DHL EXPRESS PANAMÁ HUB

UN DÍA EN Visto: 3595
Previous Next

En octubre pasado, la división DHL Express nos extendió una invitación para visitar el HUB logístico que la compañía posee en la República de Panamá, el que es considerado como uno de los más importantes de la Región. A continuación, presentamos los pormenores del recorrido que Logistec, de forma exclusiva para Chile, tuvo oportunidad de registrar; y en el cual fuimos testigos de una operación de primer nivel y gran precisión.

Anochece en Ciudad de Panamá. Poco a poco las luces costeras se toman el panorama, reflejadas en los imponentes y cristalinos edificios del distrito de negocios de la denominada “encrucijada de las Américas”.

Ciudad de Panamá sabemos que no duerme. Por el contrario, es justamente en este momento en que está más viva que nunca, vibrante de actividad logística y nos aprontamos a vivir parte de esa pulsante experiencia en el DHL Express Panamá Hub, ubicado en el Aeropuerto Internacional de Tocumen y considerado uno de los tres HUBs logísticos más importantes de la multinacional alemana en la región.

Mientras nos dirigimos al Centro Logístico, repasamos algunos de datos aportados por nuestros anfitriones en horas previas en torno al potencial logístico que DHL ha visualizado en el país centroamericano, nación que se posiciona como escenario operativo de excelencia para la multinacional alemana, debido a su estratégica ubicación geográfica (que se ve maximizada por el imponente Canal de Panamá e infraestructura logística), su estabilidad política y financiera; y su inmejorable condición climatológica.

En esta línea, Sandra Miró, Country General Manager at DHL Express Panamá, sostuvo que “en Panamá, la logística representa un 33 % del PIB. Es un país que tiene en su ADN la logística, por lo tanto, lo hace muy interesante para la compañía”.

En el plano económico, Miró agregó que “Panamá tiene la mejor economía de Latinoamérica, dolarizada, con una inflación muy baja, cercana al 1%. A esto se suma el hecho de que nuestra posición geográfica es espectacular y en el país, contamos con una infraestructura portuaria y ferroviaria de gran nivel. Todo esto transforma a Panamá en un HUB Logístico natural y es por eso que DHL considera a este HUB eje de la expansión de nuestras actividades en Latinoamérica”.

Todas estas condiciones, sumadas al hecho de que la división Express de DHL ostenta en el país caribeño una posición de liderazgo en el mercado de paquetería expresa y de transporte aéreo internacional, han llevado a la compañía a ampliar sus niveles de inversión en la nación de Blades. A este respecto, John Knohr, Managing Director Panama & Caribbean, DHL Global Forwarding, añadió que “actualmente existe un convenio entre el Gobierno panameño y nuestra compañía para un Centro Global de Excelencia, el cual busca promover a Panamá como un centro de distribución regional”.

CD DHL 2 logistec

UNA OPERACIÓN QUE NO DUERME

22:30 Horas. Arribamos al Centro Logístico de Carga Aérea de DHL Express que ya bulle de actividad, ya que el grueso de la operación se realiza en horario nocturno. Antes de ingresar a las instalaciones, que alcanzan una superficie total de 12.533 m2, la comitiva periodística es dividida en dos grupos para cumplir con los procesos de verificación de identidad y registro.

Tras atravesar los pórticos de seguridad, cada grupo es dirigido hasta el lobby del recinto, espacio que ha sido cuidadosamente acondicionado para recibirnos. Nuestra anfitriona, Sandra Miro, nos da la bienvenida a las instalaciones y presenta al equipo operativo del Centro que, en esta ocasión, nos acompañarán en las diferentes etapas del recorrido para relatarnos los aspectos más importantes de la operación que cada uno lidera.

Antes de entrar en materia, nos equipamos con los aditamentos de seguridad y se nos insta a permanecer en los grupos definidos para nuestro resguardo y el de la operación que ya se encuentra en pleno desarrollo.

23:00 Horas. Ingresamos al Centro a través del sector de almacenamiento de carga, de cara posterior al sorter que se alza como centro neurálgico de la operativa. Rodeamos la estructura, para posicionarnos en una plataforma elevada que nos da una vista privilegiada a las operaciones de descarga, desde la losa del aeropuerto hasta las correas transportadoras del sorter, en el cual cerca de 15 personas se preparan para la operación de desconsolidación y reload de los contenedores main deck, que poco a poco hacen ingreso al Centro.

Desde la altura, Enrique De La Rosa, Operations Manager de DHL Aviation HUB Panamá nos comenta que el grueso de la operación de recepción y despacho aéreo de carga y paquetería internacional se realiza durante la noche en ventanas operativas muy estrictas, iniciando a partir de las 23:00 horas aproximadamente, cuando comienzan a llegar los aviones de carga provenientes de distintos destinos, principalmente: Estados Unidos y Asia. “Diariamente, operamos la llegada y salida de 7 vuelos de carga nocturnos, respectivamente; y durante el día 2 de entrada y 2 de salida, para un total de 106 vuelos de carga a la semana”.

