LAS GRÚAS Y SU IMPORTANCIA EN LA OPERACIÓN LOGÍSTICA

Enero 06, 2014 0 50683

logistec equipamiento_ed80

Sin lugar a dudas, las grúas se han posicionado como eslabones esenciales en cualquier bodega o centro de distribución moderno. Gracias a su funcionalidad y versatilidad, estos equipos permiten acelerar el transporte de cargas de una manera eficiente y segura. Pero suelen surgir diversas disyuntivas en torno a estos equipos, entre las que sobresale cuándo es el momento idóneo para seleccionar el equipo que se usará en una operación: ¿Antes de diseñar el CD o en forma posterior? Esta y otras dudas se develan a continuación.

 

Hoy en día es imprescindible contar con una flota de grúas confiable para la eficiente manipulación de la carga de una empresa, tanto al interior de una bodega como en exteriores. Cada día más proveedores de equipamientos, tanto para la venta como para el arriendo, abren sus puertas al mercado nacional, y es que la grúa se ha convertido en la aliada perfecta de las operaciones logísticas.

 

Andres CabezasExisten muchas variables para elegir la grúa adecuada dependiendo del tipo de operación logística que se vaya a realizar, por lo que se deben diferenciar los casos de usos para los que se compran estos equipos, por ejemplo, hay empresas que exigen un 100% de disponibilidad de la grúa para no entorpecer su producción, sumado a un considerable consumo de combustible, menores índices de emisión de gases contaminantes y mayores intervalos entre las mantenciones. Además, exigen ergonomía y confort para el operador, lo que se traduce en una mayor productividad.

 

Pero como punto de partida, se debe tener claro qué rol juegan las grúas en la operación logística. Este medio de transporte es fundamental para este tipo de operaciones y en general donde se requiere movimiento de carga paletizada es básico utilizar grúas que optimicen y aumenten la productividad de las operaciones que son cada vez más competitivas.

 

Respecto a qué elementos se deben considerar al momento de escoger el equipamiento adecuado para una operación, José Ignacio Muñoz, gerente comercial de Royal Rental, afirma que lo primero es tener muy clara cuál es la forma más eficiente para realizar los movimientos operativos de cada cliente. Posteriormente a esto viene la elección del tipo de equipo que presente las características indicadas que permitan tener la mayor productividad a un menor costo. Esta última relación es fundamental en las operaciones logísticas pues son estas unidades operativas las que siempre están siendo observadas en términos de costos.

 

Por su parte, para Andrés Cabezas, Sub gerente de Ventas de Arrimaq, lo fundamental a considerar para escoger el equipo es la “Continuidad operacional”, un concepto que Arrimaq ha acuñado en el tiempo y en el que las empresas se deberían basar para elegir los equipos, ya que éstas son parte central del proceso de logística.

 

Jose Ignacio_Munoz“Al ser parte de un proceso tan crítico, éste debe contar con un respaldo que piense en la continuidad operacional y no en repuestos o reparaciones como se hace hoy en día. Por lo que este concepto es lo más importante al momento de elegir un proveedor y sus equipos”, explica. Y además agrega que existen tres elementos básicos a considerar: El tipo de operación, es decir, la altura a la que debe llegar la grúa en las estanterías, así como también el peso que debe soportar y cómo están conformados los pasillos del CD; en segundo lugar se le debe dar importancia al flujo de la operación, lo que se refiere a la cantidad de pallet por día y cómo serán los turnos de trabajo; y por último, se deben considerar las características de las instalaciones de la bodega, es decir, cómo es el piso y el ambiente. Con estas tres variables se puede escoge el mejor equipo para la operación requerida por cada cliente, finaliza Cabezas.

 

Por otra parte, y complementando lo anteriormente dicho, Jaime Díaz, Gerente Maquinaria Industrial Tattersall, considera que los montacargas o grúas representan un eslabón primordial en la operación de todo proceso de movimiento de carga.

 

“Desde el pequeño transportista que debe cargar su camión hasta los grandes centros de distribución que basan su logística en procesos de recepción, almacenamiento, picking, y expedición de mercaderías palletizadas, las grúas -tanto eléctricas como de combustión- entregan el soporte para que dichos procesos se hagan de una manera fácil, segura y en los tiempos necesarios para cubrir las necesidades de la logística de las empresas”, comenta el ejecutivo de Tattersall.

 

jaime diazAsimismo, Díaz advierte que hay un sinnúmero de variables que deben ser consideradas para lograr una correcta selección de equipos, por ejemplo, si el trabajo es en exteriores o interiores, si requiere de apilado de cargas, los pesos y dimensiones de los productos que la grúa tendrá que cargar y trasladar, la naturaleza de los productos, ya que no es lo mismo trabajar con sólidos como cajas, que con productos líquidos, también hay que considerar las condiciones externas como la temperatura del ambiente, los tipos de pisos, flujos, etc.


¿CUÁL ES EL MOMENTO PRECISO PARA ELEGIR EL EQUIPO?

 

Otra interrogante que surge a la hora de escoger el equipo correcto para un centro de distribución y las operaciones logísticas que éste realizará, se presenta en cuáles etapas de la elaboración del layout de la bodega se debe considerar el tipo de grúa a utilizar.

 

A lo que el ejecutivo de Arrimaq responde que en la etapa de proyecto es donde se debe elegir el tipo de grúa que se utilizará, esto ya que es indispensable conocer las características y capacidades de los equipos para sacar el mayor provecho al centro de distribución o bodega, y así construir de la manera más eficiente.

