¿POR QUÉ NO SE PUDO ABORDAR EFICAZMENTE LA VACUNACIÓN CONTRA LA MENINGITIS? UNA APROXIMACIÓN LOGÍSTICA

Febrero 15, 2013 0 13192

Rodrigo Garrido

Los desastres naturales nos toman casi siempre por sorpresa. Como hemos mencionado en otras ocasiones, estos son eventos de muy baja probabilidad y alta consecuencia (BPAC). No obstante, hay algunos de estos eventos cuya ocurrencia es predecible; por ejemplo la llegada de huracanes se monitorea días antes de su llegada, a pesar de la incertidumbre en su impacto final. Con las epidemias ocurre algo parecido y esta condición, como veremos más adelante, puede utilizarse en beneficio de su logística de contención.

 

El tema de hoy es la correcta logística de distribución de vacunas para prevenir el contagio de Meningitis meningocócica W-135, que según el Instituto de Salud Pública al 2012 ostentaba 60 contagiados y 16 fallecidos en Chile.

 

Primero, situemonos en el contexto chileno en que ocurre esta descoordinación de las cadenas logísticas responsables de llegar oportunamente, con la vacuna correcta, las dosis correctas y a los lugares correctos.

 

EL PRODUCTO CORRECTO

 

Cualquier libro de logística básica, abre la discusión indicando que cuando la coordinación logística no se apoya en una planificación estratégica previa, una serie de problemas surgirán con alta probabilidad. Uno de ellos es la incorrecta identificación de SKU. En efecto, en el caso de esta vacuna hubo casos, como el de la comuna de Nogales, en que cerca de 50 niños recibieron una vacuna errónea. Según indicó el Minsal, habría dos tipos de vacuna: Menastra, para niños de entre 9 y 24 meses y Memveo, para mayores de dos años de edad. Estas vacunas no son intercambiables entre esos grupos etareos. En el caso descrito en la prensa, la vacuna Memveo se aplicó a varios niños menores de dos años… Afortunadamente, hasta el cierre de esta edición no se reportaron niños con reacciones adversas por aplicación de la vacuna equivocada y fueron revacunados. Sin embargo, una confusión de medicamentos en otro escenario podría haber tenido consecuencias graves, además del costo económico de la revacunación en situación de escasez de vacunas.

 

LA CANTIDAD CORRECTA

 

A fines del 2012 se indicaba que en la RM más del 96% de la población objetivo había sido vacunada (pasados ya algunos meses de los primeros brotes de la enfermedad), lo que pareciera ser un número alto para un fill rate genérico; no obstante, este número debe cotejarse contra la alta consecuencia de contraer la enfermedad (BPAC) y ante ese escenario, éste puede ser un número no satisfactorio. Peor aún, al mismo tiempo que en la RM se exhibía ese índice, otras regiones como Valparaíso por ejemplo, alcanzaba un no muy satisfactorio 78% y otras más remotas tendrían probablemente índices más bajos. Es decir, los quiebres de stock se fueron dando como era de esperarse, mientras más complejo el transporte y gestión de inventario, mayores índices de quiebre.

 

CONTROL DE INVENTARIO

 

Ante la alarma pública crece siempre la demanda por productos considerados “indispensables” ante un escenario percibido como de emergencia. Esto hace que la escasez aumente, los precios suban y se haga atractivo el robo de este tipo de productos. Por ejemplo, el Minsal denunció la desaparición de 250 vacunas en al menos cinco comunas del país. Se llevaron a cabo sumarios en Copiapó, Peñaflor y Valparaíso entre otras, pero la merma ocurrió independientemente de que se encuentre finalmente a los culpables.

 

CORRECTA PREDICCIÓN DE LA DEMANDA

 

Parlamentarios de oposición y representantes del Colegio Médico, sugirieron públicamente ampliar el grupo objetivo a jóvenes de entre 12 y 18 años. Ante estos anuncios, esperables en cualquier escenario político, se hace más difícil predecir las dosis necesarias lo que crea una sensación de fill rate aún más bajo al aumentar la demanda para un mismo nivel de stock.

 

RESPONSABILIDAD DE ACTORES DE LA CADENA

 

Ante problemas de quiebres o dificultad de transporte, cualquier gerente de logística echa mano del inventario geográficamente disperso en el país, procurando minimizar los costos logísticos totales. En este caso había indefinición de los roles que el sector privado debía asumir con sus centros de salud. No quedaba claro por ejemplo el rol que las Isapres debían asumir, ni la forma de costear los mayores gastos derivados de la improvisada logística (esto incluye no sólo la vacunación misma sino su difusión, campañas preventivas, etc.).

 

COMUNICACIONES

 

Ya a mediados de octubre de 2012 las líneas telefónicas de los vacunatorios de las principales clínicas de Santiago estaban saturadas por el flujo inesperado de llamadas de padres preocupados por obtener las vacunas para sus hijos “a cualquier precio”, debido a los casos positivos detectados en los sectores oriente y sur oriente de la RM. El Minsal por su parte organizó campañas de vacunación adicional gratuita (por ejemplo en Peñalolén) para contener la crisis mediática que ciertas declaraciones de prensa habían generado.

 

POLÍTICAS DE PRECIO

 

Dada la compleja situación antes descrita, era de esperarse que los precios fluctuaran bastante entre distintos centros de atención generando a la vez mayor preocupación en sectores de menores ingresos. Ante un rumor de vacunas disponibles la gente a través de las redes sociales se organizaba para acceder a ellas sin conocer precios ni real disponibilidad. Por ejemplo, a mediados de octubre de 2012 la Clínica Las Condes indicaba que la vacuna tenía un precio de $55.520 pero había quiebre de stock hasta nuevo aviso. En la Clínica Dávila tampoco tenían stock ni un precio asignado a éste. En la Clínica Indisa indicaban quiebre de stock al menos hasta finales de ese mes y su precio era de $50.000. El Hospital Clínico de la Universidad Católica tenía un precio de $49.000 pero el quiebre de stock se mantendría al menos todo el mes de octubre. En la Clínica Santa María la situación de stock era similar y el precio era de $62.100.

 

La incertidumbre de disponibilidad ponía además una cuota de incerteza a los precios finales una vez que llegaran más vacunas, agudizándose la crítica situación.

 

LECCIONES A EXTRAER DE ESTA EXPERIENCIA

 

Primero, que las emergencias naturales como ésta casi siempre tienen indicaciones tempranas de ocurrencia. Chile no está aislado del mundo y si ocurren brotes en países vecinos, lo más probable es que también ocurran en Chile. Por ejemplo, Argentina tenía brotes importantes de esta cepa desde 2008, con 153 casos en 2011. Ésta debiese haber sido la primera voz de alerta; la probabilidad de correr la misma suerte era muy alta.

 

Segundo, conociendo la situación en países vecinos es útil emplear modelos predictivos para estimar la demanda por vacunas en Chile y así calcular los volúmenes a importar (o producir si corresponde).

 

Tercero, conociendo volúmenes aproximados de demanda y la cadena de abastecimiento internacional (ojala más de un proveedor) se pueden obtener los lead time para cada vacuna y así planificar el abastecimiento temprano de una porción de la demanda esperada.

 

Cuarto, analizar la localización óptima del stock adquirido para minimizar los tiempos de distribución en caso que se necesite aplicar masivamente. Esto requiere establecer (por anticipado) convenios con el sector privado para utilizar sus instalaciones como depósito y centro de vacunación en caso de emergencia; así mismo, deben quedar establecidos a priori los precios, procedimientos y tiempos esperados de servicio con el colaborador privado.

 

Por último, deben establecerse procedimientos de aumentos de capacidad de comunicación en emergencias con un cierto nivel de servicio de respuesta a los potenciales demandantes de información.

 

En definitiva, hay mucho trabajo por delante para el Estado y su contraparte privada ante situaciones de crisis que seguirán ocurriendo con cierta frecuencia y que deben abordarse en forma planificada con mucha antelación a la ocurrencia del evento mismo.

 

Por: Rodrigo Garrido Hidalgo, Decano Facultad de Ingeniería UDP

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.