Según De La Rosa, en una jornada estándar -como la que presenciamos- “entre las 11:15 a 12:45 llegan prácticamente todos los vuelos y comienzan las operaciones de desglose. Nuestro pico operativo se da alrededor de las 01:30 de la madrugada, cuando ya se comienza a preparar la primera salida hacia Miami, que se produce a las 02:35 am. Desde ahí, van saliendo los vuelos restantes de forma escalonada a las 02:45; 03:00; 03:15, 03:20; 03:45 y 04:00 am., hacia los distintos destinos que operamos desde este HUB”.

La operación es dinámica. A medida que los vuelos aterrizan, los operarios en la plataforma proceden a descargar los containers desde los aviones de acuerdo con flujo de salida de la carga. Consecutivamente, los contenedores son ubicados en las posiciones desglose que en total son seis, donde entran al sistema para ser desconsolidados. De esta forma, el material de courier (paquetes y sobres) ingresa a las correas transportadoras del sorter (2 en total) que lo llevará hasta las posiciones de salida mediante un sistema automatizado.

Los paquetes alimentarán a las posiciones laterales de reload (24 en total, 12 a cada lado) que representan a un país, con un proceso aduanal diferente; mientras que los sobres viajan a través de la correa hasta una zona diferenciada, donde es manejada por un equipo especial que clasifica cada sobre de acuerdo con los requerimientos de destino para luego ser cargados en los contendores correspondientes.

CD DHL logistec

Para dar contexto a la operación, Enrique De La Rosa nos explica que “la aduana de Ecuador, por ejemplo, requiere que todo el material courier tiene que estar etiquetado y dividido en dos categorías: alto y bajo valor. En Venezuela, por ejemplo, el proceso es un poco más complejo, ya que en ese país la guardia nacional revisa el 100% de las importaciones. Por ende, Panamá HUB debe hacer una transmisión previa de todo lo que va a Venezuela mucho antes de que ellos lo reciban (manifiesto de la carga) y allá hacen una depuración de este manifiesto para informarnos de aquello que puede entrar, lo que no puede entrar y cuando podrá ingresar”.

DE LA CARGA Y LA OPERACIÓN

Mientras asistimos a la operación somos testigos de la agilidad del proceso que es 70% manual y un 30% automatizada y que no debe tener fracturas, ya que cada pieza es fundamental para que las salidas programadas con gran anticipación se desarrollen sin retrasos. Según indica nuestro guía, diariamente este Centro mueve entre 10.000 y 15.000 paquetes diarios, con un promedio de 90 mil paquetes semanales. No obstante, este CD no sólo procesa paquetes y documentos, sino también carga perecedera y especial. De hecho, solo en el segmento de carga se movilizan cerca de 21.200 piezas semanales.

Para DHL es importante y un reto el tema de la conectividad. Los paquetes deben conectar y los aviones salir a tiempo.

23:45 Horas. Dejamos la plataforma en altura para dirigirnos al área de carga, en la cual descansan contenedores main deck y containers tipo reffer para mercaderías que requieren temperatura controlada.

Respecto a la operativa de este segmento, De la Rosa nos explica que “diariamente se procesan alrededor de 3.150 piezas, en un rango de volumen que puede superar las 100 toneladas de carga trasferida en procesos de exportación e importación”.

¿Qué tipo de carga se moviliza en este recinto? Según nuestro anfitrión, la carga es variada. “Podemos mover desde piezas muy pequeñas, de tan sólo un kilo hasta cargas pesadas de alto volumen y peso”. En torno a las categorías de productos, comentó que “movemos desde perecederos, tales como: productos del mar y farmacéuticos hasta animales vivos o carga de alto valor y que requiere movilización especial. No se trata sólo de un tipo de carga estándar, por lo cual nuestro personal debe estar muy bien capacitado para poder concretar cada reto y al mismo tiempo optimizar lo más posible los espacios al interior de las aeronaves para que cada viaje sea lo más rentable posible”.

De hecho, De la Rosa nos comenta que últimamente realizaron el transporte de los instrumentos musicales para diversos espectáculos musicales, el más reciente: el concierto programado por el norteamericano Brian Adams, en la ciudad de Lima.

Para el transporte de carga perecedera, DHL cuenta en este recinto con 3 cuartos fríos (reffers) con capacidad para 20 unidades de carga, dedicados para operaciones de importación y exportación. “Además, contamos con máquinas de rayos X para procesar estas exportaciones, manipulando al mínimo la carga. Ahora bien, en lo respecta a la operación, esta se realiza en nuestras galerías A y B. En la primera, se procesan las importaciones durante el día; mientras que en la zona B se procesan las exportaciones en horario nocturno”, explicó el ejecutivo.