 

Frente a la misma consulta, el gerente comercial de Royal Rental expone: “Lo óptimo es conocer de antemano cuál es la forma óptima de operación y el tipo de ésta, para posteriormente proponer el equipo a la empresa constructora -en caso de centros de distribución nuevos- donde se hace fundamental para optimizar los espacios del CD, y así diseñar de acuerdo a las necesidades del cliente en cuanto a capacidad y volumen. En el caso de bodegas ya existentes, se deben considerar las variables físicas de medida de las bodegas, es decir: largo, ancho y alto, para buscar la mejor combinación de equipo con el fin de mantener una relación precio/productividad en nivel óptimo”, concluye.

 

En cuanto a esta incógnita, el gerente de Tattersall asevera que la grúa debe ser seleccionada antes de efectuar el layout de la bodega, ya que el ancho de pasillo que requiera el conjunto Grúa/Carga, será la base mínima para definir las dimensiones de la misma.

 

¿QUÉ SE DEBE PRIORIZAR: EL DISEÑO DE UNA BODEGA O EL EQUIPO?

 

Existe otra pregunta comúnmente hecha y que tiene relación con qué es lo que tiene prioridad: ¿el modelo de grúa que se utilizará o el diseño de la bodega? frente a esta interrogante, los tres entrevistados concuerdan en que el diseño de la bodega es el punto de partida para luego elegir qué tipo de equipo se requerirá para las operaciones logísticas.

 

El gerente comercial de Royal Rental argumenta que tanto el diseño de la bodega como la grúa son importantes en forma simultánea, “pues conociendo estas dos variables, más la forma de operación, de seguro tendremos un proyecto rentable y con optimización de costos y maximización de productividad”.

 

En tanto el ejecutivo de Arrimaq responde que lo más importante es saber de qué se tratará la operación logística del cliente; es decir, conocer factores como el tipo de mercadería que se manipulará, el peso de los productos, los flujos, condiciones, etc, y una vez manejados estos factores, se prepara el diseño de la bodega.

 

De igual forma, Jaime Diaz complementa que “la primera definición al comenzar con un proyecto de bodega debiese ser ¿Qué tipo de almacén necesitamos construir?, ¿qué funciones debe cumplir?, ¿Sólo almacenaje?, ¿O también incluye Picking?, ¿qué flujos de entrada y salida habrán? Sólo así se puede resolver el problema en forma integral.

 

Por otra parte, actores de la industria del rack hablan de la necesidad de trabajar en conjunto con las empresas al momento de diseñar la bodega y el tipo de operaciones, por lo que cabe preguntarse si esto es viable, a lo que José Ignacio Muñoz replica: “Esto no es sólo cierto, sino fundamental puesto que con este método todos ganan: Por un lado, el cliente recibe lo que necesita, por otro, las empresas de grúas aportan respecto del equipo óptimo a utilizar y finalmente la industria del rack o estanterías, también ofrecerán la mejor alternativa al cliente. Estas tres variables confluyen al mismo objetivo, el cual es entregar a nuestros clientes aquellos elementos, maquinarias y procesos que optimicen su operación, aumentando la productividad y disminuyendo los costos. En la medida que nuestros usuarios sean exitosos, crecerán en el tiempo y serán mas rentables en el largo plazo. En caso contrario, sólo conseguiremos hacer negocios de corto plazo, lo que obviamente sitúa en el futuro de estos proveedores y clientes, incertidumbre y fracasos, disminuyendo a cero la productividad y llevando al fracaso a las industrias”.

 

En otro frente, Andrés Cabezas, asegura que para que estas industrias funcionen en conjunto, es necesario definir los estándares de ambas para así simplificar el tema y entregar rapidez en la respuesta, ya que se estaría trabajando sobre una base consolidada, lo que permite otorgar distintas opciones al cliente.

 

Sobre la posibilidad de incorporar las grúas una vez terminado el proyecto, el ejecutivo de Arrimaq responde que “sí es posible, pero que no es conveniente, ya que la gama de productos de grúas es muy amplia, por lo que se producirá un problema en la cantidad de opciones que tendrá el cliente y que al estar cerrado el proceso de diseño de bodega, ya no se puede optar por mejoras o eficiencia que pueden entregar los distintos modelos de equipos”.

 

Igualmente, respecto a las ventajas que puede traer el trabajo en conjunto entre la industria del rack y la de los equipos para el cliente, Cabezas comenta: “Para nuestros clientes la ventaja estaría en aprovechar de mejor manera la gama de productos ofrecidos por la industria de las estanterías y grúas, ya que tendrían en cuenta las condiciones de ambos rubros”.

 

Finalmente, en relación al mismo asunto, Jaime Díaz de Tattersall opina que “si bien hay estándares en la industria que hacen factibles la incorporación de equipos en bodegas ya diseñadas, lo óptimo al partir un nuevo proyecto, sobre todo si la idea es ahorrar el máximo de espacio, es trabajar en forma conjunta con la empresa que instalará los racks, debido a que ellos poseen herramientas para presentar gráficamente la bodega y calcular las capacidades volumétricas y en unidades de pallets; asimismo, nosotros como expertos en grúas y equipos, podemos ayudar en el cálculo de los pasillos mínimos necesarios, los cuales en conjunto darán vida al plano de instalación de racks de la bodega.

 

Por otro lado, lo que sí se debe tener claro es que la bodega con los pasillos más pequeños puede ser la con mayor capacidad, pero eso no siempre implica que sea la más eficiente ya que en muchos casos, el dejar pasillos un poco más anchos permite una mayor facilidad en la operación, mayor velocidad en la carga y descarga, el paso de dos máquinas a la vez, u otras ventajas que permiten que la operación sea más rápida”.

Last modified on Lunes, 06 Enero 2014 17:35

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.