EFICIENCIA EN GESTIÓN DE INVENTARIOS, UN DESAFIO PERMANENTE

Previous Next

La gestión de niveles de inventarios, es sin duda uno de los principales desafíos que enfrentan las empresas, independente del rubro al que pertenezcan, dado que representan el punto de equilibrio entre el nivel de servicio ofertado a clientes, a través de la disponibilidad de materiales, e impacto financiero, a través del proceso de cuentas por pagar a proveedores, que impacta directamente el flujo de caja de la compañía.

Dentro de los principales factores que impactan el resultado de niveles de inventarios, podemos destacar las siguientes variables: variabilidad de demanda, exactitud de pronósticos de demanda, incertidumbre de aprovisionamiento de proveedores, políticas de gestión de inventarios, coberturas de inventarios, controles de procesos internos, externalidades, entre otros.

A continuación, se detalla enfoque de gestión basado en 3 pilares que nos permiten tener una mirada integral sobre el proceso de gestión eficiente de inventarios:

michael abecasis• Optimización de materiales de alta frecuencia de consumo e impacto en volumen al negocio. El foco de optimizar esta principalmente orientado a administrar lo que se denomina inventarios sujetos a una política de abastecimiento recurrente, dado el comportamiento de consumo de los materiales. Es dentro de este segmento de materiales, donde las acciones de controlar los excesos de stocks en base a la determinación del inventario optimo, nos permitirán en el proceso de abastecimiento, ir adecuando el cuanto y cuando comprar, e ir asegurando un control de inventarios dentro de los parámetros de inventarios establecidos (stock de seguridad, inventario óptimo, inventario máximo, etc.).

• Control de materiales de baja frecuencia de consumo, que no son parte de una política de reposición continua. El foco de controlar está basado en las siguientes iniciativas para este segmento:

• Control de incorporación de materiales críticos de baja frecuencia de consumo.
• Control y monitoreo de adherencia de consumo de proyección de ventas no consumidas de acuerdo a planificación establecida.
• Control de lanzamiento de nuevos productos.
• Monitoreo de curva de madurez y/o ciclo de vida de los materiales.
Estas iniciativas de control, nos permitirán ir generando alertas oportunas a la organización, de manera de ir activando acciones de control y/o mitigación según corresponda.
• Eliminación de materiales que no tienen consumo y/o ventas durante un 1 año o más, sujetos a obsolescencia técnica y/o económica. El foco de eliminar tiene por objetivo hacerse cargo de aquellas decisiones de inversión que finalmente no se tradujeron en un consumo, y que por ende quedaron como inventarios inmovilizados.

 

Dentro de las iniciativas de gestión que podemos activar para este segmento de inventarios podemos destacar las siguientes:

• Devolución a proveedores, donde el objetivo es gestionar la revisión con proveedores para efectos de evaluar opciones de compra de inventarios.

• Relocalización entre compañías en caso de ser parte de un holding, o entre áreas internas de la compañía, propiciando el compartir información de inventarios de manera de activar potenciales transferencias entre bodegas.

• Plan de ventas, generando acciones de descuentos y/o acciones de tipo comercial que promuevan la venta de inventarios, considerando una lógica de precios distinta.

• Provisión de obsolescencia, se refiere a cuantificar la potencial perdida contable en función del segmento de inventarios que no tiene ninguna opción de devolución, relocalización y/o ventas.

• Enajenación de materiales, es la última opción dentro de los procesos de gestión de inventarios, y que debe estar en línea con el proceso de obsolescencia. Esta acción es vender los materiales como chatarra o gestionar su destrucción, donde ambas permiten al menos una recuperación tributaria sobre el valor de los materiales involucrados.

Finalmente, una adecuada gestión de inventarios basados en optimizar, controlar y eliminar como principales focos de acción, nos llevarán a entender dónde estamos situados como compañía, y desde ese lugar elaborar los planes de acción necesarios que nos lleven a gestionar de manera más eficiente los niveles de inventarios.