Más de 250 años de historia y un espíritu de renovación constante hacen del Puerto de Talcahuano un verdadero emblema de la industria portuaria regional y nacional; un símbolo de reconstrucción y reinvención que impulsa a la región del Biobío hacia el futuro, hacia un destino como hub logístico y exportador.


Destrucción y reconstrucción. Dos conceptos que, sin duda, definen parte de la historia reciente del principal enclave portuario de la VIII Región: Portuaria Talcahuano San Vicente (PTSV) que en la madrugada del 27 de Febrero de 2010 sufrió el violento embate del tsunami, causado por el terremoto que azotó al territorio chileno a las 3:14 am. La destrucción fue total en sus instalaciones de Talcahuano y de gran magnitud en las de San Vicente, afectando también en forma significativa a la ciudad de Talcahuano.


Lecciones duramente aprendidas y un espíritu fuerte y renovado han sido claves para que tanto la ciudad como su actividad industrial y portuaria volvieran a tomar vuelo. Lecciones que, en el caso de PTSV despertaron nuevas y ambiciosas visiones de futuro, cambios de paradigmas y el deseo de posicionar a la Región del Biobío y a su industria portuaria en el foco internacional.


DE LA RECONSTRUCCIÓN AL CAMBIO DE ROL


En 2014 finalizaron las obras de reconstrucción del terminal de Talcahuano. A 6 años de la tragedia se ha entrado a la fase final de la reconstrucción y ampliación del terminal de San Vicente. Rodrigo Monsalve, Gerente General de Portuaria TSV, abordó las claves de la reconstrucción del Puerto tras la catástrofe y el actual momento que vive la emblemática Portuaria de cara al futuro.


Tras el 27F ¿cuáles fueron las estrategias que desplegaron para afrontar la destrucción que dejó el maremoto?


Rodrigo MonsalveRM. En lo inmediato, posterior al tsunami los esfuerzos se orientaron a recuperar la infraestructura de san Vicente. Tras los eventos, el puerto de Talcahuano resultó absolutamente destruido y el Puerto de San Vicente perdió el 43% de su capacidad de transferencia de carga. No obstante lo anterior, nuestro concesionario SVTI tomó la decisión de perseverar con el contrato y hacer las inversiones necesarias para continuar operándolo.


Obviamente en ese momento el tema más urgente era poner en operación nuevamente San Vicente y a partir de ese momento generamos una mesa de trabajo que luego se concretó en un acuerdo por el cual SVTI financiaba la ampliación del Puerto, que corresponde a la construcción del sitio 4 y 5 que se inauguró hace 2 meses, en tanto lo correspondiente a la reparación del recinto está siendo financiado en partes iguales. Esto se tradujo en una inversión conjunta, público-privada de US$120 millones.


La visión estratégica para abordar la reconstrucción implicaba no partir de inmediato con la reconstrucción, porque de ser así SVTI estaría como mínimo dos años detenido. Por lo tanto, lo que propuso el concesionario, fue hacer la ampliación primero, mantener la continuidad operativa y posteriormente avocarse a la reconstrucción. Gracias a ese plan, podemos decir que para el segundo semestre del próximo año tendremos una línea continua de frente de atraque del orden de 800 metros que estará en condiciones de atender hasta dos naves Post Panamax simultáneamente ya que además el caldo será de 14 metros. De esta manera, con una visión estratégica en conjunto con el concesionario, ante la adversidad estamos construyendo futuro.


El otro gran tema fue la destrucción total que afecto al Puerto de Talcahuano que nos llevó a la decisión de concesionarlo. De acuerdo a las políticas de Estado, se busca que las inversiones en infraestructura portuaria la hagan los prioritariamente privados, en la medida en que existan interesados. Por lo tanto, a partir de ello se inició un proceso de licitación que fue adjudicado a fines de 2011 al grupo de empresas naviera del grupo GEN de Agunsa que operan el Puerto desde 2014 con buenos resultados. Además, ellos han incursionado en el mercado de la descarga de pesca destinada a las plantas industriales.


Como Portuaria TSV actualmente, en nuestro rol de autoridad portuaria estamos coordinando el Consejo de Ciudad Puerto, instancia en la que participa el alcalde y un representante del gobierno regional. Además dirigimos el Comité Portuario de Coordinación de Servicios Públicos, de manera de que a través de esa instancia coordinamos todas las acciones de servicios públicos en las actividades del puerto de Talcahuano y San Vicente. Creamos también, el año pasado, la gerencia de desarrollo y sostenibilidad para que nuestra actividad portuaria y la relación con la ciudad se fortalezca a través del desarrollo de una actividad sostenible en el tiempo.


Desde este nuevo rol ¿qué desafíos tienen?


Hoy en día el desafío que hace parte de nuestro plan estratégico es crear y consolidar una comunidad logística y portuaria en Talcahuano, de hecho la semana pasada constituimos con una gran respuesta esta instancia que permite la participación de los actores privados directos que tienen que ver con todo el proceso de exportación e importación a través de nuestros puertos.


Una de las tareas que desarrollaremos a través de la Comunidad logístico Portuaria será definir las bases para crear el Port Comunity System de los puertos de Talcahuano, cuyo objetivo es estar en sintonía con los usuarios y para eso hay que involucrar a cada uno de los actores de la cadena logística que muchas veces tienen intereses contrapuestos.


UN CAMBIO CULTURAL


Según lo descrito por Rodrigo Monsalve, uno de las metas a las que apunta Portuaria TSV desde su rol como autoridad portuaria es promover y apoyar el cambio de paradigma en la actividad portuaria de la Región. En este sentido, Monsalve sostuvo que “históricamente, hemos tenido una vocación y una cultura exportador la cual debe ser complementada por el desarrollo de una cultura importadora, buscando nuevas oportunidades de mercado para que nuestros puertos sean una alternativa rentable”.


Enfocado a este cambio cultural en la actividad portuaria de la Región ¿cuáles son las iniciativas que han puesto en marcha?


Lo primero que hay que destacar es que nuestro borde costero, compuesto por la bahía de Concepción, de Coronel y de San Vicente están muy próximas una de la otra por lo tanto hablamos de una potente industria portuaria regional. Este es el primer elemento diferenciador de nuestra zona. Lo segundo tienen relación con la consolidación de la Mesa Comex, de la cual somos fundadores y promotores desde hace 11 años; instancia a través de la cual debemos seguir impulsando el complejo portuario del Bío Bío.


En esta lógica el puerto de Talcahuano, también está abriendo su rubro o actividad al tema de cruceros, cargas especiales, granel y sitios de acopio para lo cual el Concesionario TTP, ha invertido más de 15 millones de dólares en la recuperación del puerto.

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Diciembre 2016
  • 0 comentario
  • Visto 1793 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias