Las exportaciones aumentan y las importaciones tienen un nuevo aliado en el comercio transnacional. Así se dibuja el escenario actual en el que las empresas relacionadas con el movimiento de carga (Freight Forwarder, Navieras, Agentes de Carga, Puertos, Transporte Internacional) se desenvuelven. ¿Cómo evalúan estos actores el estado actual de esta industria? ¿Cuáles son los desafíos que enfrentan? Estas y otras interrogantes abordaremos en este artículo.

 

A mediados de la década de los 90, Chile inició un camino de apertura comercial que lo ha posicionado como uno de los mercados más abiertos en cuanto al intercambio comercial.

Con los años, Chile se ha definido como un país de carácter exportador, destacando productos como el cobre, el vino, la fruta, el salmón y forestal. Sin embargo, en el último tiempo ha crecido también el movimiento de carga importada como resultado de la llegada de importantes marcas y del boom del comercio minorista, donde la tecnología, la electrónica y el vestuario son las puntas de lanza de una industria en constante desarrollo.

Y ha sido esta política económica de Estado la que ha llevado a Chile a convertirse hoy en uno de los país que más acuerdos comerciales tiene suscritos en todo el mundo, un total de 26, que alcanzan a 64 economías que a su vez representan el 85% del Producto Interno Bruto (PIB) Mundial y el 63% de la población del planeta (unos 4.600 millones de personas).

Es así como los TLC han formado parte central de una estrategia comercial de largo plazo que busca consolidar mercados para la exportación de los productos chilenos y buscando además mayor competitividad. Es aquí donde la operación logística cobra un rol fundamental.

Cuándo y cómo llegar a esos importantes mercados es fundamental para el éxito económico del sector exportador, considerando que los países de Asia Pacífico son hoy el principal destino de las exportaciones chilenas.

EXPORTACIONES EN ALZA

En el año 2017, las exportaciones chilenas totales de bienes sumaron US$ 68.306 millones, experimentando un crecimiento del 13% con respecto al año 2016, según un informe preparado por el Departamento de Estudios Direcon -ProChile, con cifras del Banco Central de Chile.

De acuerdo a lo informado, los embarques de cobre representaron el 49,1% el valor de las exportaciones de 2017, creciendo un 21% en comparación a lo registrado en 2016, alza impulsada principalmente por el 27% de aumento anual del precio de la libra del metal rojo.

Por otra parte, el 50,1% de las exportaciones del año anterior correspondió a productos No Cobre, los que incrementaron sus embarques al extranjero un 5% en relación al año precedente. Este positivo desempeño fue coronado con un récord en las ventas al exterior de múltiples productos nacionales, donde destaca el vino, que superó por primera vez la barrera de los US$ 2.000 millones en envíos.

Siguiendo con las buenas noticias para el comercio exterior chileno, los organismos rectores de la economía nacional informaron que las exportaciones alcanzaron un positivo registro el primer semestre de este año, logrando US$ 39.209,67 millones en el periodo, lo que implica un 21,5% más que en los mismos meses de 20017 y el mayor avance desde 2011. Estos números implican un superávit de 5.511 millones de dólares en la balanza comercial durante los primeros seis meses de 2018.

En tanto, las importaciones de bienes de consumo en el país continúan mejorando su dinamismo respecto de años anteriores. Así lo revelan las últimas cifras publicadas por el Banco Central, que indican que en junio de este año las internaciones al país de productos como automóviles, computadores, vestuario y calzado, entre otros, alcanzaron los US$ 1.971 millones CIF (costo, seguro y flete). Esta cifra representa un aumento de 10,3% en comparación con los US$ 1.786 millones obtenidos durante igual mes de 2017.

Este es el mejor monto de junio desde que se tienen estadísticas oficiales (1973). Por su parte, en los seis primeros meses, las internaciones de bienes de consumo sumaron US$ 10.916 millones, logrando un alza de 10,7% anual.

LA LOGÍSTICA ENTRA A LA CANCHA

Al analizar las cifras de Chile, aplaudir la performance económica del país o al ahondar en la apertura comercial se desconoce muchas veces el rol que tiene la operación logística para que el mundo pueda disfrutar de los productos nacionales, por ejemplo, para que un consumidor asiático cuente con el Salmón chileno con calidad y frescura o para que una botella de vino nacional sea descorchada en Inglaterra.

