RETAIL: ¿CÓMO ENFRENTAR LA ÚLTIMA ETAPA DEL AÑO?

Previous Next

Con la preocupación de grandes multinacionales en cuanto a su abastecimiento para hacer frente a las demandas de la última parte de 2021, lo tensionado que está aún los servicios logísticos a nivel mundial o los buenos números del retail chileno son aspectos que entran en juego cuando la industria se prepara para responder en Navidad.

Comienza a declinar este año y con ello se acerca uno de los eventos de consumo más importantes del año: la Navidad. Ante los desafíos que depara esta temporada navideña no es de extrañar que los retailers nacionales hayan preparado sendas estrategias a fin de garantizar stocks para satisfacer la demanda y, al mismo tiempo, estén preparando sus procesos logísticos de importación, transporte, almacenamiento y distribución a fin de lograr resultados exitosos a nivel comercial.

Y es que, imbuidos en la “nueva normalidad”, tanto los retailers como sus partners logísticos enfrentarán no solo la demanda e-Commerce que en los últimos meses se ha presentado al alza, sino también la apertura de las tiendas físicas que, a partir del levantamiento de las restricciones sanitarias, han ido ganando protagonismo en términos de visitas.

Si bien la Navidad pasada fue una gran prueba en términos logísticos para el Retail, debido a los retos operativos que impuso el comercio electrónico, este año se espera que lo aprendido, los ajustes en términos logísticos, las implementaciones tecnológicas realizadas y el desarrollo que ha tenido el canal online en materia de experiencia sean claves para lograr una performance eficiente. De más está decir que, para la temporada navideña 2021, todos esperan que el e-Commerce cumpla un rol fundamental. Esta vez el “Viejo Pascuero” seguirá pendiente de la demanda online. A partir de los dicho, resulta importante ahondar en algunas situaciones que entran en juego para estar preparados para esta Navidad 2021.

EFECTO DOMINÓ

Poner una fila de piezas de dominó paradas, una al lado de otra, a una distancia determinada. Luego una pieza cae y de forma secuencial cada una de las piezas van cediendo. Este imagen que habla del reconocido efecto dominó deja en evidencia que cuando las partes están vinculadas, cercanas o unidas, lo que pase en una de ellas afectará ineludiblemente el comportamiento y actuar de la otra pieza.

Al igual que el efecto dominó, la logística mundial ha dejado entrever su vinculación a nivel global. Por más lejano que a veces parezcan los países o las situaciones que a ellos les afectan, muchas de las medidas aplicadas en algunas naciones han dejado en evidencia la importancia económica de algunos sectores geográficos y la relevancia que tiene para el funcionamiento de la cadena de suministro global. Ningún país ni ninguna empresa están tan lejos para no verse inmersas en la trastienda del comercio mundial.

Atendiendo a esta lógica y tal como se vivió a inicios del año 2020, la pandemia ha puesto en jaque el abastecimiento de importantes empresas. Con el correr de los meses muchos aspectos han quedado en evidencia y algunos puntos se han establecido como resultados de estos cambios, tales como: la importancia de algunos países asiáticos en el abastecimiento mundial –zona geográfica reconocida como la gran fábrica del mundo; el rol predominante y estratégico que tiene el transporte marítimo para el comercio global, dado que buena parte de las transacciones mundiales se sustenta en este medio de transporte; la importancia de tener planes de contingencia ante situaciones extremas o disruptivas; contar con flexibilidad en la operación; tener visibilidad de todo del inventario y stock disponible y estar atento y conectado con la contingencia global; pero sobre todo, tener una relación cercana con cada actor involucrado en tu cadena.

Todo lo anterior nuevamente sale al tapete, tras las medidas sanitarias anunciada por Vietnam. Y es que el país del sudoeste asiático ha cerrado sus fronteras e iniciado un periodo de cuarentena para controlar la propagación del coronavirus. Ya en agosto pasado el cierre en Vietnam había provocado una acumulación de 100 mil TEU en el puerto de Cat Lai de la ciudad de Ho Chi Minh. Sin embargo, la situación hasta el momento no mejora.

A fines de septiembre, la atención por la situación de vietnamita crecía, ya que muchas multinacionales manifestaron su preocupación por una eventual escasez de productos. Marcas mundiales como Nike y Gap que se han vuelto dependientes de los fabricantes del país del sudeste asiático levantaron alertas.

Así, los atrasos y restricciones se han transformado en un dolor de cabeza para las empresas extranjeras, muchas de las cuales se han trasladado a Vietnam desde China en los últimos años. Encontrándose en una situación extrema e inimaginable. Existe el consenso que las empresas han iniciado un proceso de análisis, en cuanto a la necesidad de diversificar su producción, donde asoma, por ejemplo, establecer alianzas de fabricación con proveedores más cercanos geográficamente que te permitan en parte responder ante emergencias.

Volver la mirada al abastecimiento local o regional ha cobrado fuerza. En Chile según los expertos, la mirada se ha volcado a nivel regional, donde, por ejemplo, pensando en el mundo de la moda existente y desarrollados sectores textiles en Perú y México; que no está mal considerar.

EL RETAIL CHILENO

En estos días, Chile vive el último evento de comercio online del año. El Cyber Monday acapara la atención de clientes y también de las empresas, quienes han robustecido sus estrategias digitales y logísticas para responder al volumen de transacciones que se realizarán en los 3 días del evento comercial. Las cifras hablan por sí solas. El desarrollo del e-Commerce parece ya consolidarse en Chile como un canal de venta importante que no sólo atrae en tiempos complejos como las restricciones de movilidad, sino que ya se ha transformado en un canal de venta por elección.

