Al igual que el ser humano, la industria logística chilena ha madurado y ha ido cambiando con el correr de los años. Muchos hablan de una nueva etapa de la industria; una etapa marcada por la penetración de las tecnologías, el comercio electrónico y transnacional, el rol del nuevo consumidor y la importancia de la calidad de servicio. Actualmente, no basta con llevar un producto de origen a destino, sino que es un ‘servicio de calidad’ con foco en la inmediatez; todos factores que a la larga suman al éxito financiero de las empresas.    

                 
Hace más de 35 años el mercado chileno se abría a una nueva era comercial y transaccional, escenario que fue reflejando la importancia de la Logística en la operación de una compañía. La llegada de los grandes retailers al país, la firma de importantes Tratados de Libre Comercio -que abrían Chile al mundo y que generaron cambios en los índices de exportación e importación- y la llegada de nuevas tecnologías fueron algunos de los factores que incidieron en el desarrollo de la industria y que ha llevado a que hoy se posicione como un pilar central en el éxito de un país y también a nivel interno de cada compañía.  


Jorge ChavezAsí, con el correr de los primeros años de la década de los 90, la logística se presentaba –desde su definición- como un proceso para controlar flujos y almacenaje de materias primas, productos semi elaborados o terminados y de manejar la información relacionada desde el lugar de origen hasta el lugar de consumo, con el propósito de satisfacer los requerimientos de los clientes. En otras palabras, se pretendía proveer el producto correcto en la cantidad requerida, en el lugar indicado, en el tiempo exigido y a un costo razonable. Es así como de estas definiciones se desglosan los puntos centrales de esta actividad: productos, destinos, clientes y costos.


No obstante, la logística es un sistema en el cual confluyen distintas actividad; una verdadera red que actores que forman un todo. Por ejemplo, no basta con mantener equipos con excelentes profesionales o buenas tecnologías, si no se logra establecer una estrecha relacionan entre ellos en función de un objetivo común: el servicio a sus clientes. Esta actividad fue cobrando un rol relevante al interior de las organizaciones; un papel fundamental al momento de analizar la productividad y también los costos de un proceso.


Dada la importancia de esta área muchas empresas iniciaron a mediados de los ‘90 fuertes inversiones con el objetivo de optimizar su operación y así enfrentar el futuro con confianza. En esta línea, surgieron los primeros Centros de Distribuciones modernos, aquellos donde la tecnología ya era una realidad; así como también se inició la era de la profesionalización de la industria con la incorporación de la logística en las mallas curriculares de importantes universidades chilenas.


Bajo dicha lógica, y considerando los cambios culturales de un Chile en procesos de crecimiento, la logística dejó de tener sólo un carácter operativo, transformándose en un factor de importancia financiera y, en definitiva, un elemento clave para el éxito de una empresa. Actualmente, estamos viviendo lo que para algunos es ‘una nueva era’ en la industria logística nacional. Un periodo marcado por el rol del Cliente.


En esta oportunidad, conversamos con dos ejecutivos y actores de la industria logística chilena que han sido testigos de los cambios que ha experimentado el mercado y de su actual momento, con quienes analizamos los principales aspectos e hitos en la historia logística chilena.


TECNOLOGÍA


El cambio económico chileno obligó a las compañías a salir en la búsqueda de una optimización logística, tanto de salida como de entrada, donde se hizo indispensable darle fluidez a los procesos y disminuir los costos involucrados; ¿y cómo hacerlo? Es ahí donde asomó la tecnología como uno de los mejores aliados para la industria.


Juan Carlos SaezPara Juan Carlos Sáez, las tecnologías -hoy en día- son el factor que marca diferencias en una operación logística. El ejecutivo -quien encabezó en 1995 el proyecto del entonces nuevo y moderno CD de Johnson, el cual se materializó dos años después y que se transformó en un hito para la empresa por los cambios que significó en la operación logística- recuerda que en ese momento “no existían en Chile empresas de tecnología enfocadas a la logística, por ejemplo en WMS, por lo que había que ir a buscarlos a EE.UU y Europa y ahí aprender cómo manejar estos nuevos CD”.  


Dada la carencia de soluciones tecnológicas presentes en el país, la inversión que la compañía realizó en su nuevo CD fue cercana a los 18 millones de dólares; cifra que –a juicio de Sáez- hoy en día “sería una locura. Eran otros tiempos y otros valores, por lo que una inversión así sólo podía responder a una decisión estratégica que, en este caso, era la intención de crecer y la única forma de hacerlo era con la construcción de nuevas instalaciones. Así llegamos a las 90 tiendas”.


“Hoy la tecnología es barata versus lo costoso que está la mano de obra; factores que se conjugan y hacen muy atractivo la incorporación de estas soluciones”, comentó Sáez. Así, la segunda mitad de la década de los 90 fue el momento del crecimiento de las principales cadenas de retail.


Una visión distinta es la que tiene, Jorge Chávez, destacado académico de Supply Chain en Chile, para quien las tecnologías no son más que un “habilitador” y “no hace los modelos mejores ni genera cambios. Cuando hablamos de implementaciones hay varios actores que se conjugan, pero siempre detrás está la persona”.  


Chávez, considerado uno de los primeros académicos en desarrollar un diplomado de Logística en Chile (1994), manifestó que los cambios profundos vividos en la industria, se deben a tres hitos importantes. “El primer de ellos, fue la creación del pallet, elemento  fundamental para poder transportar los productos y hacerlo más fácil.  La segunda revolución fue el Container y el tercero, y relacionado a los anteriores, fue la  eficiencia en el transporte (barcos post panamax, grandes aviones de carga, camiones potentes)”, comentó.


Dichos hitos logísticos habrían - a su juicio- generado los primeros cambios en la industria, lo que sería una ejemplificación de la tecnología como facilitar de la operación, ya que recalcó que “el único y real cambio en las industrias es generado por el consumidor”.


 En esta línea, el ejecutivo llamó a las empresas a tener conciencia que para el éxito de una implementación tecnológica se debe considerar, lo que él define como “la ecuación perfecta”: 1/3 de inversión en Software, 1/3 en Hardware y 1/3 en capacitación.


Hoy la logística vuelve a protagonizar un periodo de cambios y de adaptación al nuevo entorno digital; un entorno que cambia constante y vertiginosamente de la mano de la innovación, especialmente en un industria como ésta donde, por ejemplo los datos son fundamentales para los procesos, siendo el BIG Data, entre otros, un aliado fundamental en el presente y futuro de las empresas.


EL PROFESIONAL


“Nos hicimos en la práctica”. Esta frase engloba la realidad de los primeros profesionales que incursionaron en el área logística; quienes poco a poco se fueron profesionalizando, viendo a la operación como un todo y conociendo los reales alcances de esto.  


“Los profesionales fuimos, poco a poco, incorporando conocimiento logístico y así profesionalizando esta área que se asociaba en un inicio con la administración de la bodega, proceso de recepción, almacenaje y despacho. Luego se transformó en Supply Chain Management, entendida como la administración de la cadena de suministro desde el proveedor hasta el cliente final. Ahí nos dimos cuenta que esta visión ¡era la empresa completa!”, recordó Juan Carlos.


En la misma línea, Jorge recalcó que “el  logístico se fue haciendo en la marcha y en la medida en que la industria fue tomando fuerza.  Antiguamente se mandaba a la ‘bodega’ al colaborador por algún problema, lo que refleja que para muchos era una especie de patio trasero de las compañías”.


A juicio de los ejecutivos, el desafío de las empresas y también del sector académico es el Talento de los profesionales. “Cuando las empresas son grandes tienen los recursos para contratar talentos, lo que muchas veces aquí no se valora. El capital intelectual es muy importante para enfrentar los desafíos de la industria”, enfatizó Chávez.


