REFORMA TRIBUTARIA Y PYMES: LOS PROS Y CONTRAS DE LA PROPUESTA

Previous Next

En julio pasado, el Gobierno de Gabriel Boric despachó al Congreso un nuevo proyecto de Reforma Tributaria, cuyo propósito primordial es aumentar el ingreso del fisco para poder avanzar en temas prioritarios de su agenda. La propuesta, que se continuará debatiendo en el último trimestre de este año, sigue dando que hablar en varios sectores. Uno de ellos, las pequeñas y medianas empresas (pymes), sector que genera más del 70% de los empleos en nuestro país y que se ha visto fuertemente afectado por la crisis económica nacional y global.

Tras el envío del proyecto, tanto la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) como la Comisión Tributaria del Colegio de Contadores de Chile, entre otros, dieron a conocer su preocupación. En tanto, el Gobierno tras conversaciones con los distintos actores ha comenzado a informar modificaciones al proyecto. Por esto, es importante entender cuáles son las propuestas que podrían beneficiar al sector y cuáles son los conceptos que podrían generar problemas.

Dentro de la propuesta de reforma, hay varios elementos interesantes y positivos que competen al sector, como por ejemplo, el beneficio tributario para "nuevas empresas", que podrán optar a un crédito especial de IVA por los primeros doce meses de funcionamiento, que va gradualmente bajando. Así, durante los primeros 3 meses las nuevas empresas no pagarán IVA, mientras que -durante los segundos 3 meses- deberán pagar el 50% de los impuestos facturados por ventas. Finalmente, en los 6 meses restantes, deberán pagar un 75% de los impuestos facturados. “En total, 12 meses de beneficio tributario”.

Diego PlazaOtras dos propuestas que, en mi opinión, también benefician a las pymes son: primero, la reducción de los intereses en pago de deudas con Tesorería al 1%, con lo cual será menos costoso poner al día las deudas con esta entidad; y en segundo lugar, la exención de impuesto a las empresas de Fondos de Inversión Privados, que tengan como foco la inversión en capital de riesgo, lo que permite que las pymes puedan tener acceso a apalancamiento financiero que les permita crecer.

En torno a los impuestos, si bien no existe una rebaja porcentual en los impuestos por ser pymes, sí existen herramientas como los Regímenes Tributarios. El incentivo a la reinversión que rebaja la base de Impuestos a declarar hasta un 50% -y el concepto de utilizar como crédito el Impuesto Renta de la empresa para rebaja o devolución de dinero- son herramientas potentes que tiene nuestro sistema tributario a favor de las pymes.

Algo interesante que se ha generado es la revolución que significó el Registro Empresas y Sociedades (Empresa en un día), que es el crédito para disminuir el pago de IVA en etapas iniciales. En ese sentido, agrega que las últimas reformas impulsaron la creación de empresas, y las propuestas de esta nueva Reforma reconocen y suman medidas manteniendo las que están funcionando.

No obstante, existen aspectos y elementos que todavía tienen espacio para mejorar. Este es el caso de la restricción para el uso de pérdidas tributarias acumuladas o de arrastre -que hoy pueden ser utilizadas para rebajar la base de impuestos de una compañía- la que irá bajando gradualmente hasta llegar al 50% en 2027. El uso de pérdidas tributarias es un mecanismo que permite a las empresas que tuvieron pérdidas, poder absorberlas cuando la empresa comienza a lograr utilidades, reduciendo así las tasas impositivas por el tiempo que demore en subsanar las mermas. Restringir su uso, es desconocer lo más básico del ciclo de cualquier negocio.

Enfrentados a esta reforma, es importante que las pymes estén muy bien informadas de los cambios venideros. Las pymes tienen un buen régimen tributario desde la reforma anterior, que por primera vez las clasificó y definió que todas las empresas que venden menos de 75.000 UF al año son pymes. Además, de detallar los regímenes tributarios a los que se debían atener. Sin embargo, para poder ocupar lo que se hizo en la reforma anterior y lo que se está haciendo en la actual, lo que sigue es educar a las pymes.

Por: Diego Plaza, analista financiero tributario de Maxxa.cl.