En los últimos 12 meses, la discusión pública en torno a las prácticas de colusión en el mercado del retail Farma ha quedado en segundo plana para abrir el debate acerca de otros factores que han venido a modificar el escenario de este competitivo nicho. Hoy, la consolidación de nuevos actores y la inversión extranjera son los temas que toman fuerza. La competencia se intensifica.


Tras un periodo ‘para el olvido’ que vino a poner en entredicho la imagen pública de los actores del sector farma a nivel nacional, hoy muchos respiran aliviados. No obstante, la pista se ha puesto difícil, mucho más competitiva, tras la irrupción de nuevos actores en la comercialización de medicamentos a nivel nacional; y la consolidación de inversiones extranjeras que quitan espacio a los actores nacionales.


Siempre en torno a cómo se ha comportado este mercado en el último periodo, sin duda la inversión extranjera es un factor a abordar. El que Chile posea ventajosas condiciones para la inversión a mediano y largo plazo, lo torna atractivo para inversionistas extranjeros; a pesar de la contracción económica. Pero no todo es un lecho de rosas, considerando que este sector ha experimentado inusitados quiebres en las tendencias que se venían consolidando, principalmente en lo referido al volumen de aperturas de nuevos puntos de venta que, por primera vez, se mueven a la baja.


Con todo, quizás el gran tema del mercado sea la vertiginosa consolidación de las denominadas “Farmacias Populares”, un factor que ha venido a reposicionar ciertas piezas en el escenario Farma; desde el punto de vista del consumo y la accesibilidad a los productos; y, por supuesto, el factor logístico y los desafíos derivados de la distribución y almacenamiento. En esta trama, nada está dicho.


 LAS 3B DE LAS FARMACIAS POPULARES


Desde su aparición, las denominadas “Farmacias Populares” se han transformado en un modelo exitoso de acceso a medicamentos hasta 70% más baratos, con un consumidor objetivo que, a poco más de un año de su aparición, celebra la creación de este modelo que permite mayor accesibilidad a bienes de consumo tan preciados como son los medicamentos.


En este modelo se torna real la, también popular, frase: “Bueno, Bonito y Barato”. ¿Cómo? A partir de la compra directa al Estado, a través de la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast).
En torno a la estrategia de compra tenemos que en 2016, de las 135 farmacias populares existentes a nivel país, 56 adquirían sus productos desde Cenabast; al cierre del primer semestre de 2017, en tanto, 90 son los municipios enlistados en la nómina de ‘clientes’ de la entidad estatal. Lo anterior, traducido en cifras, implica que, mientras en 2016 Cenabast registró un abastecimiento a las farmacias populares por 700 millones de pesos; en lo que va de 2017 igual registro alcanza los $3 mil millones.


Ahora bien, en este plano, cabe destacar que un tercio de las farmacias populares se abastece directamente desde los laboratorios, una estrategia cuestionada por muchos, aduciendo que las comunas que no adquieren los productos a través de Cenabast no obtienen las economías de escala que ofrece la entidad estatal, y en consecuencia los consumidores pagan precios más altos. Una situación a lo menos  lógica si se considera que los precios y la capacidad negociadora de Cenabast es, en la práctica, incontrarrestable.


Respecto al rol de la estatal en el abastecimiento de estas entidades comunales, Jaime Espina, Jefe del Departamento de Operaciones de Cenabast, explicó que –en su esquema general- el modelo de Cenabast es ser un intermediario virtual entre la demanda de la red de Hospitales y Centros de Atención Primaria de Salud públicos del país y la oferta del mercado farmacéutico a nivel mundial. “Bajo este modelo, consolidamos la demanda anual de estos recintos, por lo cual generamos un gran volumen de compra que nos permite negociar con ventaja en el mercado mundial, obteniendo mejores precios. Es gracias a este proceso de ‘agregación de compra’ y a la generación de economías de escala en proceso logístico de abastecimiento que –en promedio- los hospitales públicos pueden acceder a medicamentos por precios un 30% más bajo. En el caso de un vecino que compra en las farmacias populares que abastecemos, la diferencia de precio de un medicamento, respecto a las cadenas de retail, puede llegar a ser hasta 10 veces más bajo. Es decir, el producto que entregamos a la farmacia popular es -en promedio- 10 veces más barato”.  