Infraestructura (puertos, carreteras, pasos fronterizos), capacidad portuaria, costos de fletes, disponibilidad de estructura extraportuaria o costos en los seguros son sólo algunos de los factores que entran en juego al momento de dibujar la cancha en que se mueven las empresas de movimiento de carga o logística, relacionadas al comercio exterior.

Lograr que las cosas lleguen al lugar de destino de la mejor forma y en el tiempo adecuado es una de las premisas de la operación logística. En el comercio exterior eso cobra un valor fundamental, ya que es el mecanismo que da prestigio y posiciona, en cuanto a competitividad, a los exportadores nacionales.

En esta lógica exportadora, cabe destacar que gran parte de las operaciones que presenta en las distintas etapas son tercerizadas y para eso se requiere una especialización adecuada por parte de los actores del mercado. Sólo así es posible cumplir con los estándares de este tipo de operación, en especial, considerando las estrictas normas que se exigen para ingresar a determinados mercados.

En esta cadena participan una serie de actores que se unen para brindar finalmente un servicio a un exportador o importador; todo para trasladar una carga segura, en un plazo oportuno y a un costo competitivo. En esta oportunidad conoceremos la opinión de dos importantes actores de la industria, Gori y Emo-Trans Chile, quienes analizaron el actual escenario del sector, sus dificultades y sus desafíos.

ESPECIALIZACIÓN: CLAVE DEL SERVICIO

Dada la naturaleza de los principales productos y materias primas que son exportadas por Chile, donde el cobre, el vino y la fruta encabezan la lista, se hace necesario que los servicios logísticos que se ofrecen sean ojalá especializados para conocer afondo las necesidades y los requerimientos de cada sector.

Según Rodrigo San Martín, Managing Director de Chile y Argentina para Gori, perteneciente al grupo DHL y experto en el mercado de exportación del vino, la importancia de los Freight Forwarders especialistas radica en que conocen los requisitos especiales de los sectores. “En el caso del vino, por ejemplo, saben qué épocas del año es la de mayor movimiento y los elementos que se deben considerar para su traslado. La especialización de los operadores es importante más aún cuando los clientes son exigentes y saben de la calidad del producto que están comprando. Lo anterior, genera una responsabilidad adicional en toda la cadena logística, la que se debe adaptar a estándares de calidad mayores”, afirmó.

Por su parte, Manuel Espina, Gerente General de Emo-Trans Chile, empresa con foco en la exportación de fruta congelada, principalmente Berries, aseguró que la industria vive un buen momento, considerando el alza en las exportaciones, lo que obliga al sector a seguir mejorando.

“Hemos visualizado parcialmente el incremento de los movimientos que se refleja en la información que los organismos entregan en cuanto al movimiento de carga que ingresa y sale del país. Una de las razones que explican esta situación es que Argentina utiliza, cada vez más, puertos chilenos para sacar sus exportaciones. Ante estos números la industria debe responder siempre con mejores servicios”, expresó Espina.

PROBLEMÁTICAS QUE ENFRENTAN

La logística, a grandes rasgos, se puede definir como: la operación que permite llevar un producto desde el lugar de origen hasta el lugar de destino. Si bien, es una definición básica de las operaciones se puede desglosar de ella uno de los principales problemas a los que la logística internacional se ve enfrentada día a día: la infraestructura, considerada como el canal por el cual se transporta el producto de punto a punto.

“El gran desafío de las empresas logísticas está en la infraestructura que es el principal cuello de botella para la operación. Lo vemos, por ejemplo, en el aeropuerto de Santiago, en los principales puertos del país y en sus carreteras de accesos; y también en el Paso Fronterizo Los Libertadores. Hoy en Chile, cualquiera de las tres formas de abastecimiento que tenemos de comercio internacional, sea marítimo, aéreo o terrestre, tiene problemas”, afirmó tajantemente San Martín.