No obstante, el Retail chileno por su parte vive uno de sus periodos más dinámicos con un fuerte crecimiento que han demostrado prácticamente todos sus índices que, en parte, refleja la recuperación económica en Chile. Los grandes retailers han capitalizado buena parte de la abundante liquidez que existe en este momento, producto de las ayudas fiscales y cómo no, de los tres retiros de fondos del 10% de las AFP. Como reflejo de lo anterior, Cencosud registró ingresos por US$ 7.066 millones en el primer semestre del año, lo que implica un alza de 10,74% en doce meses, de acuerdo a los resultados reportados a la CMF.

Falabella, en tanto, registró ventas por US$ 6.333 millones a junio 2021, lo que representa un salto de 37,73% frente al mismo lapso de 2020. Ripley es el tercer gran Retail chileno. Los ingresos de la compañía ligada a la familia Calderón treparon hasta los US$ 834 millones en el primer semestre, esto es un potente salto de 46,77% en doce meses.

UNA NAVIDAD HIBRIDA

Si bien, el Viejo Pascuero está atento mirando cómo avanzan estos últimos meses del año para los analistas del sector, no cabe duda, que esta navidad será una “muy buena fecha para el Retail”. Los factores señalados anteriormente, en cuanto a la liquidez financiera de las personas, hace presagiar que esta época será muy beneficiosa para las compañías en términos de ganancias y transacciones cerrando así un buen año para la industria.

En términos logísticos, ¿Cómo enfrentamos y nos preparamos para Navidad? ha sido la pregunta que ha rondado a los ejecutivos nacionales en el último tiempo. Si bien, la Navidad 2020 se transformó en la “navidad online”, dado el desarrollo que tuvo el comercio electrónico ese año; este 2021 se espera que la Navidad sea definida como la “navidad hibrida”, en términos del rol de los canales de ventas.

Sin embargo, los servicios logísticos en torno a esta operación siguen tensionados, lo que hace imaginar que no será nada fácil en términos de nivel de servicio de cara a los clientes; obligando a las compañías a robustecer –ante la incertidumbre que aún existe ante la pandemia- tanto sus canales de ventas presenciales como también los online.

El cliente demanda omnicanalidad. Quieren tener las opciones sobre la mesa: tiendas físicas, e-Commerce (con sus distintas modalidades de entregas) y también Marketplace. Un modelo hibrido que de sustento a la nueva realidad comercial. Las empresas, entonces, deberán enfrentar la necesidad de aprovisionar cada canal por igual y gestionar las operaciones ligadas a la logística omnicanal. Si el año pasado el e-Commerce batió records de ventas, este año las tiendas físicas recuperarán protagonismo. Entonces ¿qué hacer? La clave está en anticiparse y planificar, considerando que muchos inventarios están por debajo de lo acostumbrado para esta fecha.

A este respecto, Christian Diez del Centro de Estudios del Retail (CERET) DE Ingeniería Industrial de la U. de Chile, afirma que “considerando como se ha movido la economía chilena, con la liquidez de dinero que hay está Navidad será muy positiva en términos económicos. Será una de las mejores Navidades para el Retail chileno”.

Si bien, las dificultades en términos logísticos no se han solucionados y el abastecimiento sigue siendo un dolor de cabeza para las compañías, un golpe duro de cara a esta temporada sería –a juicio de Diez- un cierre o restricciones en China. Todo lo sucedido durante esta pandemia, por ejemplo, en el mundo de la ropa ha obligado “a buscar una diversificación de sus proveedores. Y ante este panorama es importante mirar dentro de América Latina, donde hay industrias importantes en países como Perú y México, por ejemplo. Ahora hay que pensar en los riesgos y no sólo en el factor precio para abastecerse”.

Otro factor que destaca el analista del CERET es la escasez de productos que hay en Chile. “Las cadenas logísticas están con problemas de abastecimiento en cuanto a volumen y variedad. Y ¿cómo entender entonces las buenas cifras del Retail nacional? La respuesta está en las alzas de precios. No cabe duda que los precios están altos como forma de balancear la demanda creciente y una oferta limitada”. A este respecto, Christian Diez recalca que la escasez que enfrenta Chile, “no significa que no se pueda satisfacer buena parte de la demanda, ya que es solo un porcentaje y ese en términos financieros para la industria se contrasta con las alzas de precios”.

Cómo se vislumbran los próximos meses. Para Diez en términos de demanda, ésta continuará marcada por el dinero circulante en el país, “por lo menos hasta la navidad, luego se verá, sin duda, una contracción de la demanda y quizás una recesión”. Por el lado de la oferta, en tanto, “poco a poco se irá regulando y normalizando, en la medida en que los compradores comience a diversificar sus proveedores. Quizás los ajustes sigan el 2022”.

Una situación a considerar y que hace entender en parte las dificultades que enfrenta el sector es que “nuestra industria del Retail es chica comparada con las grandes compañías a nivel mundial”, por lo tanto, “los proveedores siempre privilegiarán cumplir con sus grandes clientes. El proveedor chino, si tiene problemas de capacidad, dejarán a los más chicos atrás. Esta situación no se situación no se arreglará de aquí a diciembre. Con dos años de pandemia, la logística aún no soluciona sus problemas, puesto que los cambios en estos procesos son lentos”.


Correo electrónico