EL PERFIL VOLUMÉTRICO COMO FACTOR CRÍTICO EN LA GESTIÓN DE UNA EMPRESA

Septiembre 24, 2017 0 1086

En el mundo del retail es usual hablar de unidades vendidas. Y por qué no hacerlo si es relevante a la hora de definir entre otras cosas, la participación de mercado de un producto o el tamaño de operación de una empresa.

jose luis contreras¿Pero qué sucede cuando los productos que se comercializan fluctúan en volumen y valor en forma considerable? ¿Es correcto seguir hablando solo de unidades? Cuando se presentan escenarios como estos lo que corresponde es incorporar al análisis las variables antes mencionadas para así entender cuál es el impacto que tienen en la gestión de la operación. Para esto utilizaremos aquella métrica que es transversal a cualquier tipo y tamaño de producto, que combina tanto el volumen como el valor. Me refiero al metro cúbico.

Este es utilizado por ejemplo para definir la capacidad de almacenaje de un centro de distribución; estandarizar cortes de rutas de picking de un wms o conocer el porcentaje de utilización de carga en equipos de transportes. De ahí la importancia de mantener los datos logísticos actualizados de los sku´s que se encuentran activos. De la combinación volumen y valor deriva el perfil volumétrico de un producto del cual se pueden distinguir 2 tipos: el tipo A, cuyo metro cúbico valorizado es alto y el tipo B, de bajo valor comercial. El ejemplo a continuación ayudará a entender lo antes expuesto.


Una empresa que se dedica a comercializar 2 tipos de productos realiza una venta equivalente a 2 ramplas de capacidad 28 pallets. Los datos se muestran a continuación:

recuadro gestion

De la tabla se desprende que una unidad de producto IMP es de alto volumen y de bajo valor comercial (A), situación diametralmente opuesta para el producto PRO (B). De un simple análisis respecto al desempeño considerando un costo de operación referencial similar para ambos productos (transporte, almacenaje y preparación) se obtiene:


% Gasto/VNeta (PA) = (G transporte + G operación) / 700
% Gasto/VNeta (PB) = (G transporte + G operación) / 40
Dónde % Gasto/VNeta (PB) > % Gasto/VNeta (PA)


Más allá de la fórmula matemática, el desempeño de los productos finalmente es distinto ya que uno de ellos acaparó más venta con el mismo gasto e igual volumen trasladado en metros cúbicos. Aun cuando lo planteado puede parecer evidente todavía existen empresas que realizan estos análisis a nivel de unidades, sin considerar el volumen y valor de sus productos. Aunque en términos de margen bruto es probable que no se observen mayores efectos la situación cambia cuando se revisan los gastos operacionales. Por ejemplo, para un mismo cierre de ventas en valor, los resultados a nivel de última línea pueden ser muy disímiles. La clave se encuentra en el análisis del mix y volumen asociado a la venta. Una mayor concentración de productos B representará un gasto porcentualmente sobre la venta más alto que no implica necesariamente ineficiencias en la gestión. De ahí la importancia de entender esta perspectiva y trabajar en el apalancamiento de resultados.


Entre las medidas tendientes a mejorar la gestión del perfil volumétrico de los productos se encuentran el generar despachos a capacidad máxima ya sea como carga a piso o pallets, así como también el mantener almacenadas cantidades optimas de inventario. Para ambos casos el compactado surge como una excelente alternativa aumentando el valor agregado de los productos.


Generalmente los grandes centros de distribución no incluyen productos B (metro cúbico de bajo valor comercial) pero si lo hacen, los proveedores deben pagar altos porcentajes en fee logístico. La clave se encuentra en realizar una buena negociación, ya sea para modalidad centralizada o cross docking.


El realizar alianzas estratégicas con proveedores para complementar carga de productos de ambos perfiles también reporta importantes beneficios por medio del prorrateo del flete.


El impacto de no aplicar en forma estricta estas buenas prácticas en productos A (metro cúbico altamente valorizado) podría ser mínimo e incluso pasar desapercibido. En algunos casos, dependiendo del monto de compra, pueden prescindir del cobro de flete. Por el contrario, tratándose de productos B, puede marcar la diferencia respecto a la rentabilidad del negocio. Hace un tiempo atrás me correspondió realizar la evaluación del servicio de transportes para un proyecto e-commerce resultando el flete para una zona extrema casi el doble del valor comercial de un producto. Finalmente, vía compactado y diseñando tramos tarifarios por volumen logramos cambiar las condiciones para que la oferta del producto volviera a ser atractiva.


La incorporación del perfil volumétrico de los productos contribuirá a enriquecer aún más los análisis respecto a la gestión de la operación y resultados de última línea. Tanto o más importantes que las unidades serán el volumen y la valorización de los productos.


Habitualmente buscamos comparar el gasto operacional con el de otras empresas. Sin embargo, para lograr una medición que sirva como benchmark, la similitud del rubro, y las nuevas variables incorporadas resultan ser claves; de lo contrario cualquier conclusión tendrá una validez relativa. Si se logra asimilar el concepto de perfil volumétrico será más fácil identificar aquellos productos que necesitan de un foco especial con el fin de maximizar resultados para alcanzar los objetivos del área y de la empresa.

 

Por José Luis Contreras Zamudio, Gerente Supply Chain Representaciones Canontex Ltda

Last modified on Martes, 26 Septiembre 2017 11:41

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.