EL PERFIL DEL NUEVO EJECUTIVO DE SUPPLY CHAIN

Previous Next

Profesionales creativos y familiarizados con la tecnología y la economía circular están siendo demandados en la cadena de suministro, que ha debido acelerar muchos de sus procesos producto de la inesperada llegada del coronavirus.

Los cambios en el mercado, debido a la pandemia, están exigiendo mucho más a las empresas. Las cadenas de suministro, rentables y confiables, ahora también deben ser resilientes y sostenibles. “La pandemia de coronavirus destacó los peligros para una empresa cuya cadena de suministro no puede operar en una crisis y dejó en claro que la resiliencia se ha vuelto tan importante como la confiabilidad y la eficiencia”, asegura Hernán Sáenz, director global de la Práctica de Mejora del Desempeño de Bain & Company y co-autor del informe Visibility and Traceability: The Twin Engines of Sustainable Supply Chains.

“La logística ha tenido cambios radicales en el último tiempo. Desde los grandes cambios en el despacho de última milla, motivados fuertemente por la pandemia COVID, hasta los nuevos medios y tecnologías disponibles, entre otros”, sostiene el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, Carlos Jerez.

Mientras tanto, la academia y el conocimiento de la logística se desarrollan en un entorno complicado que requiere de buenas prácticas, uno en el que, según el académico del posgrado en operaciones y logística de la UTEM, Manuel Letzkus, es común recurrir a herramientas como PMBOK, LEAN y SIX SIGMA.

“La cadena de suministro ha sufrido un cambio radical debido a la pandemia de COVID-19, generando escenarios complejos y caóticos, lo que ha expuesto a empresas y sociedades a las deficiencias de los patrones normales de producción y consumo. Su impacto duradero incide directamente en la metodologías que debe utilizar un ejecutivo de Supply Chain, metodologías ágiles sin estandarizar (tipo SCRUM) centradas en la flexibilidad, en la introducción de cambios y nuevos requisitos competitivos, y en prácticas novedosas, donde primero se actúa, luego se percibe y responde, basado solamente en el liderazgo y el ingenio”, añade el profesor Letzkus.

Creatividad y tecnología

La escasez de materias primas ha impulsado el uso de la creatividad para mantener la continuidad de las operaciones y propender a cadenas de suministro más resistentes, transparentes y sostenibles. En este ámbito, la academia aporta conocimientos para rediseñar cadenas de suministro que necesitan desarrollar características de localización, agilidad y soluciones potenciales mediante el uso de tecnología Blockchain, Cloud Computing, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas (IoT), Ciberseguridad, y capacidades relativas al principio de economía circular.

Carlos Jerez UAIY en un contexto de escenarios complejos y caóticos, el liderazgo, la creatividad y la innovación ayudan, pero no reaccionan al cambio de corto plazo en materia de herramientas de gestión y tecnología, para enfrentar los desafíos que impone la actual industria logística. No obstante, el aumento del comercio electrónico y las ventas por internet han favorecido a miles de pymes que hoy pueden atender de manera directa a sus clientes con entregas y tiempos de respuesta rápidos, algo que no han logrado las grandes multitiendas, afirma el académico de la UTEM.

En este aspecto, una alternativa de solución para el gerente de supply es ampliar la base de datos de sus proveedores, buscando ofertas directas en los más diversos servicios, es decir, debe moverse un eslabón hacia atrás o hacia adelante en la cadena de suministro. “En resumen, la academia responde a los nuevos desafíos mediante la adaptación al cambio, la creatividad para resolver los problemas, las propuestas de uso de tecnologías y la ampliación de la base de proveedores”, añade Manuel Letzkus.

A pesar de ello, el docente echa de menos los aportes y propuestas de las casas de estudio y el desarrollo de políticas para recuperarse del impacto del COVID-19, tanto como el desarrollo de protocolos de salud para las partes interesadas y las propuestas de apoyo financiero del Gobierno, para impulsar la sostenibilidad en las industrias y su logística.

La disponibilidad de nuevos dispositivos para la logística, desde drones para repartos, o hasta herramientas para el seguimiento online de cada etapa en la cadena de suministro son hoy realidades disponibles. Pero, tal como explica el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, Carlos Jerez, a esto se suma un modelo más complejo de logística, donde distintos actores de la cadena de suministro generan micro-mercados para fijar sus precios, lo que requiere una visión completa y con mayor información de la cadena suministro para poder determinar las mejores estrategias.

Manuel Letzkus UTEMFinalmente, el académico pone énfasis en la sostenibilidad, recordándonos que, según la OCDE, solo el transporte de carga genera el 7% de las emisiones globales de CO2; pero también, que existen muchas opciones para avanzar hacia una “logística verde”, no solo en el transporte, sino también en almacenamiento y bodegaje, diseño sustentable e, incluso, en la elección de proveedores con una visión de sostenible. “Estos aspectos deben ser considerados hoy, pues marcarán el futuro de la logística y la cadena de suministro en el futuro”, afirma el profesor Carlos Jerez.

El profesional digital

La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha acelerado la digitalización al interior de las compañías, provocando cambios en los procesos de selección y en los requerimientos de talento que tienen las empresas. En la nueva normalidad aumentará la necesidad de incorporar perfiles ligados a tecnología, lo que supone una oportunidad para especializarse en esta área y ampliar las opciones de encontrar trabajo o de crecer profesionalmente.

De hecho, según un sondeo realizado por la consultora multinacional de Recursos Humanos, Randstad, la emergencia sanitaria modificó los perfiles que serán más demandados. Ahora, entre los más requeridos se encuentran aquellos con expertise en e-commerce, el personal de soporte TI, los programadores y desarrolladores, los especialistas en ciberseguridad y los profesionales de prevención de riesgos.

Y es que, tal como explica Hugo Yanzon, RPO Manager & IT Solutions de Randstad, el coronavirus no solo ha apresurado la adaptación tecnológica, además ha incentivado el aprendizaje de nuevas técnicas o habilidades para poder desarrollar una actividad en modalidad remota de forma óptima y eficiente. “No se trata únicamente de saber utilizar las herramientas digitales convencionales, también consiste en ser capaz de alcanzar objetivos laborales, aumentar la empleabilidad, reforzar el aprendizaje y reenfocar el tiempo libre, porque este conocimiento no solamente es parte del ámbito laboral, sino que sobre él se sostiene el futuro de nuestra vida cotidiana”, dice.

Así, se genera la necesidad de contar con una serie de competencias para competir en el mercado, evolucionar y afrontar el proceso de transformación digital continuo. Muchos trabajadores siguen desempeñando sus funciones desde casa y han tenido que adaptarse a gran velocidad, por lo que las skills digitales se han vuelto imprescindibles a la hora de encontrar, mantener o reinventarse en una actividad profesional. Igualmente, frente a un mundo globalizado y con acceso infinito a contenidos de todo tipo, es fundamental saber buscar, analizar y contrastar los datos, por eso la gestión de la información es una de las competencias más buscadas por los recruiters, así como la formación en Big Data y Business Intelligence, por ejemplo.

La digitalización también supone una transformación de los soportes en los que se almacena la información más significativa de las organizaciones. “Ahora, todo se encuentra en los ordenadores, en la nube o, incluso, publicada en la red, incrementando el riesgo de sufrir algún tipo de ataque cibernético que puede poner en riesgo a la firma. Así, la seguridad informática se ha posicionado como una de las áreas de trabajo más importantes”, enfatiza Hugo Yanzon.

Nuevos puestos laborales

Hoy en día, el gran desafío para quienes han podido afrontar de mejor manera la pandemia es establecer una manera definida de apertura de nuevos puestos. Si bien durante el segundo trimestre hubo una cierta apertura, de manera general, se ha ido posponiendo la mayor demanda por profesionales. “No se ha establecido de forma mayoritaria un plan de crecimiento, por lo que se ha acortado la producción de nuevas vacantes”, explica Anastasia Samokhvalova, consultora Senior de Page Personnel.

Sin embargo, algunos sectores han experimentado mayor crecimiento y disposición a incorporar nuevos talentos a sus organizaciones. En la empresa de recursos humanos y reclutamiento explican que se están buscando colaboradores especializados en control de gestión, productividad y mejoramiento de calidad. “En concreto, más del 60% de las búsquedas laborales por parte de las empresas están vinculadas con las áreas de finanzas, operaciones y análisis de ventas. Asimismo, se ha observado una reactivación de un 20% de cargos comerciales y de un 40% puestos asociados a las áreas de operación”, acota Anastasia Samokhvalova.


Imprimir   Correo electrónico