logistec seguridad_ed95

Trabajos en altura, uso de maquinaria en pasillos angostos, recogida de cajas, procesos de paletización manual y maquila de productos son sólo algunas de las labores que día con día realizan cientos de operarios en los distintos Centros de Distribución a lo largo y ancho del país; actividades esenciales para la actividad logística y que suponen, en mayor o menor medida, la presencia de factores de riesgo de especial consideración.

 


Teniendo en cuenta los múltiples riesgos inherentes de las actividades que se desarrollan al interior de los Centros de Distribución no es de extrañar que tanto Operadores Logísticos como empresas que administran sus propios Centros de Distribución o bodegas pongan énfasis en delinear operaciones que tengan como foco principal la seguridad para el resguardo de los trabajadores y, por supuesto, de los activos; entendiendo que un accidente al interior del CD, además de generar consecuencias inmediatas -relacionadas a la salud y bienestar de los operarios involucrados- acarrea consigo un sinfín de otras problemáticas, tales como la disminución de la productividad, trauma laboral y pérdida de eficiencia, por sólo nombrar algunos.


Sebastian MendozaAtendiendo a la importancia del factor seguridad operativa en los recintos logísticos, Revista Logistec invitó a Sebastián Mendoza, Jefe del Departamento de Prevención de Riesgos en TW Logística, Mario Donizeti, Gerente Prevención de Riesgo de Finning Sudamérica y Gabriel Rodríguez Gajardo, Director Operaciones de Loginsa; profesionales que actualmente lideran procesos de seguridad y prevención al interior de los respectivos Centros de Distribución de sus compañías.

 

“LA SEGURIDAD, UN VALOR INTRANSABLE”


Cuando se habla de implementar operaciones seguras y procesos de prevención al interior del CD –específicamente- la realidad indica que el nivel de compromiso organizacional es variado. Así, en el esquema actual podemos encontrar operadores que desde la dirección hasta el trabajador están implicados en el cuidado en sus ámbitos de competencias respectivos, lo cual hace que la calidad de la prevención sea la adecuada. Pero también hay otros operadores que bien por desconocimiento, por desgana o por falta de recursos humanos y técnicos, tienen una calidad en materia preventiva baja, de manera que básicamente intentan cumplir con las obligaciones preventivas que impone la legislación vigente.


Frente a la disyuntiva de si los resguardos que aborda la ley son los necesarios a la hora de diseñar la operación al interior del CD, sea cual sea el tipo de mercaderías que albergue, la opinión de los expertos es clara: NO.


A este respecto, Sebastián Mendoza fue tajante al señalar que “en el mundo logístico el criterio de seguridad por parte de las empresa no solo se debe aplicar para cumplir las normativas legales, sino también, diseñar planes anexos que apunten a cuidar al máximo el recurso más importante para la operación que es el recurso humano, a través de capacitaciones, entrenamiento y fiscalización, actividades que, de no ser impartidas, lamentablemente pueden llevar a los operarios a incurrir en graves incumplimientos a la seguridad exponiéndose ellos y los trabajadores que los rodean”. Básicamente, no hay que dejar nada al azar.


Cabe destacar que, bajo dicha premisa, TW Logística, operador logístico especializado en el manejo de mercaderías peligrosas, ha logrado configurar un sistema de prevención y seguridad de alto estándar que les ha permitido alcanzar una significativa baja en el nivel de accidentabilidad durante el último periodo medido (Julio 2014-Junio 2015), alcanzando una tasa del 11,5%, lejos del obtenido 33,13% durante el periodo anterior (Julio-13-Junio 2014).


A partir de ello, Mendoza aseguró que dichos índices sólo han sido posibles “gracias al trabajo y compromiso de todos los colaboradores de TWL en la prevención de riesgos laborales, mediante la participación en capacitaciones internas y las dictadas por la ACHS. Así, la Compañía logró una significativa baja en el nivel de accidentalidad, lo que a su vez representa el espíritu de trabajo que promueve la Compañía, más seguro y enfocado al bienestar de los colaboradores y sus familias”.


