ANÁLISIS

Análisis (76)

carlos ortiz 

No fallar con las entregas en tiempo, 0% de mermas en inventarios, 100% de Fill rate, hasta donde se cumplen las expectativas de los clientes que tiene implementado el modelo 3PL de su negocio y hasta donde están las capacidades de los operadores logísticos para cumplir con ellas.

Los pronósticos de demanda son a la vez un problema como una oportunidad para cualquier empresa. En términos generales, un pronóstico de demanda preciso y certero facilitará la eficiencia de los procesos operativos de la organización y permitirá cumplir con los niveles de servicio deseados, sin embargo, pronósticos de demanda imprecisos generarán, inevitablemente, una asignación incorrecta de los recursos de la organización, incrementando los costos de operación y logrando bajos niveles de servicio.

En muchas empresas, la acción más importante que se puede hacer para optimizar la eficiencia y efectividad de la cadena logística, es mejorar la calidad del pronóstico de demanda. Una prueba de lo anterior, se encuentra en la extensa literatura existente y estudios desarrollados sobre las causas del “Efecto Látigo” en cadenas de suministro. El “Efecto Látigo”, muy común en la industria retail, se relaciona directamente con la amplificación del error de los pronósticos de demanda utilizados por los distintos agentes de la cadena de suministro y el hecho que muchas empresas proyecten su demanda en base a las compras históricas de sus clientes directos (otros intermediarios de la cadena) y no en base a la historia de la demanda del consumidor final. Las implicancias del “Efecto Látigo” en la cadena de suministro, son la acumulación excesiva de inventario en cada eslabón de la cadena, y, paradójicamente, el bajo nivel de servicio entregado a los clientes. Por lo tanto, una forma que ha encontrado la industria para disminuir el “Efecto Látigo”, es que el retail - la empresa que enfrenta la demanda real - comparta información de sus ventas con sus distintos proveedores para que estos desarrollen pronósticos de venta más certeros y ajustados con la realidad. Los beneficios de esta práctica están totalmente demostrados.

Querámoslo o no, si pretendemos proyectarnos en el mediano y largo plazo, debemos tomar una posición sobre lo que será el futuro en aquellas variables más relevantes que inciden en el crecimiento y éxito del negocio, y la demanda es claramente una de ellas (si es que no, la más importante). Una buena proyección de la situación futura, permitirá hacer una adecuada planificación y programación de los recursos logísticos y financieros requeridos por el negocio para cumplir con sus objetivos estratégicos, sean éstos, participación de mercado, crecimiento en ventas, utilidad, margen, etc. Por lo tanto, en esta decisión de “adivinar” el futuro, tenemos mucho que ganar pero también mucho que perder.

La finalidad de este artículo es presentar los aspectos teóricos del proceso de selección de un método de pronóstico de demanda y de sus aplicaciones prácticas. Algunas ideas a tener en mente en la de selección de un método o sistema de pronóstico son:

-    Los pronósticos están generalmente errados
-    Todo pronóstico debe incluir un análisis de su error
-    Pronósticos de demandas agregadas (demanda conjunta de más de un producto) presentan un menor error puesto que las variaciones de las demandas individuales tienden a compensarse unas con otras
-    Mientras más largo sea el horizonte del pronóstico, más imprecisa será su predicción
-    Siempre será beneficioso transformar un dato pronosticado a un dato real (por ejemplo: reservas hoteleras, suscripciones de periódicos y revistas)
-    Sistemas operativos más flexibles dependen menos de los pronósticos de demanda (push vs pull)

Etapas Del Proceso De Elaboración De Un Pronóstico

Existen cinco etapas básicas en el proceso de generación de un pronóstico:

•    La Definición De Los Objetivos Del Pronóstico implica identificar el cómo y cuándo será requerido el pronóstico. Esta etapa permite identificar el nivel de detalle deseado en el pronóstico, la cantidad de recursos necesarios en la elaboración del pronóstico y el nivel de precisión requerido.
•    La Identificación De Los Factores Internos (relacionados a la compañía) y Externos (relacionados al mercado o industria) es crucial en el diseño del pronóstico puesto que la “inteligencia” o capacidad predictiva del modelo dependerá en gran medida del tipo de input que lo alimente.
•    La etapa de Colección y Análisis de Información generalmente exige de un gran esfuerzo de la organización. Se debe identificar las fuentes de información, que pueden estar dentro o fuera de la organización. Se debe seleccionar los datos adecuados para un periodo de tiempo, generalmente extensos, se debe interpretar los datos y tomar definición sobre éstos cuando sean poco representativos (outliers) o simplemente cuando estén faltantes, etc.
•    La Selección Del Método De Pronóstico es una consecuencia de las etapas anteriores del proceso de elaboración del pronóstico. Como se mostrará en el próximo diagrama (Fig.2), los modelos de pronósticos pueden ser clasificados de acuerdo a ciertos criterios básicos, éstos son:
a.    El grado de precisión deseado del pronóstico
b.    Horizonte de planificación
c.    Tipo, cantidad y calidad de los datos disponibles
d.    Costos de elaboración e implementación del pronóstico
e.    Nivel de aplicación del pronóstico
Sólo para cuantificar la complejidad que existe en la selección de un método de pronóstico, en la literatura se pueden encontrar más de 200 modelos, algunos muy específicos a una determinada situación y otros cuya aplicabilidad es más genérica. Mientras más conocimiento se tenga sobres estos modelos, las teorías que los sustentan y sus supuestos, se estará en una mejor posición para seleccionar un modelo de pronóstico que se pueda modificar y adecuar a la realidad particular de cada empresa.
•    Finalmente, la etapa de Verificación Del Modelo De Pronóstico es fundamental para monitorear el nivel de desempeño del modelo; esto es, determinar el grado de error (o validez) de sus predicciones. En el caso que la evaluación no sea satisfactoria, se debe revisar el modelo base, la definición de las variables internas y externas, calidad de los datos y realizar las modificaciones que sean necesarias para mejorar sus resultados.