En torno a las economías de escala que Cenabast extrapola a sus clientes, Jaime Espina explicó que a partir de su rol de intermediario en el proceso comercial y de coordinador del proceso logístico de distribución nacional; un alto porcentaje de las compras que realiza Cenabast  no pasa ni física, ni contablemente por sus manos. Consecuentemente, en su modelo de negocio, la entidad genera un subsidio cruzado entre los establecimientos que abastece a partir de la coordinación logística de distribución a nivel nacional.


Lo anterior implica que independiente del tamaño de la compra e independiente de la distancia y envergadura del reciento que atienda, el precio del producto es siempre el mismo. Así, al no estar afectos a  niveles mínimos de compra y al garantizar el despacho en todo el territorio nacional a la red de salud pública; los costos marginales de distribución que pueden generarse a partir del abastecimiento de las Farmacias Populares, por ejemplo, es mínimo.


“Esta cualidad es la que nos hace tan atractivos para las Farmacias Populares”, enfatizó Espina, agregando que “en concreto, estamos llegando a estos recintos con los mismos precios a los que acceden los servicios de salud pública y sin costos adicionales de transporte por distancia o volúmenes de compra”.  


En este punto, el Jefe de Operaciones destacó que “tenemos estimaciones de que lo que compra un hospital  en un par de meses equivale a lo que compran alrededor de 100 farmacias populares, por lo tanto, para nosotros el impacto logístico a nivel operativo y de costo es bajo. No obstante, para el bolsillo del vecino que compra en estos recintos el impacto es tremendo. Por eso nos hemos jugado estratégicamente en apoyar en forma decidida la iniciativa de las farmacias populares; cuya principal muestra de éxito radica en el exponencial crecimiento que ha experimentado”.


Considerando lo dicho, es pertinente preguntarse si existen más oportunidades de eficiencia de costos para las Farmacias Populares. En este punto, Espina sostuvo que Cenabast está trabajando para flexibilizar algunas rigideces que afectan a este modelo. “Buena parte de nuestros contratos de abastecimiento están orientados a abastecer hospitales que tienen unidades de despacho distintas a las de las farmacias populares. Por ejemplo, en algunos productos tenemos cajas o envases clínicos, donde vienen mil comprimidos o más; y debido a que el gran porcentaje de las Farmacias Populares no tienen áreas de fraccionamiento no pueden hacer uso de ese producto que es muy barato. En general, esa ha sido una traba importante dentro del proceso de abastecimiento y se han levantado estrategias para contrarrestarla como, por ejemplo, que fraccione el Cesfam u otras farmacias que tengan esa área operativa”.


En torno al fraccionamiento como modalidad de venta, esta implica la comercialización de ciertos medicamentos por unidad, según prescripción médica. No obstante, para extraer desde un envase clínico el número de unidades posológicas que se requieran, las farmacias deben contar con un espacio exclusivo en su planta física que a su vez debe contar con la autorización expresa del ISP, debidamente diferenciado de las otras secciones del establecimiento y destinado sólo para la ejecución del “fraccionamiento”. Cabe destacar que a la fecha sólo 9 farmacias comunales poseen esta capacidad.


DE LA INVERSIÓN EXTRANJERA Y EL QUIEBRE DE TENDENCIAS


Antes de ahondar en el factor de la inversión extranjera en el mercado Farma nacional, primero resulta relevante abordar las cifras de inversión extranjera en el país, presentadas en agosto pasado por Cepal y contenidas en su Informe Anual “La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2017”.


Según el documento, Chile registró en 2016 una caída del 40% en la inversión extranjera directa general. ¿Lo anterior implica un retroceso económico? Según el propio estudio, la caída radica en asuntos ajenos a la situación particular de Chile, por lo cual se plantea un escenario positivo para el país en torno a la Inversión para el próximo periodo. En este sentido, el informe se refirió a 2016 “como un periodo de difícil coyuntura, no sólo para Latinoamérica, sino que para todas las economías del mundo”.


Previo a estas cifras, en lo referido al mercado farma, ya en 2015 el inversionista extranjero se convertía en el principal actor del negocio de las farmacias en Chile para el sector retail. Esto, luego que el grupo mexicano Femsa procediera a la adquisición del 60% de la propiedad de Socofar S.A., matriz de Farmacias Cruz Verde, la que según los últimos datos publicados (2015) posee el 40,6% de la participación de todo el mercado nacional. Tras esta adquisición, en septiembre del 2015, el grupo mexicano compartiría roles –como inversionista extranjero en el mercado farma chileno- con el holding estadounidense Walgreen Boots Alliance, actual controlador de Farmacias Ahumada que según últimas cifras publicadas (2015) alcanzaría aproximadamente el 27% de cuota de mercado nacional.


A consecuencia de la entrada de capital extranjero al sector Retail-Farma, Salcobrand –con una participación de mercado promedio del 23%- quedó como el único de los grandes actores de esta industria de capitales 100% nacionales. Ya en 2015, el entonces Gerente General de Empresas SB, Matías Verdugo, aseguraba a los matutinos nacionales que “ninguna de las cadenas que componen el conglomerado estaba a la venta”. Por el contrario, la estrategia de la nacional consistiría –de cara a 2017- en fortalecer la presencia de Salcobrand en el mercado nacional y consolidar como referentes a DBS y Preunic en el ámbito de la belleza y cuidado personal. Entonces, Verdugo explicaba que el debut de los controladores internacionales en la industria nacional debía verse como una oportunidad para diferenciarse en términos de la agilidad con la que se toman las decisiones. Poniendo con ello sobre la mesa dos de las grandes características de  este mercado: el dinamismo y la competitividad.


Ahora bien, cabe preguntarse si a casi dos años de finalizadas dichas inversiones, el mercado chileno ha respondido en términos redituables a sus accionistas foráneos. En esta línea, cabe destacar lo expresado por Femsa, en su memoria anual 2016, en relación a su inversión en Chile para la División Comercio-Salud, cuyos ingresos totales alcanzaron los $43,411 millones en 2016, en comparación con  $13,053 millones obtenidos en 2015, positivo resultado que atribuyen,  principalmente, a la integración de Socofar. Según el documento, “las ventas en esta división crecieron 22.4%, durante 2016, reflejando un sólido desempeño en nuestras operaciones, así como un efecto positivo por el beneficio cambiario proveniente de nuestras operaciones de Sudamérica”. A partir de estos resultados, no es de extrañar que las unidades del área de salud de Chile contribuyan significativamente al resultado final del holding para 2017, estimó el Grupo empresarial.


Siempre en materia Retail-Farma, un cambio de tendencia que experimentó el sector, luego de que en 2016, por primera vez desde que se tiene registro, los cierres de estos locales superaron a las aperturas. Así lo evidencian los datos recogidos por la empresa especializada en Business Intelligence, Tech-K, los cuales indican que en 2016 se cerraron 59 farmacias en Chile -considerando las tres principales cadenas que operan en el país: Farmacias Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand-, mientras que las aperturas totalizaron 32 locales. El año pasado fue el primer ejercicio donde los grandes operadores de esta industria frenaron su expansión en nuestro territorio.


A abril de 2017, el quiebre se volvió tendencia tras registrarse 18 clausuras de farmacias, mientras que a la misma fecha se han abierto solo 11 nuevos locales. En los años 2014 y 2015, en tanto, se daba el fenómeno completamente contrario, ya que las aperturas superaban ampliamente a los cierres. A modo de ejemplo, si en 2014 se abrieron 86 farmacias en Chile, los cierres alcanzaron un total de 20 locales.


Si se hace la distinción por cadena, se observa que la firma que realizó más movimientos de ubicaciones durante el año pasado fue Cruz Verde que abrió diez nuevos recintos, pero al mismo tiempo efectuó el cierre de otros 26. Farmacias Ahumada, por su parte, abrió 16 locales y realizó 17 clausuras. En el caso de Salcobrand, en tanto,  se registraron 6 aperturas, mientras que sus cierres sumaron 16.


De acuerdo con los datos de la firma Tech-K, la Región Metropolitana lidera en presencia de este tipo de locales a nivel país, siendo la comuna de Las Condes aquella con mayor cantidad de farmacias (98 locales); concentrando el 6,5% del total nacional. Santiago Centro, con un total de 93 locales, se ubica en segundo lugar con el 6,2% de la concentración de farmacias en todo el territorio. Las cifras del sector oriente de la RM contrastan con los números de las comunas del sur-poniente de la Región como Cerro Navia, San Joaquín y San Ramón, donde se encuentra 1 farmacia por cada 10.000 habitantes.

  • comentario
  • Visto 359 veces

La Empresa

La revista del Management Logístico en Chile. Revista Logistec es el medio referente de la logística en Chile con 11 años de existencia.Producto de esto hemos desarrollado además, seminarios Internacionales de excelente nivel y gran convocatoria. El año 2010 realizamos nuestra primera Feria logística , ExpoLogistec , todo un éxito que esperamos replicar el 2012 con más metros cuadrados de exposición.

Noticias populares

Tendencias