A partir de lo dicho por Mendoza, es claro el rol que las empresas juegan en el diseño, promoción y adopción de operaciones seguras, inculcando estas prácticas en su ADN. Así también lo han entendido los directivos de Finning, compañía que en mayo pasado recibió el reconocimiento de la Cámara Chilena de la Construcción por haber obtenido excelencia en los indicadores de prevención de riesgos en el periodo enero-diciembre 2015, de acuerdo a las bases establecidas por la entidad.


Mario DonizetiEl reconocimiento obtenido por la compañía se debe, en palabras de Mario Donizeti a que “la seguridad es considerada como un valor fundamental de la compañía. Así, se asocia la prevención de riesgo a una política y visión en materia de seguridad y a herramientas técnicas como análisis de riesgos y el reporte e investigación de incidentes”.


En esta línea, Donizeti sostuvo que es fundamental estudiar y conocer las causas de los incidentes para lograr anticiparse y tomar las medidas necesarias para prevenir. “Nosotros nos concentramos en dos ámbitos principalmente. Por un lado reducir nuestros índices de frecuencia de lesiones (TRIF y TIF) en donde año a año estamos logrando mejoras y, por otro lado, poner especial foco a los incidentes de alto potencial. Estos últimos son aquellos en donde en la mayoría de los casos no sucede nada significativo, pero las consecuencias potenciales podrían haber sido graves o incluso fatales”, sostuvo el ejecutivo.


Así, la metodología diseñada por Finning contempla esfuerzos por erradicar los incidentes de alto potencial mediante una evaluación previa que incluye un proceso de investigación y aprendizaje. “De esta forma nos hacemos cargo de nuestras oportunidades de mejora y comprometemos a todo el equipo a la no repetición de este tipo de eventos mediante el concepto de verificación” afirmó.


Los resultados de este modelo han sido muy positivos, según el ejecutivo, lo que se ve reflejado en las cifras alcanzadas a fines de 2015, donde la tasa de accidentabilidad disminuyó en 22%. “Esto demuestra que vamos en la dirección correcta, pero también es un incentivo para seguir trabajando de manera comprometida en este ámbito”, sostuvo el ejecutivo.


“Para evitar los accidentes es clave que toda la gente que trabaja en la Compañía reconozca la seguridad como un valor intransable, esto se traduce en incluir la variable seguridad en todas las decisiones diarias. Eso es un desafío que se debe trabajar día tras día” concluyó Donizeti.


Operativos de seguridad constante y procedimientos orientados a eliminar o reducir los riesgos a los que sus colaboradores están expuestos son algunas de las estrategias que Loginsa ha puesto en marcha en materia de seguridad al interior de sus CD.


gabriel rodriguezEn este esquema, la capacitación y la utilización de sistemas de protección es parte estratégica del sistema integral de gestión de la compañía, “por el impacto que este tipo de siniestros tiene en la calidad de vida de los trabajadores y por su incidencia en la gestión de la calidad de nuestro compromiso de servicio”, explicó Gabriel Rodríguez Gajardo.


En esta línea, Rodríguez, sostuvo que la “preocupación por las personas” es un valor explícito promovido por la empresa. “Trabajamos en forma permanente en el desarrollo de un ambiente armónico, seguro y enriquecedor de trabajo. Para alcanzar estos objetivos podemos destacar tres factores que nos permiten materializar lo señalado: la gestión del riesgo, como competencia fundamental en el nivel ejecutivo; nuestra política de prevención de riesgo; y un sólido sistema de auditoría, destinado a detectar desviaciones respecto de la política, normas y procedimientos de seguridad”, destacó el ejecutivo.


En relación al compromiso actual de Loginsa en materia de seguridad operativa, Rodríguez aportó otro punto de vista a considerar: El Cliente. “En la actualidad la seguridad operativa es un requerimiento permanente de nuestros clientes, a través de acuerdos específicos y explícitos, como parte de los altos estándares de calidad a nivel nacional e internacional de la compañía. Se entiende entonces que la seguridad operativa es el único camino para el buen éxito de la empresa, de sus colaboradores y de sus accionistas”, sostuvo el ejecutivo.

 

UNA OPERACIÓN DE RIESGO… PERO SEGURA


Consultados respecto a los riesgos más comunes que implican las operaciones al interior del CD, los expertos indicaron que los focos de peligrosidad pueden ser diversos, dependiendo de las características de cada almacén, los productos manejados, los tipos de estanterías de almacenaje, los equipos de desplazamiento y la cantidad de procesos de valor agregado que se realizan.


Sin embargo, los verdaderos focos de peligrosidad no radican en tales elementos, sino particularmente en uno: el factor humano. “Es aquí donde se encuentran finalmente las causas o raíces de la mayoría de los accidentes”, sostuvo el ejecutivo de Loginsa.


A este respecto, Donizeti “la omisión de las normas de seguridad establecidas y el ‘intentar’ ahorrar tiempo por querer cumplir una tarea, son los dos principales focos de riesgo en la operación”.


Considerando lo anterior, el ejecutivo de Loginsa sostuvo que se deben examinar los siguientes factores que, de no ser previstos, se transforman en los verdaderos focos de peligrosidad:


• Políticas y procedimientos claros respecto de la seguridad de los colaboradores.
• Capacitación y entrenamiento del personal en operación segura y normas de higiene y seguridad. Refuerzo, control, adoctrinamiento, actualización y reconocimiento permanente.
• Uso de Equipos de Protección Personal (EPP) adecuados y de buena calidad.
• La rotación de personal como factor que puede debilitar todas las acciones preventivas antes indicadas.

 

En torno a lo descrito, Rodríguez enfatizó que “las conductas de riesgo más reconocibles tienen que ver con la inadecuada supervisión frente al incumplimiento de las normas para una operación segura y en el uso de Elementos de Protección Personal. También se transforma en elemento de riesgo el uso de equipos en forma inadecuada, con excesos de velocidad, más carga de la recomendable y, en general, la falta de foco y concentración en las tareas a realizar”. En este aspecto resulta de la mayor importancia distinguir entre una operación eficaz y una operación segura, privilegiando esta última como el único camino correcto.


Siempre en torno al CD, Sebastián Mendoza señaló que entre las operaciones más riesgosas se encuentran aquellas que se desarrollan en altura, “riesgo que se puede minimizar considerando medidas tan básicas como el prohibir la preparación de pedidos en niveles sobre el del piso o el almacenamiento inadecuado en posiciones de rack que no han sido configuradas de tal forma que el trabajador tenga solo en el primer nivel los pallets que requerirá para preparar el pedido que necesita”.


Según Mendoza, las operaciones en altura son el gran talón de Aquiles de muchos CD, exponiéndose los trabajadores a accidentes de riesgo fatal. En este punto, el profesional enfatizó en el correcto uso de maquinarias y respecto por los procesos mediante un caso práctico. “Si, por ejemplo, el pickeador tiene faltantes en los niveles inferiores debe recurrir a los operadores de apiladores eléctricos o grúas horquillas para bajar lo requerido a nivel de piso, no permitiendo ni exponiéndose a ser izados por estos equipos con el riesgo de caer. Estas máquinas están diseñadas solo para levantar carga no personas, por lo que ante un accidente por caída de altura el organismo contralor de la Ley 16.744 o alguna autoridad sanitaria, no vacilaran en aplicar los sumarios correspondientes”.


A partir de ello, y en vista de la experiencia que ha apreciado en otros centros logísticos, el profesional enfatizó en las siguientes conductas de riesgo: “No se pueden realizar trabajos en altura levantando a los trabajadores en un pallet de madera, ni relativizar el uso de arnés de seguridad ante cualquier trabajo en altura, que por supuesto debe ser obligatorio. Además, el picking manual de productos se debe realizar a nivel de piso y los apiladores eléctricos o grúas horquillas deben bajar los pallet según necesidad. En algunas empresas usan un canastillo metálico con barandas altas y estos amarrados con cadena a la estructura del equipo que los levanta, pero esa actividad no la autoriza mutualidad ya que los apiladores eléctricos y grúas horquillas se deben usar solo para mover carga y no personas”, enfatizó.


