MIRADA DE MUJER EN EL RUBRO LOGÍSTICO DESMITIFICANDO LA PARTICIPACIÓN EXCLUSIVAMENTE MASCULINA

Previous Next

Logística, transporte y comercio exterior son rubros que hace unos años se relacionaban e identificaban principalmente con el género masculino, sin embargo, en la actualidad se puede observar que un importante grupo de mujeres emergen, se desenvuelven y están a la cabeza de muchas empresas y emprendimientos en estos rubros.

Con 23 años de experiencia en comercio exterior y transporte internacional de carga reconozco que el rubro era gestionado básicamente por varones, quienes desarrollaban las actividades basados en la experiencia que pasaba de generación en generación o quienes se capacitaban principalmente en el exterior. Poco a poco se fueron abriendo carreras universitarias y técnicas en Bolivia, que también tenían participación mayoritariamente masculina.

ANGELA CTRCon el transcurrir de los años mujeres que, se habían capacitado en áreas o carreras más administrativas y operativas, fueron introduciéndose en el rubro, demostrando una gran capacidad de organización, planeación y sobre todo una inquietud de aprender e innovar.

La cultura machista es mucho más predominante en Latinoamérica y existían y existen aún rubros casi vetados para las mujeres, uno de ellos era el transporte terrestre, por ejemplo, el mismo que es un eslabón clave de la cadena logística. Con alegría y admiración veo experiencias de colegas –especialmente en Chile- donde han tomado un papel muy importante en este sector, no solo como dueñas y gerentes de grandes empresas de transporte terrestre, sino también como operarias (choferes).

Este importante grupo de mujeres ha tenido la capacidad de identificar y abordar temas en búsqueda del bienestar y mejoramiento de las condiciones del personal de transporte como: lugares de descanso, seguridad en las rutas, comunicación familiar etc. y desde esa mirada han emprendido negociaciones y alianzas con autoridades regionales y nacionales.

Como gerente y lider, impulso especialmente a las mujeres, a capacitarse constantemente. Se entiende que es complicado conjugar los papeles de trabajadora, madre, pareja y además encontrar las posibilidades de capacitación y sobrevivir en el intento. En ese sentido debemos generar las condiciones para ello y eso pasa -en principio- por mirar, reconocer y respetar que hay roles donde las mujeres no pueden ser reemplazadas.

Debemos estimular, animar y apoyar a las mujeres en capacitaciones en idiomas, temas marítimos, aéreos, terrestres, multimodales, análisis de la situación global, regional y nacional, para que pasen de ser solamente personal de apoyo a ser personal de toma de decisiones. Puedo demostrar con mi propia experiencia que estar capacitada y actualizada, además de tener las oportunidades, aumenta nuestro potencial, porque nuestra sensibilidad nos permite ver más allá. No es fácil estar sentada en mesas de negociación con participación mayoritariamente masculina, pero si se cuenta con el mismo conocimiento, capacitación y experiencia participamos en igualdad de condiciones.

La industria de la logística y el transporte, a nivel global, es dinámica y el intercambio de información e ideas entre los profesionales es muy importante para la apertura de mercados, por ello contar con colegas mujeres que vienen de diferentes áreas de formación es una ventaja que hay que saber aprovecharla. Luego de una crisis social y política en Bolivia (2019), sumada a la crisis sanitaria mundial, nos ha obligado a maximizar nuestras capacidades de adaptación y resiliencia. Hemos tenido que reinventar maneras de hacer negocio, de interactuar desde la virtualidad, a combinar la vida familiar y profesional y a ser un poco “sobrevivientes”.
Creo firmemente que la flexibilidad, capacidad de adaptación y sobre todo la resiliencia y mirada femenina, ha ayudado a salir de este difícil momento combinando las duras decisiones económicas y estructurales con el balance humano y familiar.

banner articulos evento

Según un estudio de ONU MUJERES, BM, INE las mujeres reciben un 30 % menos de salario por el mismo trabajo que sus pares masculinos en casi todas las categorías de trabajo. Equidad en las condiciones de trabajo, que no es lo mismo que igualdad de condiciones, dentro de cualquier rubro y en especial dentro del rubro logístico puede generar resultados muy interesantes. Actualmente cuento con más de un 60% de participación femenina en la empresa a mi cargo “CTrans Corporacion” y creo firmemente que se debe cambiar el preconcepto de la carga social laboral que una mujer significa para una empresa y trasladarla a la ventaja competitiva y a los resultados tácitos que podemos lograr en nuestros balances, si trabajamos desde una mirada empática, ética, equitativa y potenciadora.