LOS RECURSOS, LAS GANAS Y LAS FUERZAS PUESTAS EN POTENCIAR EL CANAL ONLINE

Previous Next

El comercio electrónico se ha posicionado como el pilar comercial de muchas empresas en tiempos de pandemia. Las restricciones de movimiento y los llamados al aislamiento social han sido un duro golpe al comercio “tradicional”.

El mundo offline se ha visto fuertemente golpeado, en cuanto a la baja de sus ventas. Según un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y Followup las ventas en tiendas físicas habrían anotados una fuerte caída, principalmente las categorías no alimenticias, como vestuario y calzado, durante el mes de marzo.

Con el cien por ciento de los malls cerrados, el mínimo movimiento registrado durante el mes provino de las tiendas a calle que aún se mantienen abiertas, y que representan un 45% de ese tipo de locales. Con ello, el segmento de tiendas a calle tuvo una impresionante caída del 93% en 12 meses en dicha semana, mientras que para locatarios de malls el registro descendió en un 100%. Los locales que se mantuvieron abiertos, de hecho, experimentaron una caída superior al 80% en el flujo de clientes y del 75% en sus ventas.

Con ello, las ventas del conjunto de locales disminuyeron un 47% en marzo, arrastrando al primer trimestre a una caída del 15%. Todas las categorías de la muestra tuvieron contracciones tanto en marzo como en el primer trimestre 2020.

Las categorías más afectadas del tercer mes del año fueron vestuario juvenil, con una contracción del 65% en 12 meses, vestuario hombres (62%), outdoor (62%), infantil (56%) y mujer (54%). El nivel de daño, en tanto, fue menos marcado en calzado, que cayó 23% en marzo, y ropa deportiva (26%). Ambos lograron aminorar en algo las fuertes contracciones producto de un buen comienzo de mes, con crecimientos en torno al 40% durante la primera semana.

Lo duro de estas cifras se ve contrarrestado, en parte, por la performance comercial y operativa que las empresas han desarrollado, a través de su canal online. Según Ecomsur, empresa de servicios para el comercio electrónico, que maneja el canal online de 70 empresas, analizó el movimiento de sus clientes durante el mes de marzo, visualizando un importante incremento en su tienda online.

Según la empresa, las ventas de ropa infantil, por ejemplo, aumentó 372,75% en marzo en relación con igual mes del año pasado. Se trataría de una cifra siete veces mayor al gasto registrado en el vestuario adulto. Siguiendo una tendencia similar a la del vestuario infantil, las ventas de alimentos crecieron 351,4% en término s de montos durante el mes pasado. La venta de artefactos tecnológicos, según Ecomsur, también registraron un aumento, aumentandoun327% en marzo.

Según Mario Miranda, gerente general de Ecomsur, el rol del comercio electrónico se ha consolidado durante esta pandemia, lo que motivará y, en parte, obligará a otras empresas a subir a este carro.

Ante esta nueva realidad comercial y operacional, las grandes empresas también se han adaptado. Esta línea, Falabella realizaría un giro en cuanto al destino de sus inversiones y proyectos dado el avance de la pandemia a nivel mundial. La empresa -que anunció a principios de año un plan de inversión de 2,90 millones de dólares, cuyo 30% destinaría a la renovación de sus tiendas, habría decidió reenfocar esa inversión al canal online. Hoy en día, fortalecer la estrategia digital y potenciar la visión omnicanal asoma como uno de los principales objetivos de las grandes tiendas. El reconocimiento y posicionamiento que ha alcanzado durante esta crisis sanitaria el canal e-Commerce es indiscutible ante el cierre de las tiendas físicas y centros comerciales.

Las cifras dada a conocer por la Cámara de Comercio de Santiago hablan de un aumento en la operación online de 119% (comercio minorista), durante la cuarentena, según los datos de Transbank, lo que refleja el rol que juega y jugará el comercio electrónico en el nuevo actuar comercial.


Correo electrónico