Por otra parte, mientras que para unos, estos conceptos (Logística y Supply Chain Management) parecen hablar de lo mismo y que la diferenciación sería una cuestión de moda; otros plantean claras diferencias, dadas fundamentalmente por la amplitud del enfoque, ya que para ellos la logística se ha asociado a un concepto más operacional que ahonda en el día a día de los distintos tareas que conforman esta área, versus el noción de Supply Chain Management  que contemplaría  una visión más amplia con foco en el negocio.  


El desarrollo que ha tenido la industria con el correr de los años ha llevado a que estos conceptos se vayan diferenciando, a pesar de que ciertamente se parecen. No obstante, el cambio de visión y de foco de algunos profesionales ha permitido que SCM se vaya posicionando al interior de las compañías, permitiendo a los ejecutivos de esa área ser, en muchas empresas, parte de los directorios o alta gerencias. Estos cambios no se entenderían sin la profesionalización académica de esta área.  


Jorge Chávez recordó que hablar de Supply Chain Management, significó “un cambio importante al comprender que las variables económicas y lineamientos de las empresas afectan a todos, lo que obliga a que haya una alineación importante entre todas las áreas. Sin embargo, este concepto también, a mi juicio, tiene errores semánticos porque no incorpora al consumidor como eje central, cuando son ellos el foco de la industria”.


Para el académico, dicho con concepto “no permite comunicar realmente lo que es la logística. Sin embargo, hoy todos hablamos de Supply Chain Management” y, en parte, estos cambios han permitido que “la logística sea hoy una concepción del mundo de los negocios que está en todas partes”.


COMERCIO ELECTRÓNICO


“La guerra siempre va estar entre las cadenas logísticas”. Dicha frase hoy cobra relevancia de cara al posicionamiento del  comercio electrónico. Según Sáez, el e-Commerce está cambiando las cosas.


“El cierre de grandes tiendas ya es una tendencia en Estados Unidos; reflejo de que el enfoque actual está en el servicio, el cual se ha posicionado como el factor clave de la operación. Hoy las empresas tienen una buena página web, un producto y el resto es logística”, comentó Sáez.


Hoy las compras online e incluso en otras latitudes son una tendencia ya instalada en el país, con cifras que van en constante alza, lo que ha obligado al crecimiento y profesionalismo de un mercado logístico capaz de dar respuesta a este escenario, marcado fundamentalmente por el concepto exprés.


“Desde el 2015, el comercio electrónico hizo un cambio feroz en la logística, aseverando la importancia de tener una cadena de suministro eficiente. Aquí lo importante es que el producto llegue gracias a un buen servicio. Las empresas saben que el mundo va hacia el comercio electrónico”, enfatizó.  


Hoy los ojos de la industria no están puestos en los costos o los tiempos; sino que la preocupación, hoy el cliente y su experiencia de compra, es decir, el servicio. En esa lógica, la operación logística debe estar a nivel para ayudar a concretar este objetivo comercial.


“El cliente hoy compra donde quiere, cuando quiere y desde donde quiere.  El consumidor es el que ha cambiado, por lo tanto, los cambios profundos que ha vivido la industria vienen de los clientes”, expresó Jorge Chávez, quien también relativizó los efectos que el desarrollo del comercio electrónico tendría sobre los canales tradicionales: “No importa por el canal que se mueva el producto, lo que hay detrás siempre será lo mismo. Los canales tradicionales van a subsistir al comercio electrónico sí o sí”.  


En base a la experiencia y los comentarios anteriores, ¿Dónde está la clave del éxito de las empresas?  La respuesta a esta interrogante está en al interior de cada compañía, al definir cómo enfrentan los cambios y qué rol le dan a la logística, a su clientes y, en especial, al servicio.


Hoy todos en la industria saben lo que deben hacer. Y uno de los aspectos conocidos y asumidos por todos es que la tecnología será un factor clave para el futuro de los negocios. Sin embargo, eso por sí sólo no basta, se requiere ir rediseñando los procesos.  ¿Y tú empresa, cómo enfrenta el futuro?

Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017
  • comentario
  • Visto 165 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 11 años de existencia.Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria logística , ExpoLogistec , todo un éxito que esperamos replicar el 2012 con más metros cuadrados de exposición.

Noticias populares

Tendencias