A reglón seguido, el ejecutivo de Gori señaló que como industria “estamos con las manos atadas”, ya que a pesar de las inversiones que puedan realizar, ya sea en “mejores camiones, mejor sistema de administración o invertir en grandes proyectos, finalmente chocamos con los problemas de infraestructura que escapan de nuestras manos”.

Por su parte, el Gerente General de Emo-Trans Chile, Manuel Espina, añadió otra problemática que enfrenta la industria: escases de contenedores. “Al momento de transportar carga refrigerada tenemos grandes problemas que afectan la operación, ya que no existe stock de contenedores para esta carga. A esto se suma, que una vez que consigues un contenedor, hay falta de espacio para embarcar, ya que los barcos por lo general tienen una carga limitada para estos tipos de contenedores. Todo esto afecta el movimiento de carga desde el principio y afecta a llos exportadores”, añadió.

Ambos ejecutivos coincidieron en las dificultades que enfrentan en los puertos chilenos. “Producto del crecimiento se genera ‘atochamiento’ en los puertos. San Antonio, por ejemplo, está colapsado, a tal punto de que en algunos depósitos no hay espacios y cuando uno quiere devolver algún equipo debe regresar días después, lo que genera gastos extras que nuestros clientes no tienen considerado. En Valparaíso, en tanto, la situación no cambia y asoman sectores con servicios para la industria en zonas como Curauma o Placilla, por ejemplo”, agregó Espina.

“En Chile se han iniciado proyectos de mejora, por ejemplo, de los puertos vía concesiones. Sin embargo, las carreteras de accesos a estos puntos no registran mejoras sustanciales en los últimos años. Por otra parte, el paso Los Libertadores sigue siendo un dolor de cabeza cada invierno. Finalmente, en el aeropuerto de Santiago la última prioridad la tiene la logística”, afirmó Rodrigo San Martin. 

¡A MEJORAR!

Tras analizar las principales dificultades que enfrentan, los ejecutivo profundizaron sobre los efectos que éstos tienen en el servicio y, finalmente, en la operación de los exportadores y su competitividad de cara al mundo.

A este respecto, el Managing Director de Chile y Argentina para Gori, fue categórico al señalar los efectos que estás problemáticas tienen en el mercado de las exportaciones. “Ante este panorama, el mercado de las exportaciones se enfrenta a problemas de capacidad de salida que finalmente afectan la competitividad de los productos chilenos y a su vez abre espacio para que otros mercados se presenten como una alternativa”.

Por su parte, Manuel Espina advirtió que todas las complejidades que existen, lamentablemente, “encarece el proceso exportador”, afectando el posicionamiento de los productos nacionales en el mundo por eficiencia y competitividad.

Finalmente, San Martín hizo un llamado a que “ahora el país ponga el dinero, donde antes puso las palabras”. “Ya firmamos TLC con muchos países para ofrecer a grandes mercados los productos chilenos, pero ahora como país debemos meternos la mano al bolsillo e invertir en infraestructura para poder ocupar todo este potencial. Necesitamos ser eficientes y competitivos; si no lo logramos llegaremos al techo de las posibilidades y no podremos seguir creciendo en el intercambio internacional”, expresó el ejecutivo.

Conocer la visión de estas dos importantes compañías, en relación al movimiento de carga, es de vital importancia, considerando que en 2017 se movieron más de 53 millones de toneladas de exportación, según el Servicio Nacional de Aduanas, y que este año se espera aumentar estas cifras.

En la medida en que las problemáticas del sector se visualicen se abre una posibilidad de mejora, ya que no se puede corregir el problema que no se identifica. Lo anterior es fundamental, considerando que buena parte de la economía nacional se sustenta en las exportaciones. La calidad del producto chileno debe ser óptima para llegar a los mercados más exigentes y para eso es primordial contar con servicios logístico de clase mundial en lo operativo, en lo documental, en los tiempos, en las formas y en los costos.

Lo anterior es el gran desafío que tiene el país; un desafíos tanto para el sector público como para el privado.

  • 0 comentario
  • Visto 947 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 18 años de existencia. Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria especializada en logística, hoy ya llevamos 5 versiones con el nombre de Logistec Show.

Tendencias