Metodología De Clasificación De Modelos De Pronósticos

La primera clasificación de los modelos de pronósticos conocidos corresponde a si éstos se basan en juicios (intuiciones) o si éstos hacen sus estimaciones en base a datos cuantitativos.
1.    Métodos Basados En Juicios
a.    Juicio Intuitivo: Es práctica común preguntarle a un experto lo que sucederá en el futuro. Corresponden a pronósticos que no se basan en ningún tipo de evidencia, simplemente consisten en la opinión (intuición) bien fundada de uno o varios expertos. Esta técnica es adecuada cuando:
    El experto es objetivos y no tiene ningún tipo de sesgos
    Los cambios a predecir no son radicales
    El mercado y la industria son bien entendidos por el experto
    El experto posee información privilegiada
Por ejemplo, este tipo de pronósticos son convenientes para proyectar las ventas de una nueva línea de productos, los cambios de demanda de un nuevo diseño, modificación de precios o del uso de avisos publicitarios; o de cómo responderá la competencia frente a alguno de estos cambios.
b.    Pronóstico Experto: A diferencia del caso anterior, estos modelos utilizan métodos estructurados para consultar la opinión de un grupo de expertos. El caso clásico es el método Delphi, el cual requiere entre 5 y 20 expertos a los que se les pide hacer una proyección sobre una determinada variable. La persona a cargo de administrar el método (el administrador) recupera la información de cada experto y luego, realimenta al grupo de expertos entregándoles un resumen estadístico de los resultados obtenidos. El proceso se repite hasta que la variación en el pronóstico se reduce a niveles aceptables.
c.    Analogías Estructuradas: Aquí, se utilizan situaciones análogas, para predecir una variable o situación, para la cual no existe historia o antecedentes. El administrador del método debe preparar una descripción de los objetivos y variables a proyectar y escoge expertos que tengan experiencia con situaciones similares (análogas) a la que se está estudiando, preferentemente con experiencia empírica. Cada experto identifica una situación y le asigna un grado de similitud a la variable o situación que se desea pronosticar. El administrador del método toma la opinión de cada experto y formula un pronóstico final.
d.    Método De Descomposición: Este método divide el pronóstico en sub-partes para las cuales es más fácil hacer una proyección. Distintos métodos pueden ser utilizados para pronosticar cada parte del problema, en la medida que sea apropiado a la naturaleza individual de cada parte y los datos disponibles. Luego, el pronóstico de cada parte es combinado con los otros para formar un pronóstico del problema global.
e.    Juicio Modelado: Esta técnica se utiliza para estimar un modelo formal de pronóstico basado en el juicio subjetivo de un grupo de expertos. Los expertos son consultados sobre la información que utilizan para proyectar una variable o situación particular. Luego se les pide que hagan un pronóstico para distintos escenarios, los cuales pueden ser reales o hipotéticos. Finalmente, estos pronósticos son empleados para determinar coeficientes de regresión que relacionan la estimación del experto a la información empleada por ellos. Por ejemplo, este modelo se podría emplear para proyectar las ventas del próximo año para diseños alternativos de un nuevo producto.
f.    Sistemas Expertos: Estos modelos son implementaciones estructuradas de la reglas de pronóstico empleadas por expertos. Una forma de descubrir las reglas utilizadas por los expertos, es analizar las actividades realizadas por los expertos cuando están involucrados en el proceso de hacer un pronóstico.
g.    Interacción Simulada: Es una forma de “juego-de-roles” que se puede utilizar para pronosticar decisiones por personas interactuando con otras. Es muy útil cuando la situación presume conflicto. Por ejemplo, se podría aplicar a un grupo gerencial que intenta determinar cómo responderá la competencia frente a un 25% de reducción de precios. El administrador del pronóstico prepara una descripción de la situación, y provee una lista de las posibles decisiones o resultados. Cada persona en el grupo asume un rol y luego de leer en qué consiste la situación y los posibles resultados, establecen una discusión en torno al problema hasta que se alcanza un consenso.