DESDE EL CENTRO DE DESPACHO A LA PISTA

00:30 Horas. Seguimos el recorrido hacia el Departamento de Despacho. En esta etapa nos acompaña, Basilio Barochis, Network Control Group Mananger at DHL y el Orlando Rivera, Supervisor encargado de liderar al grupo de despachadores que atienden a los vuelos que llegan.

Según explica Rivera, “todas las noches en promedio estamos recibiendo 7 aeronaves y, el día de hoy, todas las aeronaves están en tiempo. Como podrán ver estamos monitoreando las condiciones meteorológicas en la región. Los despachadores de vuelo son los encargados de realizar lo que se conoce como el plan de vuelo o la ruta que va a seguir la aeronave hacia el destino al cual se dirige. Adicionalmente hacen la distribución de los contenedores que vimos al interior del HUB, abordo de las aeronaves. Ellos llevan el control de todo el equipo que va a bordo de la aeronave y al mismo tiempo mantienen informada a la tripulación de vuelo acerca de las condiciones meteorológicas o de las situaciones del aeropuerto de destino, tales como: restricciones de aterrizaje o restricciones horarias, entre otras”.

Cabe destacar que el comando de control trabaja en conjunto con el departamento de Network Control, liderado por Barochis, quien agregó que “juntos realizamos el reconocimiento de toda la planificación realizada durante el día, en la cual se han determinado las rutas y los aeropuertos a los cuales vamos a servir; dado que todos los días puede ocurrir una situación particular y debemos estar atentos para tomar acciones correctivas en las rutas de ser necesario. Toda esta planificación se realiza en el día, mientras que durante la noche lo que hacemos es llevar el control de las rutas planificadas o tomar acciones de contingencia en caso de que algo surja”.

En lo relativo a la operación de reload de las aeronaves, el Manager de Network Control explicó que “nosotros tenemos lo que se denomina peso y balance que no es más que la distribución de la carga al interior del avión. Cuando comienza el Rush Hour de la operación, a eso de las 01:30 de la madrugada que es cuando empiezan a salir los pesos finales para cada aeronave y, a través de un software, se les indica a los colaboradores cómo debe posicionarse la carga al interior de los aviones, considerando el peso de esta, del combustible y la tripulación para alcanzar un punto de equilibrio”.

01:15 Horas. Junto a Basilio Barochis nos dirigimos a la rampa del aeropuerto de Tucumen, donde reposan las aeronaves que en este momento son sometidas a labores de descarga.

El recorrido es restringido dada la compleja operación que testificamos, en la cual son protagonistas las inmensas plataformas elevadas que trabajan a los costados de los aviones, permitiendo la descarga de los main deck. Cada maniobra es cuidadosa, debido al riesgo que implica para los más de 33 operarios que trabajan en estos procesos de descarga y traslado de los containers hasta las cintas transportadoras que ingresan al Centro; así como en las operaciones de reload de las aeronaves.

En este punto, Barochis nos explica que para las maniobras de carga y descarga de los aviones se utilizan grúas de alto tonelaje y a través de carros se transportan los contenedores hasta la bodega para la clasificación o al vuelo de conexión sin tener que pasar por la etapa de desglose. Los containers que entran al HUB, en cambio, requieren de todo un proceso para que las cargas lleguen a su destino en Estados Unidos y Europa, el Caribe o Sudamérica, entre otros.

Tenemos la oportunidad de abordar la aeronave 757 200 que en ese preciso momento es sometida a labores de descarga. Al interior de la cabina, el Capitán Muñoz nos indica algunos pormenores de la operación de transporte que acaba de finalizar. “Llegamos desde Miami por la ruta San José-Panamá y ahora mismo lo que está haciendo el personal de rampa es descargar los containers desde la aeronave para que se procesen en los carruseles del área de HUB (Courier) y en área de carga (piezas). Mientras, la carga que va a exportarse desde Panamá ya debe estar lista esperando que el HUB procese el Courier para entonces saber qué podemos subir a la aeronave”.

“Una vez que aterrizamos lo primero que recibimos es a la gente de mantenimiento que es lo segundo más importante después de la carga para saber si el avión está en condiciones de volver a volar. Estos aviones no paran, por eso son tan importante las labores de mantenimiento una vez que tocan suelo”, puntualiza el piloto.

Junto a Barochis, nos dirigimos al interior del HUB, donde nos espera el resto de la comitiva para dar por finalizada la visita. Dejamos atrás el Centro con la certeza de haber presenciado una operación de primer nivel, propia de una de las compañías logísticas más importantes del mundo.

Imprimir