Siempre en torno a los trabajos en altura, Mendoza agregó que “todo trabajador que deba realizar este tipo de maniobras, ya sea utilizando andamios, o plataformas provisorias, deberá reunir las condiciones físicas y psicológicas requeridas. No deberá tener antecedentes de enfermedades cardíacas, propensión a los desmayos, sufrir de vértigo o con antecedentes de epilepsia u otros impedimentos que puedan aumentar la probabilidad de una caída accidental.


“De hecho, las personas que trabajen en altura deben demostrar idoneidad y habilidades físicas para hacerlo y no estar en tratamiento médico que altere alguna de sus capacidades. Además, más allá de las evaluaciones de idoneidad, lo más importante a tener en cuenta es la observación diaria que deben hacer los Supervisores al equipo de trabajo”.


Finalmente, el experto de TWL sostuvo que la correcta demarcación de áreas de trabajo y uso de equipos que apoyen estas advertencias es esencial. “El propósito es prevenir o controlar al personal en su ingreso a áreas peligrosas o de alto riesgo a través del uso de barricadas, demarcación y letreros, y se debe aplicar a todas las áreas en las cuales hay un riesgo de lesiones por una caída o por la caída de objetos desde altura”.

 

HABLEMOS DEL AUTOCUIDADO…


Como se aprecia, múltiples son los aspectos a considerar para lograr una eficiente gestión de la seguridad al interior del CD; aunque siempre, el autocuidado y el respeto a la operación serán primordiales. En este punto, Rodríguez sostuvo que ello supone todo un trabajo previo de la empresa y de los profesionales dedicados a la prevención. “Resulta fundamental disponer del adecuado levantamiento de los focos de riesgo y traducirlos en patrones de comportamiento hacia los colaboradores. A partir de esta plataforma, se debe generar la conciencia adecuada en cada colaborador, lo que será la base de la conducta del autocuidado”.


En torno a la relevancia del autocuidado en la seguridad operativa, Donizeti sostuvo que “muchas personas están constantemente esperando que suceda algo o que alguien se haga cargo de ellas. Otras, en cambio, toman la iniciativa, emprenden la acción y hacen que las cosas sucedan.


Si lo graficamos, podemos decir que el autocuidado tiene un aspecto “motivacional”, que se pretende enfatizar. Se apela a la motivación por el propio bienestar, buscando arraigar dichas motivaciones en valores que se asumen prácticamente de validez universal (como el bienestar familiar); se espera además, con cierta ingenuidad, que esta motivación se fortalezca y supere todas las eventuales dificultades que pueda encontrar un trabajador para desarrollar una conducta de autocuidado.


Así, el conocimiento de los riesgos y la manera de prevenirlos, mediante la concientización y capacitación, constituyen los pilares fundamentales de la Seguridad Operativa. Podemos señalar, sin lugar a dudas, que el autocuidado es la piedra angular en la prevención del riesgo. Ninguna acción de la empresa será suficiente sin la conducta y la disciplina del autocuidado y el principal desafío en este sentido es crear una cultura del autocuidado.

 

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES FOCOS DE PELIGROSIDAD AL INTERIOR DEL CD O BODEGAS?


Los riesgos más habituales que se producen en los almacenes están relacionados con:


• Las características de los productos almacenados, (tamaño, tipo, etc.)
• Método de manipulación de componentes y bultos
• Interacción con equipos de manipulación (ejemplo: grúas horquillas, apiladores, stock picker, carretillas eléctricas, etc.)
• Las características del almacén (interior o exterior, tipo de estanterías, demarcaciones o layout)
• El orden, la limpieza, el almacenamiento y la correcta manipulación de los productos son factores importantes para impedir accidentes en los almacenes.
• En el caso de almacenar sustancias peligrosas, estos factores adquieren una relevancia mayor, ya que cualquier accidente implicaría consecuencias perniciosas no sólo para la salud del trabajador.

Modificado por última vez en Viernes, 29 Julio 2016
  • 0 comentario
  • Visto 3670 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.