h.    Técnicas De Intenciones, Expectación y Experimentación: Esté método consulta a usuarios o clientes como actuarían frente a determinadas situaciones. Es útil cuando se desea conocer la reacción del público frente a cambio significativo de diseño de un producto o un incremento en el costo de un producto. Generalmente, esta técnica se basa en encuestas de mercado y requieren de un diseño que minimice el error de respuesta propio de una encuesta.
i.    Análisis Conjunto: Al analizar, en forma estructurada, las preferencias de los consumidores por ciertos tipos de atributos de un producto o servicio, es posible inferir como una combinación determinada de atributos puede influenciar la demanda.
2.    Métodos Estadísticos
a.    Extrapolación: Estos métodos requieren únicamente de una cantidad significativa de datos históricos de la variable que se desear proyectar. La extrapolación estadística es efectiva y de bajo costo, particularmente cuando se requieren muchos pronósticos (por ejemplo, un retail que desee determinar pronósticos individuales para los 100 ítems de mayor contribución). En esta categoría, entran los modelo de Series de Tiempo, como son los Promedios Móviles - simple o ponderado -, o los de Suavizado Exponencial – normal o ajustado por tendencia y estacionalidad -.
b.    Analogías Cuantitativas: Cuando existen pocos datos disponibles de la variable objetivo (la variable a pronosticar), entonces se pueden utilizar los datos de otra variable – análoga -, de la cual se tenga suficiente información, para extrapolar lo que sucederá con la variable objetivo. Por ejemplo, una empresa farmacéutica, para determinar el impacto en las ventas perdidas por el término de una patente de protección de uno de sus medicamentos, puede estudiar el comportamiento histórico de las ventas para un producto similar que haya pasado por la misma situación.
c.    Pronósticos Basados En Reglas: Estos métodos de pronóstico, permiten integrar el conocimiento gerencial del negocio con información histórica de la variable objetivo de una forma estructurada y económica. Estos métodos son útiles cuando existe un conocimiento importante del mercado y del comportamiento de la variable a pronosticar, y el horizonte de planificación es más bien largo (próximos 5 años o más).
d.    Redes Neuronales: Los pronósticos basados en técnicas de redes neuronales, están diseñados para identificar patrones no-lineales en una serie de datos históricos. Estos modelos son más recientes, y revisten de una complejidad mayor que todos los métodos de pronósticos mencionados en este artículo, por lo que su aplicabilidad está poco generalizada.
j.    Métodos Causales: Incluyen los modelos de regresión (lineal, no-lineal, univariada o multivariada), de índice y segmentación. Estos métodos son útiles si el conocimiento y los datos están disponibles para variables independientes que explican el comportamiento de la variable objetivo (la variable a proyectar o variable dependiente). En general, este tipo de método tiene mejor desempeño que los métodos de extrapolación, sin embargo son más complejos de desarrollar e implementar, puestos que se debe formular un modelo relacional entre la(s) variable(s) independiente(s) y la variable dependiente. Algunos principios importantes para formular un modelo causal son:
    Emplear el conocimiento y teoría para seleccionar las variables independientes, en vez del ajuste estadísticos que éstas puedan tener con la variable dependiente.
    El modelo debe ser simple (no muy complejo). Si el modelo empleado no tiene un diseño sencillo, seguramente es porque no existe una relación muy fuerte entre las variables independientes escogidas y la dependiente, lo cual podría ser señal de una baja o escasa confiabilidad del modelo.
    Descartar variables independientes cuyo comportamiento entre en evidente conflicto con la naturaleza de la relación esperada entre ésta y la variable objetivo.
e.    Segmentación: Este método descompone el problema de formular un pronóstico, en segmentos independientes. A partir de conocimiento y datos históricos de cada una de las partes, se confecciona un pronóstico de cada segmento para luego combinarlos en un único pronóstico del problema completo. Por ejemplo, una empresa de ferretería podría desarrollar un pronóstico por cada uno de sus códigos de cerámica comercializados para luego obtener un pronóstico de la familia que sea la suma de los pronósticos individuales.
Conclusiones

