la segunda, es que tras la crisis nunca se han entregado balances consistentes sobre qué es lo que sucedió”.

El economista lamentó el que –a su juicio- “no se hayan aprendido las lecciones que dejó esa crisis”. “En 2008 cada uno se defendió de acuerdo a sus posibilidades. La crisis la salvaron los países emergentes: Brasil, Rusia, China, India, Sudáfrica, Turquía o Argentina, entre otros, pero de generarse una crisis en 2020 como plantean algunos, en este momento, no están en condiciones de salvar a nadie por el nivel de endeudamiento que tienen”, recalcó el académico de la Universidad Central.

Ante este escenario no es difícil entender el estado de alarma que se generó tras los primeros análisis que hablaban de la eventualidad de una crisis en los próximos años, sobre todo al considerar que la economía global está muy endeudada, factor que la hace más vulnerable a los efectos que episodios financieros desfavorable puedan tener a nivel mundial.

CHILE EN ALERTA

En cuanto a la situación chilena y cómo una situación financiera adversa podría afectar a la economía nacional, el docente de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Central valoró la forma en que el país enfrentó los vaivenes económicos hace una década.

“Chile enfrentó bastante bien, en general, la crisis anterior. Salimos adelante con algunas heridas en el cuerpo, pero sin una debacle”, comentó. Sin embargo, al ser consultado sobre los efectos que una nueva crisis podría tener en la economía nacional llamó a tener en cuenta las cualidades del modelo chileno.

“Chile es una economía pequeña, abierta, exportadora, con un tipo de cambio sensible que hasta la fecha ha protegido el impacto de los vaivenes exteriores, con dependencia del cobre y además, somos socios comerciales de dos potencias que están peleadas (China y Estados Unidos). Con estos factores estamos prestos a que nos pueda llegar un empujón fuerte. La apertura económica es para bien y para mal. Estamos tan integrados –esa fue nuestra apuesta económica país- pero la gran duda es si ¿estamos bien protegidos?”, sostuvo Manuel Rivera.

En cuanto a los factores a los que hay que poner atención y que pueden a su vez dar señales de un problema, el académico destacó que en Chile los ojos deben estar puestos en el actuar de la “Tasa de interés”.

“Mientras nos financiemos en buenas condiciones es un buen signo por nuestra buena clasificación de riesgo. Cuando esas tasas se encarezcan será una señal poderosa de que las cosas no van por buen camino”, afirmó.

Finalmente, el economista se declaró confiado y esperanzado que durante estos meses se tomen las iniciativas necesarias para evitar llegar a una situación de crisis. “Todo lo que se plantea es evitable, pero se ve una situación grave si no se actúa de manera adecuada. Esto es un llamado de atención de los expertos”.

  • comentario
  • Visto 499 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Noticias populares

Tendencias