Considerando que 9 de 10 jóvenes sueña con iniciar un emprendimiento, según cifras del Injuv, el empresarial chileno busca posicionarse como un importante polo a nivel latinoamericano de emprendimiento. En esta línea, las Start-UP de han posicionado con fuerza en el país, de la mano de la innovación y de la tecnología. Por su parte, la industria logística ha sido un polo importante para el desarrollo de esta nueva realidad.


Los términos empresa emergente, compañía emergente, compañía de arranque o compañía incipiente puede que no le digan nada a la mayoría de la gente. Sin embargo, hoy en día existe un término que engloba todos los anteriores y que está fuertemente en boga: Start-up.


Aplicado a aquellas organizaciones que buscan iniciar un camino en el mundo de los negocios, las Startup aluden también a un concepto de innovación muchas veces apoyadas en la tecnología. Son empresas de innovan en el mercado y la industria logística, en el último tiempo, ha sido testigo de cómo han aflorado estas empresas, algunas de la mano de Universidades y otras de modo independiente; pero en su mayoría asociadas a la innovación, al desarrollo de tecnologías, al diseño web o al desarrollo web.


No es un misterio que toda innovación, en la medida que busca posicionarse en un mercado, asume riesgos que para las nuevas generaciones de profesionales parecen no temer y están constantemente enfocados en desarrollar nuevas ideas de negocios creativos, cuyo paso inmediato es agregar diferenciación a dicha idea para emprender finalmente el negocio.


Así estas empresas están teniendo un gran impacto en las personas innovando desde el  por qué lo hacen hasta cómo lo hacen, donde en la práctica uno de sus sellos es la estrecha comunicación que existe con sus clientes.


Pero como todo en la vida, el éxito de estas pequeñas empresas innovadoras requiere de trabajo y esfuerzo. Sin embargo, podríamos además establecer ciertos factores que ayudarían al éxito de las start-up, tales como: experiencia previa, ideas innovadoras y brillantes, necesidades del mercado, competencias, elaboración de las parte de negocio, ejecución de la idea, venta del producto, contactos, financiamiento y gestión y porque no también suerte.  


En cuanto al mercado chileno, las start up han dado impulsos necesarios para que estas se desarrollen en pos del éxito. Hoy se cuenta en el ecosistema con incubadoras, aceleradoras, patrocinadoras, coworks, etc. las cuales tienen por objetivo ser un aporte técnico como estimulante para el desarrollo de emprendimientos.

 

“Hoy en día, emprender es una oportunidad considerada por la población chilena y además se busca erradicar los prejuicios al respecto, por lo mismo, las universidades también están involucrando emprendimiento en sus mallas curriculares y en sus actividades diarias”, comentó Paula Valencia, Directora Ejecutiva de IncubaUdeC, organización que ha atendido a más de 2.000 emprendedores y de donde han egresado más de 55 empresas, alcanzando una tasa de sobrevivencia de ellas que supera el 50%, aumentando año a año el volumen de sus ventas. La incubadora cumplió, este año, el hito de que una empresa graduada alcanzó la meta de ventas sobre 10millUSD.

 

START-UP O PYMES


El objetivo de una startup es conseguir un número suficiente de seguidores o de usuarios para así poder disponer de más recursos que se puedan volver a invertir y a partir de ahí conseguir más beneficios. En esta lógica, el trabajo es cíclico y constante.


No obstante, cuando una startup alcanza un determinado posicionamiento en el mercado, un nivel de ingresos mayor o bien un número de clientes importantes, deja de ser una startup para convertirse en una empresa, propiamente tal.


Esta especie de ascenso en la industria conlleva un sinfín de nuevas opciones y también de nuevos escenario, tanto a nivel organizacional como también financiero. Para Paula Valencia, las diferencias se podrían establecer en que  “el emprendedor de una startup tiene la idea de cambiar el mundo con su empresa, la visión de convertirse en referentes a nivel mundial. Una empresa piensa en un mercado local, mientras que la startup lo piensa global... para el mundo”.

 

Marek Fodor, co-fundador de Atrápalo, considerado un exitoso emprendedor a nivel mundial, propone los siguientes criterios para definir que una emergente ha dejado de serlo:


    •    La empresa ha alcanzado jornada completa.
    •    La mayoría de personas en la empresa no trabaja más de 12,5 horas diarias.
    •    La fuente principal de inspiración ya son las ideas lanzadas por la competencia.
    •    Los fundadores ya tienen despachos separados del resto del equipo.
    •    La empresa tiene más de 2 años de vida.
    •    Los fundadores pueden no estar en la oficina durante varios días, y la empresa sigue funcionando igual (o mejor) que con ellos presentes.


Mientras que para otros, el simple posicionamiento de un modelo de negocio es la clave para pasar de una startup a una empresa. En otras palabras, cuando se encuentra un modelo de negocio que da beneficios y puede repetirse en el tiempo deja de ser una startup y ya se le considera una empresa.


No podemos olvidar, que en su momento, Facebook fue una startup, convirtiéndose hoy en día en una de las compañías más exitosas y rentables del mundo. El salto que realizó esta red social se generó cuando llegó a una masa crítica, es decir, un momento en el que tenía un número de seguidores o de usuarios suficiente para que la aplicación dejara de ser una startup, ya que empezó a aumentar sus beneficios, a disponer de más recursos, etcétera.


UNA REALIDAD PRESENTE EN CHILE


Esta tendencia que comenzó con fuerza hace unas décadas en economías como Estados Unidos o Inglaterra ha entrado con fuerza en Chile, gracias –entre otras cosas- al acceso a tecnologías, la necesidades de los mercados de marcar diferencias, la cultura educacional a nivel nacional, donde se ha incentivado el pensamiento creativo y emprendimiento en los jóvenes y también por las características que tienen los nuevos profesionales y  jóvenes, quienes sin temor se lanzan al emprendimiento, en solitario o con socios.  


Así, decenas de estudiosos analizan a las nuevas generaciones donde la innovación, el deseo de emprender, no tener temor al riesgo y otras características laborales han pavimentado el surgimiento de estos EMPRENDEDORES.


En esta línea, surge Start-Up Chile (SUP), aceleradora de negocios creada por el Gobierno de Chile para traer un alto nivel de emprendimiento basado en la innovación con sustento en Chile. Actualmente, Start-Up Chile es considerada la aceleradora líder de Latinoamérica, entre las TOP 10 a nivel global y posee la más grande y diversa comunidad de startups en el mundo.


Desde el 2016, los nuevos objetivos de esta aceleradora de negocios son mantener a Chile como uno de los polos de emprendimiento tecnológico e innovación más importantes del mundo y que las startups impacten la economía local positivamente.


Start-Up Chile es un programa Corfo que busca convertir a Chile en el polo de innovación y emprendimiento de América Latina. Para ello, en su primera etapa el programa se enfoca en atraer emprendedores de alto-potencial cuyas startups están en etapas tempranas y se trabaja en el fortalecimiento de un ecosistema colaborativo y diverso, y en conectar a este ecosistema local con los grandes polos de innovación del mundo. Los programas son abierto a chilenos y extranjeros.


Cada startup aceptada como participante de Start-Up Chile se compromete a organizar y colaborar en actividades de impacto social. Este es uno de los aspectos más importantes del programa. Start-Up Chile no toma participación económica en las empresas que apoya y tampoco exige a los participantes radicarse en Chile más allá de seis meses, porque se asegura que, durante su participación en el programa, cada startup comparta sus contactos y conocimientos específicos con emprendedores locales y chilenos interesados en emprender.


 ¿Y POR QUÉ NO?


Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de la Juventud el 2016, 9 de 10 jóvenes chilenos sueñan con lanzarse al mundo del emprendimiento. Sin embargo, muchas veces se encuentran con un obstáculo inevitable: la falta de capital.


“Hoy día las grandes dificultades se encuentran en el levantamiento de inversión privada. En Santiago existen empresas gestoras de inversiones, sin embargo, en regiones nos encontramos en un ecosistema que carece de estas posibilidades”, reconoció la Directora Ejecutiva de IncubaUdeC.

 

En esta línea, un estudio realizado por GFK Adimark junto a Mckay, denominado “Los sueños de los chilenos”, elaboró un ranking de cuáles son específicamente las cosas materiales y no materiales que quieren hacer realidad.


En la muestra, realizada a lo largo del país, dan cuenta de que los primeros lugares se los llevan Viajar (41%), la anhelada Casa Propia (11%) y Emprender (8%). El sondeo dio a conocer además que el 41% de los chilenos declara tener un plan de acción para concretar su sueño, mientras que el 64% declara que la principal barrera para lograrlo es la falta de dinero o de tiempo (9%).


Es así como el dinero o financiamiento asoma constantemente entre las limitantes para iniciar el sueño de emprender. Sin embargo, existen distintas alternativas, tanto públicas como privadas, para lograr el financiamiento anhelado para comenzar en este camino.


Aquí destacamos algunos:


    •    Brain Chile: Otorgado por la  Universidad Católica y Banco Santander. Beneficios de 60 millones de pesos para los 10 mejores proyectos.
    •    Capital Semilla: Otorgado por Sercotec. Entre sus beneficios Cofinanciamiento de hasta 3,5 millones de pesos para acciones de gestión e inversión.
    •    Programa Yo Emprendo: Otorgado por Fosis. Financiamiento del plan de negocios con un mínimo de 300 mil pesos y un máximo de 500 mil pesos. También brinda capacitación y asesorías.
    •    Capital Abeja: Otorgado por Sercotec. Beneficios: Cofinanciamiento de hasta 3,5 millones para acciones de gestión e inversión (emprendimientos liderados sólo por mujeres).
    •    The S Factory: Otorgado por Corfo: Beneficios cercanos a los 12 millones de pesos  para financiar hasta el 90 por ciento del proyecto. Las postulaciones se realizan dos concursos por año a través de Corfo y Start Up Chile.
    •    Youth ActionNet: Otorgado por la Universidad Andrés Bello, AIEP e International Youth Foundation. Beneficios: 10 emprendimientos recibirán 3 mil dólares más capacitación. 



¿Cómo se proyecta el futuro de estos emprendimiento? Esa es la gran pregunta para la industria, en función de establecer como las start-up se posicionan como una alternativa de innovación para las industrias chilenas en los distintos rubros de la mano, por supuesto, de la tecnología. “Las startups son el motor de la nueva revolución que se está viviendo a nivel mundial, con grandes avances en soluciones innovadoras que impactan positivamente en la sociedad, mejorando la calidad de vida de las personas”, enfatizó Valencia.

  • comentario
  • Visto 202 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 11 años de existencia.Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria logística , ExpoLogistec , todo un éxito que esperamos replicar el 2012 con más metros cuadrados de exposición.

Noticias populares

Tendencias