Durante las últimas dos décadas se han logrado importantes avances en el desarrollo de conocimiento sobre modelos de predicción. Estos logros están siendo utilizados para mejorar distintos aspectos de los pronósticos de demanda. Como se ha expuesto en este primer artículo, algunas de estas mejoras se relacionan con un mayor entendimiento de los modelos basados en el juicio subjetivo (pero bien fundado) de uno o más expertos, mientras que otras se relacionan con el mayor grado de sofisticación que han alcanzado los modelos cuantitativos, favorecidos en gran medida por el impresionante desarrollo de las tecnologías de la información.
Lo que ha demostrado la aplicación real de estos métodos, es que los mejores resultados se obtienen cuando ambos tipos de modelos son integrados en forma inteligente. Muchas empresas desconocen los avances que se han logrado en este ámbito, por consiguiente, existe un mundo de oportunidades para mejorar sus técnicas para pronosticar sus demandas.

(Parte II Edición 75)

Por Rodrigo Garrido Hidalgo, Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Diego Portales

Esta es una pregunta inválida. En efecto, el control de gestión permite monitorear la gestión de una institución con miras a los objetivos de ésta y nos provee de algunos KPI para medir su rendimiento. Por otra parte, la planificación estratégica se orienta a desarrollar planes de largo plazo (involucrando a menudo importantes recursos financieros y humanos) apuntados hacia el logro de los objetivos de la organización (los que a su vez guardan relación con la misión de la institución en cuestión).
Pues bien, así las cosas, por qué motivo podríamos poner como título de esta columna una pregunta que carece de sentido práctico ya que ambos conceptos no son suplementarios sino complementarios (tanto en el sector privado como público). La respuesta está en el hecho de constatar, a través de una simple lectura de la información proporcionada por algunas autoridades de gobierno, que en temas de políticas públicas habría un énfasis en la búsqueda del esquivo y vago concepto de “eficiencia”. Es decir, las autoridades del Estado debiesen ser “eficientes” y esto significa orientar los esfuerzos estatales hacia el logro de KPIs que muestren que determinados procesos son eficientes y misión cumplida. Pongo tres ejemplos y me quedaré con mayor detalle en el último de éstos, que atañe directamente al público de esta revista. Primeramente enunciaremos los ejemplos y luego buscaremos algunas similitudes entre ellos.
El primero es la discusión impositiva que se ha dado en Chile en los últimos meses. ¿Subir impuestos? ¿Bajar impuestos? ¿A quiénes? ¿Cómo cambiarían los tramos? ¿Qué uso se le daría a la nueva recaudación? ¿De cuánto sería esta recaudación? Etc. El fondo de la discusión nació, entre otras cosas, por temas de financiamiento de la educación y generó una rápida reacción del gobierno, ofreciendo cambios que a todas luces no dejaron contentos a ninguno de los actores involucrados. Reacciones como estas tienen el peligro de generar efectos secundarios que podrían llegar a ser enormemente perjudiciales para determinados sectores de la economía; se ha preguntado usted ¿por qué hay más de 30.000 empresas de transporte en Chile y realmente opera sólo una mínima fracción de éstas? Y el resto dónde está o qué hace. Parte de la respuesta está dada por dos efectos secundarios de políticas impositivas mal planteadas y poco “simuladas” antes de su puesta en marcha: la reducción de impuesto  al petróleo diesel para empresas de tamaño pequeño y la famosa renta presunta. Bajo estos escenarios hay incentivos perversos a generar una enorme cantidad de empresas pequeñas en lugar de unas pocas más grandes y, peor aún está el incentivo perverso de generar empresas de transporte fantasmas para eludir impuestos en virtud de las posibilidades que ofrece la declaración de renta presunta (especialmente cuando las empresas de transporte dan servicio exclusivo a otras empresas del mismo controlador).
El segundo ejemplo es el de la generación (es decir producción) y distribución (es decir logística) de energía eléctrica. Hemos visto una batalla campal entre distintos grupos y actores involucrados en este tema (que en estricto rigor somos también cada uno de nosotros, aunque pasivamente veamos pasar la historia frente a nosotros sentados en un sofá). La batalla se da por la decisión de cuál es la mejor (o la menos mala) de las opciones de generación de energía para satisfacer una creciente demanda por ésta  a la luz de promisorios escenarios de crecimiento económico. Por una parte hay quienes apuntan a la implementación directa de aquellas opciones estrictamente ingenieriles cuyos costos marginales de producción y distribución serían los más bajos; hay otros sin embargo, que apuntan a la preservación de bienes nacionales cuyo valor podría sobrepasar con creces los beneficios directos de los proyectos energéticos planteados (me refiero en este caso específico al megaproyecto Hydroaysen). Aquí el ciudadano de a pié es un mero espectador de un conjunto de opiniones y cifras (que muchas veces no sabemos de dónde salen) y que ve cómo el Estado deja que los intereses de distintos grupos debatan frente a temas de tan vital importancia que involucra por una parte un impacto negativo muy significativo en activos naturales únicos en el mundo, y por otra en la posibilidad de quedarse sin la capacidad de generación eléctrica que permita los horizontes de desarrollo augurados. El ciudadano de a pié está aquí también a merced de cuán convincentes sean los argumentos de los distintos grupos y actores en esta batalla.
El tercer y último ejemplo dice relación con la localización de un megapuerto en la zona central de Chile. En efecto, el MTT anunció recientemente que a fines de 2012 se tendrán los resultados de los primeros análisis técnicos para el localización de un megapuerto en la zona central, que debiese estar ya operativo en la próxima década para poder satisfacer la creciente demanda internacional. A este respecto cabe mencionar que la oportunidad de planificación de este puerto parece adecuada por cuanto habría tiempo suficiente para decidir la localización óptima del puerto y las características necesarias para la provisión de infraestructura de transporte y logística que permita cumplir con un buen nivel de servicio a los aumentos de demanda por transporte de carga proyectados por el Estado: esto ya que se ha dado inicio a una secuencia de estudios necesarios para el desarrollo de este tipo de proyectos de ingeniería.
Debe tenerse presente sin embargo, que toda provisión de infraestructura de gran tamaño (como la que se prevé necesitaría para garantizar buenos niveles de servicio portuario a los potenciales usuarios y una alta rotación de equipos en tierra que permita su adecuada amortización) requiere de una serie de estudios previos de ingeniería y de interacción con la comunidad que son de gran relevancia para el éxito del proyecto antes de llegar a establecer un diseño definitivo de éste (proyecto de ingeniería de detalle). Una de estas etapas, que es la que mayor preocupación e inquietud pública suscita, es precisamente el estudio de localización exacta del megapuerto y los enormes  impactos que los planes de desarrollo portuarios puedan tener tanto en el borde costero como en la zona urbana afectada por la nueva infraestructura.  

Debe tenerse presente que todo proyecto de localización óptima de recursos (sean estos de infraestructura u otros) son extremadamente complejos y requieren de gran cantidad de datos que muchas veces no están disponibles al momento de inicio del estudio y deben levantarse durante la ejecución de éste lo que aumenta sus tiempos de finalización. En este caso particular las potenciales localizaciones no son muchas por el alto grado de densificación que ya ha extinguido las zonas de mar abrigadas y por ende el estudio de localización óptima debe ser extremadamente acucioso. Precisamente sobre este punto, el Sr. Ministro de Transportes señaló recientemente en una entrevista radial que se les ha pedido a las empresas que realicen sus mejores estudios con miras a un proceso competitivo para la definición de la localización del megaproyecto (que podría ser San Antonio, Valparaíso u otro lugar de la zona central). Es este el punto de conexión con los otros dos ejemplos antes descritos. En efecto, en este caso se dejaría a las empresas involucradas (es decir los mismos actores con intereses propios en el resultado del estudio) quienes decidan la localización óptima del megapuerto y nuevamente el ciudadano de a pié queda como un mero espectador de los acontecimientos, rogando que las decisiones de estas empresas (sean éstas del Sistema de Empresas Públicas o no) no tenga un costo social muy alto. Una de las razones por las cuales un estudio de localización óptima debiese hacerse por expertos independientes y a través de una licitación pública encargada por el propio Ministerio, es que se tenga una visión integral (más que local) lo más imparcial posible de todos los costos y beneficios que un proyecto de esta magnitud tendría. Esta visión no la puede tener cada empresa por separado puesto que queda fuera de sus funciones y atribuciones.
El mayor común denominador de los tres ejemplos expuestos en los párrafos anteriores es que la posición del Estado pareciera ser aquella de concentrarse en los aspectos puramente de “eficiencia”, es decir, privilegiar el control de gestión antes que la planificación estratégica de actividades tan importantes como la energía, el transporte internacional o la recaudación de impuestos para financiar (al menos parcialmente) estas actividades u otras que su Misión le imponga como actividad irrenunciable.  En mi opinión este enfoque no es el más adecuado puesto que puede llevar a soluciones que están muy lejos del óptimo beneficio social neto, considerando no sólo los costos directos de los proyectos involucrados sino también de las enormes externalidades que éstos puedan generar en la sociedad chilena. En este sentido hubiese sido preferible por ejemplo, que la decisión de emplazamiento del megapuerto no dependiese de los “mejores estudios de las empresas” sino de un estudio independiente (producto desde luego de una licitación pública encargada directamente por el MTT) en función de una política de Estado que establezca un marco regulatorio que tenga en cuenta (socialmente) costos, beneficios y externalidades del proyecto. El hacerlo generando competencia directa entre las empresas involucradas tendrá sin duda efectos colaterales indeseados tales como la provisión anticipada de infraestructura de transporte terrestre para hacer más atractiva una alternativa que otra, sin tener certeza de si se va a construir allí el megapuerto o no, lo cual traería grandes costos sociales por demanda insuficiente, es decir, un flujo de usuarios muy por debajo de aquel que normalmente haría rentable el proyecto.
Otro común denominador entre estos ejemplos es la escasa vinculación con el medio, es decir, la participación ciudadana en decisiones que afectan directamente sus intereses. Tal vez el caso más emblemático de esto sea la logística de post-producción de energía eléctrica. Los aspectos de trazado del tendido eléctrico y la ruta a seguir desde su producción hasta su consumo no han sido debidamente comunicados ni debatidas con los potenciales afectados. Estos a su vez debiesen ser parte de los actores involucrados y no quienes tomen la decisión final de aceptar o no un determinado trazado. El problema es complejo porque escapa al mero ámbito de la ingeniería y es transversal a varios campos profesionales muy diversos para los cuales los planos de ingeniería son insuficientes.  
En conclusión, la única forma que tiene el ciudadano de a pié de ver protegidos sus intereses es que el Estado tome bajo su tutela todos los aspectos relativos a la planificación estratégica y el control de gestión de todas las tareas que le compete en la consecución de los objetivos que su Misión le ordena. Esto pasa por definir una política clara del uso de los recursos nacionales que son escasos y se requieren para generar distintos tipos de bienes o servicios. La competencia de todos quienes quieran hacer uso de estos recursos debiera pasar no solo por una ley de impacto ambiental (que en algunos casos puede ser un simple trámite)  sino que por una ley que establezca el marco regulatorio y los incentivos correctos para que se siga el lineamiento estratégico del Estado que refleja el máximo bienestar social por sobre los intereses de grupos específicos. Hasta el día de hoy, en los ejemplos mencionados más arriba, esa ruta estratégica no existe o bien su formato es ambiguo.

LA DISTRIBUCIÓN Y EL TRANSPORTE

Los productos e insumos, aún se deben mover hacia nuestros clientes a través del espacio y tiempo. Las nuevas estrategias y métodos en la distribución y transporte de nuestras cadenas de logística, deberían crear nuevos valores para nuestros clientes a través de estos procesos.  Esta será una de las demandas de valor de futuro de nuestros clientes y será una parte importante de nuestras ventajas competitivas en los nuevos mercados y desafíos a enfrentar.

sergio flores

Algunas de las decisiones que empresas distribuidoras y retailers deben tomar en la relación comercial con sus proveedores, consisten por ejemplo, en cómo reaccionar cuando algún proveedor informa anticipadamente un alza de precios en algunos productos.

EL BANCO MUNDIAL Y NUESTRA LOGÍSTICA

Rodrigo Garrido

En números anteriores hemos hecho referencia ya a los resultados de estudios del Banco Mundial, específicamente de su índice de desempeño de la logística (LPI de su sigla en inglés) que abarca varios aspectos importantes de la logística hoy en día. La información es obtenida a través de una encuesta orientada a ofrecer dos perspectivas diferentes: internacional y doméstica. La parte internacional proporciona evaluaciones cualitativas de un país, vistas por sus pares comerciales. La parte doméstica proporciona la perspectiva logística del país vista por quienes trabajan dentro del país.

eugenio caldentey

Desde hace un par de décadas, el abastecimiento desde proveedores internacionales ha sido una herramienta estratégica de muchas compañías para reducir sus costos de compras, desarrollo y venta de productos. Sin embargo, los escenarios globales son dinámicos y lo único que parece no cambiar es el cambio en sí. Para poder seguir compitiendo, muchas empresas han optado por la vía de desarrollar y fortalecer sus cadenas de suministro apostando a los beneficios de la globalidad.

SITUACIÓN DE LA LOGÍSTICA EN CHILE

Para analizar el desarrollo de la logística debemos tener en cuenta cada uno de sus componentes, dado que no todos los países han alcanzado su punto máximo en todos sus componentes.

La industria del almacenamiento y gestión de la información nace en el mundo después de la segunda guerra mundial como una forma de resolver el resguardo de información personal, tema que comercialmente fue rápidamente sensibilizado en aquellos años, debido a la gran cantidad de información personal que se había perdido en Europa, en especial en el caso de los judíos a causa de la guerra.

LA IMPORTANCIA DEL EQUIPO HUMANO

La mayoría de las empresas no se dan cuenta de la importancia de la formación de su equipo humano. En las Bodegas y Centros de Distribución, esta variable a veces se torna crítica.

LOGÍSTICA Y BIOSEGURIDAD

hernan rojas

Cuando teníamos 8 y 7 años respectivamente, mi hermano y yo plantamos dos árboles en el patio de nuestra casa (en aquel tiempo había espacio para aquello); un damasco y un membrillo. Nos olvidamos de ellos ya que alguien más se encargaría del regado y cuidado. Ante nuestro asombro, en forma casi mágica y “gratuita” ambos florecieron y el damasco comenzó a producir enormes cantidades y el membrillo dio unos cuantos y pronto una peste lo mató. Tan tán! Fin de la historia.

En enero Tesco hizo un anuncio sorprendente: estaba trabajando en su promesa de 2007 de etiquetar su línea de productos con información de la huella de carbono. Según informó el Guardian el 30 de enero:

Página 5 de 6

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias